En el año de 1974 mi abuelo, Miguel Menéndez Sordo, tuvo la inquietud de empezar un periódico que sirviera para dar cuenta de los acontecimientos registrados en Puerto Escondido y sus alrededores, y fue así que este año surgió El Despertar de la Costa; desafortunadamente la travesía duró poco, ya que en esa época las vías de comunicación eran deficientes y los ejemplares debían llevarse a maquilar, generalmente al puerto de Acapulco, Guerrero, amén de los elevados gastos de manufactura y retrasos en los tiempos de entrega causaron que, después de solamente unas cuantas ediciones, mi abuelo decidiera dejar el sueño que una vez tuvo.

Con el paso del tiempo, y conforme fue conociendo más de los modernos equipos de cómputo, mi padre Miguel Ángel Menéndez López pensó en retomar el sueño que él y su padre emprendieron juntos, fue así que para julio del año 2001 volvió a circular El Despertar de la Costa, esta vez como una publicación de formato más pequeño; con el paso del tiempo, fue necesario adquirir un equipo propio, primero una impresora láser a color, cuyos elevados costos hicieron evidente la necesidad de buscar una alternativa más económica, fue así que adquirimos la primera impresora offset en donde se podía imprimir a un costo mucho más bajo la edición de El Despertar de la Costa.

Con el paso del tiempo y muchos esfuerzos y sacrificios se pudieron adquirir otras dos impresoras de mayor tamaño, con lo que fue posible lograr una impresión en un nuevo formato que es el que, por casi 10 años ya, usted ha conocido.

CUMPLIMOS 16 AÑOS y, antes que nada, quiero agradecerle a Dios por habernos permitido llegar hasta aquí, no ha sido un camino fácil, sabemos que han sido muchos los medios impresos que han surgido, y siguen apareciendo, en esta región, la gran mayoría ha desaparecido mientras que El Despertar de la Costa permanece, no porque seamos mejores ni tengamos más capital, sino simple y sencillamente porque Dios así lo ha decidido, pero por supuesto también tenemos que agradecerle a usted, amable lector, ya que su preferencia y confianza nos motiva a seguir mejorando y trabajando para traerle siempre la mejor información cada semana, pues sabemos que, cada lunes, ya hay muchos clientes deseosos de adquirir su ejemplar de El Despertar de la Costa para enterarse de los acontecimientos más destacados de la región.

También, a nombre de todos los que colaboramos en este semanario, agradezco a nuestros clientes y patrocinadores su confianza, y esperamos seguir sirviéndoles cada día.

En las páginas de este semanario usted ha podido leer diversas opiniones, notas informativas y mucho más, El Despertar ha servido para que algunos compañeros que hoy se dedican de lleno a la comunicación realizaran aquí sus primeros “pininos”, muchos de ellos ya no colaboran con nosotros, algunos otros siguen, y gracias a Dios también cada día se suman otros más.

Algunos de los que un día escribieron en estas páginas ya se nos adelantaron en este camino sin retorno, como nuestros amigos y compañeros Raúl Luna y Fernando Valle Ferado, cariñosamente conocido como Don Salimoy; otros compañeros que aquí iniciaron hoy colaboran en otros medios de comunicación pero mantenemos una amistad.

Nos ha tocado vivir diversas experiencias, algunas muy positivas, otras no tanto, pero sabemos que de todas ellas hemos podido aprender aunque sea un poco para seguir mejorando cada día; por todo ello, solo nos queda agradecerle y seguir trabajando en esta hermosa labor, mientras Dios así lo permita.