Cuando una autoridad emite una alerta, desafortunadamente son muchos los ciudadanos que hacen caso omiso a las recomendaciones, pues creemos que somos la excepción a la regla, y que las alertas que dan las autoridades se aplican para todos, menos para nosotros.

Esta semana nos enteramos de dos lamentables casos en que habitantes de la Costa fueron víctimas del ataque de cocodrilos en playas de esta región, mientras realizaban sus actividades cotidianas.

Desde que autoridades de Protección Civil emitieran una alerta, luego del inicio oficial de la temporada de ciclones y huracanes, y tras el paso de las tormentas tropicales Beatriz y Calvin que dejaron fuertes lluvias, se han dado diversos avistamientos de lagartos en diversos puntos de la región, especialmente en zonas donde, tradicionalmente, no se encuentran cocodrilos.

Algunos vecinos de la zona han mencionado que aunque estos dos casos han sido especialmente sonados por lo sucedido, no han sido los primeros que se han registrado, sino que en las últimas semanas (y años anteriores) ha habido ataques de cocodrilos tanto a personas como a animales domésticos, y aunque afortunadamente en la mayoría de casos las cosas no han pasado a mayores, es una muestra clara de que los ciudadanos no estamos acostumbrados a seguir indicaciones.

Basta recordar cuando las autoridades emiten la alerta cuando se presenta el fenómeno conocido como Mar de Fondo, en donde se le recomienda a la ciudadanía alejarse de la orilla del mar ante el aumento de los niveles del mar y la intensidad de las olas, y sin embargo la escena más común es ver a las personas (especialmente locales) paseando como si no hubiera una alerta o recomendación por el alto oleaje.

Afortunadamente hasta ahora no ha pasado nada, y habrá hasta quienes digan que estas recomendaciones de las autoridades son simple exageración, pero si las cosas siguen de esta manera, en algún momento podría haber una tragedia en donde toda la ciudadanía clamará y se lamentará, muchos inclusive se quejarán de que las autoridades no emitieron una alerta oportuna.

Existe un conocido refrán que reza MÁS VALE PREVENIR QUE LAMENTAR, por desgracia los ciudadanos no lo tomamos en cuenta, seguimos con nuestra vida cotidiana sin tomar en cuenta las recomendaciones que brindan las autoridades, hasta que somos víctimas de una tragedia y entonces sí, queremos que esas mismas autoridades que emitieron las alertas que por desidia ignoramos nos atiendan a nosotros al momento.