Puerto Escondido Oax. El lunes tres de abril, alrededor de las 08:30 horas, la aparición de un babuino, especie de primate que no existe de manera natural en el continente americano, causó una gran alarma y un estado de psicosis colectiva entre ciudadanos de este destino de playa, ya que hubo personas que dijeron haber sido atacadas por este animal exótico, a pesar de que este primate nació y ha sido criado toda su vida en cautiverio, por lo que está completamente acostumbrado a convivir con los seres humanos sin que haya atacado nunca a una persona.

Sin embargo este día dio la casualidad que este babuino salió del domicilio donde ha vivido durante mucho tiempo y se fue andando por las calles de Puerto Escondido; en esos momentos por el lugar circulaba un microbús del Servicio Urbano de Puerto Escondido que cubría la ruta  del Mercado Benito Juárez a la Colonia San Miguel, cuyo chófer se detuvo justamente frente al domicilio donde este mamífero vive, y el babuino al ver abierta la puerta del microbús, intentó entrar, causando el pánico generalizado entre usuarios del transporte público así como del operador, dándose la alarma.

En el número de emergencias 911 se recibió la llamada, acudiendo al instante elementos de Protección Civil de San Pedro Mixtepec, quienes después de varias horas y tras varias carreras finalmente lograron acorralar al babuino, al que metieron a una jaula metálica en, donde con la orientación de biólogos de la Universidad del Mar (UMAR) campus Puerto Escondido, el primate fue trasladado al Iguanario de La Barra de Navidad, Colotepec, en donde quedó a resguardo en tanto la PROFEPA decida su destino.

Derivado de lo anterior, las redes sociales se inundaron con diversas opiniones y comentarios, en su mayoría más negativas que positivas, pues muchas personas consideraron una falta terrible del o los propietarios de este animal, argumentando que esta especie es sumamente agresiva y peligrosa.

Como parte de la labor periodística que durante casi 16 años ha caracterizado a El Despertar de la Costa y lo ha colocado como un medio de comunicación respetado y preferido por sus lectores, nos dimos a la tarea de investigar sobre la propiedad de este babuino, 

Acudimos a entrevistarnos con la señora Julia, vecina de la Colonia Arroyo Seco de este Puerto, quien nos comentó que este babuino es propiedad de un ciudadano de origen estadounidense, el cual renta un cuarto en el domicilio de la señora Julia; nos comentó nuestra entrevistada que en el mes de enero de este año comenzó a rentarle a este ciudadano extranjero, el cual le dijo que él tenía como mascotas dos monos, los cuales deseaba poder llevárselos a vivir con él al cuarto que estaba rentando; la señora Julia nos confesó que cuando su huésped le dijo que tenía dos “monos” ella pensó inmediatamente en unos chimpancés, también conocidos como “changos”, los cuales tienen fama de ser mucho más tranquilos.

Grande fue la sorpresa de doña Julia al ver que se trataba de dos babuinos, sin embargo como ya ella había dado su palabra, y tras la explicación de que estos primates ya estaban acostumbrados a convivir con los humanos, la señora Julia accedió a que se quedaran con su propietario, para evitar que estos babuinos pudieran escaparse, fueron atados con dos largas cadenas, lo que les daba la libertad para moverse con soltura dentro del inmueble, pero no tanto como para que pudieran escaparse.

Inclusive los vecinos del lugar, luego de haber escuchado los ruidos de estos babuinos, se acercaron a conocerlos y tras enterarse que no eran peligrosos, algunos inclusive convivieron con ellos sin contratiempos.

Sin embargo con el paso del tiempo uno de estos babuinos, una hembra, se escapó de la cadena y a pesar de los múltiples intentos tanto de la señora Julia como del dueño de estos animales, la hembra no se dejaba volver a encadenar, así que al final se resignaron a dejarla suelta, debido a su comportamiento dócil la hembra de babuino recorría con toda libertad la casa de doña Julia, llegando a acostarse con ella en su cama o hamaca, descansar y jugar con ella.

Pero esta anuencia de los responsables del animal le dio “manga ancha” para seguir haciendo cosas más intrépidas, por ejemplo ya este animalito había empezado a salirse del domicilio, siendo observado por vecinos de la zona; precisamente el viernes 31 de marzo, en una de las escapadas de este babuino, fue visto debajo de un puente en esta zona por un niño, el cual comenzó a lanzarle piedras al primate, el cual a su vez comenzó a correr hacia el pequeño agresor, aunque sin lograr alcanzarlo; sin embargo esta situación alarmó sobremanera a la madre del menor, quien denunció que su pequeño había sido atacado por el babuino, aunque en realidad no hubo agresión alguna.

Por estos hechos, la señora Julia y el propietario de estos animalitos solicitaron personalmente el apoyo de los elementos de Protección Civil de San Pedro Mixtepec para atrapar a la hembra de babuino y poder encadenarla nuevamente; sin embargo por no tener los conocimientos necesarios para tratar con estos animales, los elementos de Protección Civil no pudieron lograr la captura del escurridizo primate, acordándose que en días posteriores volverían estos elementos para continuar la “cacería” del babuino; dio la casualidad que a los pocos días este babuino se escapó y al intentar abordar un microbús se dio una nueva alerta que obligó al personal de Protección Civil a actuar para capturar a este mamífero.