Zapotalito, Oax. La mañana de este viernes 13 de octubre fue asesinado de un certero escopetazo en el tórax la persona quien en vida respondió al nombre de Pedro Ibáñez G., de 59 años de edad; los sangrientos hechos ocurrieron minutos después que el occiso habría arribado al Rancho Los Tabachines, en donde laboraba; hasta el momento las primeras investigaciones apuntan que el presunto responsable podría ser un compañero del occiso, con quien ya había tenido serios problemas.

De acuerdo a la declaración realizada por el señor Guadalupe Ibáñez G., hermano del hoy occiso, estos terribles hechos ocurrieron alrededor de las 05:30 horas de la mañana cuando su hermano Pedro arribó al Rancho Los Tabachines con la finalidad de darle de comer a sus cerdos; de pronto, a los pocos minutos, se escucharon fuertes detonaciones de arma de fuego.

El señor Guadalupe declaró que inmediatamente él corrió al lugar en donde se encontraba su hermano, Pedro, a quien encontró tirado a la orilla de la cerca con una herida en el tórax, por lo que corrió para decirle a su esposa que pidiera la ayuda de los servicios de emergencia, cuyo personal arribó minutos después pero, cuando se disponía a brindarle los primeros auxilios al lesionado, confirmó que ya nada se podía hacer pues Pedro había fallecido debido a la gravedad de sus lesiones.

Por lo que los socorristas dieron intervención a los cuerpos policiacos, arribando al lugar elementos de la Policía Municipal de la Villa de Tututepec quienes, tras verificar el hecho, procedieron a solicitar la presencia de la autoridad ministerial.

De esta forma, al lugar arribaron elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) del grupo Río Grande, quienes procedieron a realizar las diligencias de ley, dando fe del cuerpo sin vida de una persona del sexo masculino que a simple vista presentaba una lesión en el tórax, ordenando el levantamiento del cadáver y su traslado al panteón municipal de Río Grande para la práctica de la necropsia de ley, dando inicio el legajo de investigación correspondiente.

Cabe señalar que, en el lugar de los hechos, las autoridades localizaron tres tacos (casquillos) de cartón circular cerca del cuerpo, de las que utilizan las escopetas; durante su declaración, el señor Guadalupe manifestó que su hermano Pedro trabajaba en un rancho propiedad del señor Gaspar, en donde él tenía conocimiento que su hermano sostenía serios problemas con otros compañeros de trabajo, por lo que pidió a las autoridades investigar el caso y que se castigue al o los responsables, al mismo tiempo en que reclamaba legalmente el cuerpo sin vida de su consanguíneo para brindarle cristiana sepultura.