Puerto Escondido, Oax. Cuando parecía que, por lo menos durante la temporada vacacional de Semana Santa, los habitantes de esta región de la Costa íbamos a poder descansar de los asesinatos y crímenes violentos, en pleno Sábado de Gloria se registró una nueva ejecución que ha venido a poner en jaque a habitantes y visitantes de Puerto Escondido y sus alrededores.

Este nuevo hecho sangriento que vino a marcar la temporada vacacional de Semana Santa ocurrió alrededor de las 12 del mediodía de este sábado 15 de abril en la Colonia Emiliano Zapata de esta ciudad costera, en el Bar El Rinconcito, ubicado sobre la Calle Plan de Ayala en la Jurisdicción del municipio de Santa María Colotepec.

En el interior de este bar se encontraba un joven de 24 años de edad, identificado como Carlos González Mejía, originario de Pinotepa Nacional; de acuerdo a testigos presenciales de estos hechos, el joven se encontraba bebiendo dentro del mencionado bar cuando, alrededor del mediodía, arribaron dos sujetos armados quienes se desplazaban a bordo de una motocicleta, los cuales al llegar a este tugurio descendieron de su unidad de motor, arma en mano, e ingresaron al bar en donde, al tener a la vista a su víctima, empezaron a dispararse en su contra en repetidas ocasiones, hasta privarla de la vida.

Después de haber logrado su cometido, los sicarios abordaron nuevamente su motocicleta, dándose a la fuga con rumbo desconocido sin que nadie pudiera –o quisiera– dar referencias de los atacantes, el vehículo en que se desplazaban o en qué dirección se fueron los asesinos.

Al lugar fueron movilizados elementos de las diferentes corporaciones de seguridad de la zona para resguardar la escena del crimen y tomar conocimiento de este lamentable caso que ha venido a teñir de sangre la temporada vacacional de Semana Santa.

El cuerpo del jovencito fue identificado por su madre, la señora María Asunción Mejía González, quien reclamó legalmente el cuerpo sin vida de su vástago para poder brindarle cristiana sepultura.