Hay quienes creen que porque una información aparece publicada en Internet, tiene que ser verdad; esta semana empezó a circular un video a través de las redes sociales en donde se presenta una supuesta alternativa a la gasolina, con un presunto ahorro en beneficio de los consumidores.

Se trata de los llamados biocombustibles, en este caso el etanol, que es un combustible producido a partir de la fermentación de sustancias azucaradas o feculentas, siendo durante mucho tiempo el ingrediente más común el maíz, pero en fechas recientes se ha popularizado el etanol a base de caña de azúcar.

Empresarios mexicanos han empezado a distribuir esta clase de biocombustibles, y en el video que se ha popularizado durante estos días se puede observar a un entusiasmado cliente quien entrevista a uno de estos distribuidores de etanol, quien le dice al público todos los beneficios de los biocombustibles respecto a la gasolina tradicional, y señalando que la transición de gasolina a biocombustible es posible para cualquier vehículo, invitando a todos los cibernautas a realizar esta prueba y consumir biocombustible.

Otros usuarios de Internet, con mayores conocimientos de mecánica, han comentado que hacer algo así puede resultar sumamente peligroso para los automóviles, pues explican que aunque efectivamente es posible que el etanol haga funcionar la ignición del vehículo y permita la combustión dentro del motor necesaria para manejar, los biocombustibles son mucho más abrasivos que la gasolina tradicional y, a menos que el vehículo haya sido especialmente diseñado para usar esta clase de combustible natural, se corre el riesgo de dañar el sistema de ignición y motor del automóvil si se usa en un vehículo tradicional, por lo que, por pretender ahorrarse unos cuantos pesos, muchos automovilistas podrían acabar pagando miles de pesos en reparaciones mayores para sus unidades de motor simplemente por creer ciegamente lo que se les dice a través de un video en Internet.

De manera constante se nos recomienda a quienes usamos las redes sociales de tener mucho CUIDADO CON LO QUE SE PUBLICA EN INTERNET, ya sea que alguien más o bien nosotros mismos compartamos, pues lamentablemente son muchas las personas que con dolo suben información falseada o sacada de contexto, ya sea para generar tráfico a sus páginas de Internet o bien para engañar a determinados sectores de la sociedad para manipularlos al antojo de ciertos cotos de poder.

A veces la razón que tienen algunos para difundir determinada información no es tan ruin, pero aun así puede ser peligroso, como en este caso en el que, seguramente, el “cliente” que graba el video es un socio más de esta empresa de biocombustible, que tiene todo el derecho a vender su producto, pero no se hace con responsabilidad, dándole a los clientes información fidedigna, sino que simplemente buscan generar ventas sin importarles las afectaciones o pérdidas que puedan causarles a sus clientes.