Campesino salió a beber y al día siguiente apareció muerto.

Santiago Jamiltepec, Oax. Un campesino salió de su casa, ubicada sobre la Calle Benito Juárez de la Ranchería Peñas Negras, perteneciente a San Juan Colorado en el distrito de Santiago Jamiltepec, desde el martes 28 de noviembre a las 16:00 horas, aparentemente con la intención de ir a tomar con algunos amigos, pero ya nunca más volvió con vida a casa.

La mañana del miércoles 29 de noviembre, campesinos que se dirigían a laborar en sus parcelas y caminaban por el paraje conocido como Brecha Río Grande de la Ranchería Peñas Negras, encontraron el cadáver de una persona del sexo masculino, mismo que presentaba diversas lesiones producidas por un machete a la altura del cráneo.

Los impresionados vecinos rápidamente dieron aviso a las autoridades correspondientes, por lo cual la suplente del Síndico Municipal de San Juan Colorado informó vía telefónica a los elementos de la Agencia Estatal de Investigación (AEI) del macabro hallazgo.

Al lugar se presentaron los agentes investigadores, quienes iniciaron las primeras diligencias de ley, dando fe del cuerpo sin vida y ordenando el levantando del cadáver y su traslado al panteón municipal para la práctica de la necropsia de ley correspondiente.

La encargada de realizar el reconocimiento legal del cadáver fue una de sus hermanas, quien dijo que el finado respondió al nombre de Jacinto González Soriano, de 65 años de edad, y quien tuvo su domicilio sobre la Calle Benito Juárez de la Rancherías Peñas Negras, de ocupación campesino.

De acuerdo a la familiar del hoy occiso, don Jacinto había salido el día anterior por la tarde, diciendo que iría a tomar unos tragos con algunos amigos, diciendo que desde ese momento ya nadie supo nada más de él, hasta la mañana siguiente en que se enteraron de que algunos vecinos del lugar reconocieron el cadáver que apareció macheteado como el de Jacinto González, por lo que acudieron a informarle a sus familiares, quienes a su vez acudieron para comprobar esto y hacer el reconocimiento legal del cuerpo.

Al preguntársele a la mujer si sabía quién pudiera haber tenido motivos para quitarle la vida a Jacinto, la acongojada dama dijo que su hermano no tenía problemas con nadie ni tenía enemigos, por lo que solicitó a las autoridades que realicen las investigaciones necesarias para dar con el o los responsables de este crimen.

Por todo lo anterior se abrió la carpeta de investigación correspondiente en contra de quien o quienes resulten responsables del delito de homicidio en perjuicio de quien en vida respondió al nombre de Jacinto González Soriano.