En días pasados una joven de 16 años fue tema de controversia ya que, a través de su cuenta en YouTube, subió un video en donde anunciaba su decisión de dejar sus estudios de nivel preparatoria, quejándose de las muchas fallas y defectos del sistema educativo actual, y argumentando que muchos de los empresarios más exitosos del mundo también abandonaron sus estudios para perseguir su pasión.

Hubo muchos, especialmente jóvenes impresionables, que aplaudieron la decisión y algunos anunciaron que también harán lo mismo; en cambio un gran número de personas, especialmente aquellas con más experiencia en la vida, se mostraron en contra de la decisión de esta jovencita, y en muchos casos hasta se burlaron de ella y aseguraron que, en un futuro no muy lejano, se dará cuenta de su error.

Siendo sinceros hay que reconocer, por principio, que el sistema educativo que hoy en día prevalece en todas las escuelas públicas y buena parte de las privadas en nuestro país dista mucho de ser el mejor, en realidad el sistema al que estamos acostumbrados surgió durante la época de la Revolución Industrial, y la idea era preparar a los niños y jóvenes para ser obreros dentro de una de las líneas de producción de las muchas fábricas que surgieron durante esa época, enseñándoles a obedecer órdenes, a realizar tareas repetitivas o mecánicas y seguir instrucciones de una sola persona (supervisor); en pocas palabras, este sistema nos prepara para ser simples trabajadores, empleados de alguien más y no nos permite explorar nuestro verdadero potencial, descubrir nuestras capacidades ni nos anima a emprender por nuestra cuenta.

Es verdad que existen casos de éxito de personas que abandonaron sus estudios, a nivel universitario y no en preparatoria, pero su triunfo no fue por esta decisión, sino porque tenían un proyecto en mente al cual decidieron darle prioridad por encima de su educación.

TODO CUESTA EN ESTA VIDA, muchos jóvenes sueñan con abandonar sus estudios y dedicarse a sus pasiones, como hobbies, pasar tiempo en Internet y salir con los amigos, cuando en realidad dejar los estudios debe ser una decisión solamente cuando se tiene un proyecto sólido en mente para trabajar, superarse y llegar a ser alguien en la vida.

Desafortunadamente muchas personas tienen esa mentalidad infantil de que el gobierno siempre debe proveernos para todas nuestras necesidades, y así nosotros tenemos la libertad de no ser miembros productivos de la sociedad, hacer las cosas que “nos apasionan” pero que no podemos –o sabemos– monetizar, aunque existen infinidad de casos de personas que han podido combinar exitosamente su pasión con su fuente de trabajo, pero solo ha sido posible a partir de mucho esfuerzo y dedicación.