Con el boom de las redes sociales, surgió un espacio para la crítica social y denuncia ciudadana, es común ver hoy en día gente compartiendo imágenes o videos, en ocasiones fuera de todo contexto o con una clara tendencia a lastimar a terceras personas; esta clase de contenido en inglés se le denomina shaming (avergonzar) y se usa, como el nombre lo indica, para “exhibir” públicamente a una persona o grupo, o como decimos coloquialmente en México, para “ventanear” a alguien por algo con lo que no estamos de acuerdo.

El problema es que muchas veces esta clase de contenido se usa para desacreditar a otros y casi nunca lleva a un ejercicio de reflexión sobre las causas o condiciones que dan lugar a la situación que criticamos; en los últimos años, antes y durante las temporadas vacacionales es muy común encontrar imágenes de gente que de manera velada (y no tan velada) señala a los turistas como “sucios” e irresponsables, algunos contenidos inclusive usan toda clase de adjetivos denigrantes para calificar a esta clase de turistas.

Se nos olvida que, como en muchas cosas, los turistas generalmente aplican aquella máxima de A LA TIERRA QUE FUERES, HAZ LO QUE VIERES; y es que siendo sinceros, quienes vivimos en Puerto Escondido somos los que menos predicamos con el ejemplo, muchos de nosotros creemos que es responsabilidad de otros conservar limpias las playas.

En cierto modo es triste ver que los turistas extranjeros, y no los mismos habitantes de Puerto Escondido, recogen de manera voluntaria la basura que encuentran en las playas; algunos quizá participan en las campañas de limpieza, aunque generalmente es para tomarse unas fotos y presumir en las redes sociales de su “gran esfuerzo” por mantener limpias las playas, aunque durante la temporada vacacional estas personas ni por asomo recogen siquiera su basura, ya no hablemos de la de otros.

Y tal vez hay quienes no tiran basura en la playa, pero sí lo hacen en otros puntos de nuestro bello Puerto, a pesar de que todos los desperdicios que acaban en la vía pública de un modo u otro terminan por llegar a las playas, elevando los índices de contaminación y causando diversos problemas ambientales.

Tenemos que entender que la responsabilidad es de todos, turistas, autoridades y nosotros mismos como ciudadanos, es bueno compartir imágenes para tomar conciencia sobre lo que se está haciendo mal, pero es mejor que nosotros pongamos nuestro granito de arena por hacer de nuestras playas un mejor lugar, independientemente de si es temporada vacacional o no, y apoyar a que estas acciones de limpieza se mantengan todo el año y se nos vuelvan un hábito positivo para todos.