Todo parece indicar que, al final de cuentas, Donald Trompas en cierto modo sí se va a salir con la suya, pues aunque diversos analistas opinan que no se va a cancelar el famoso Tratado de Libre Comercio (TLC), sí se va a modificar, y según los expertos “de a deveras”, esto podría traer beneficios para México.

Para empezar, porque se dice que uno de los puntos más importantes de esta modificación al TLC es la homologación de salarios mínimos entre Estados Unidos y México, es decir, que el salario mínimo en México podría llegar a subir a petición del gobierno del Trompetas; puede parecer algo sorprendente, pero es que dicen que hay una razón de fondo: Trump quiere a como dé lugar que México sea un país atractivo para los inversionistas, y haciendo la labor necesaria para hacer que el gobierno mexicano aumente el salario mínimo, para que esté más o menos al mismo nivel que el de Estados Unidos, va a beneficiar a Gringolandia, pues ahora no le va a convenir a los empresarios poner plantas en México si tienen que pagar casi lo mismo, y encima con el desembolso de la fábrica y lo que haga falta, sinceramente muchos empresarios van a preferir quedarse en su país ante este panorama.

Aquí es donde algunos dicen que viene un arma de doble filo para México, pues aunque el salario mínimo va a subir “por decreto”, al venir menos capital extranjero (y quizá irse mucho del que ya está) va a haber menos empleos, aunque mejor pagados, lo que a su vez va a requerir a personal más preparado ante la mucha oferta y poca demanda de trabajadores.

Además hay rumores que indican que, encima de todo esto, Trump busca de alguna manera devaluar el dólar para que Estados Unidos sea todavía más atractivo para los inversionistas, porque al final él, como otros populistas (entre ellos MALO) lo único que quiere es demostrar que él “cumple sus promesas” sin importarle llevarse entre las patas a todo un país; la verdad hay quienes dicen que el Pelos de Elote no puede ser tan bruto, pero recordemos que es el mismo que, al más puro estilo de Chente Fox, prometió solucionar “rápidamente” todos los problemas del Gabacho, entre ellos el programa de salud pública que dejó la administración anterior (llamado por todos el “Obamacare”) y el cual, según Trump, él iba a “mejorar” a un costo mucho menor; pues en las últimas semanas Trump dio la nota cuando salió a decir que el presupuesto federal para los Estados Unidos “ya casi” estaba listo, solamente les faltaba acabar de calcular cuánto les iba a costar su plan de salud, agregando que él no sabía que “era tan complicado elaborar un plan así”, en pocas palabras, lo que Donald Trompas dijo es que él no tenía idea de lo que estaba haciendo o prometiendo, pero igual se aventó como el Borras, o mejor dicho como el Fox, prometiendo a lo tarugo y ahora no tiene idea de cómo cumplir, así que hará lo que sea para congraciarse con sus votantes, aún si eso significa hundirlos en una crisis financiera solamente para “presumir” que él creó miles de empleos.

Pasando a temas nacionales, esta semana celebró 80 años de su “creación” como tal el RIP, aunque si leemos un poquito sabríamos que el partido en sí tiene mucho más tiempo, bajo otras siglas; esta semana muchos fueron los analistas serios que se pusieron a echarle un ojo al partido, y la verdad es que, aunque sus líderes y algunos de sus militantes insistan en que hoy por hoy el RIP sigue siendo el partido más “pesado” del país, la verdad es que no lo es.

Es el que tiene más presencia y el que está más arraigado en la mente de la gente, pero generalmente la ciudadanía relaciona al RIP con todo lo malo que hay en el sistema político nacional, lo que no es algo de lo que los prisistas deban estar orgullosos.

Además aunque en este momento el RIP es el partido con mayor representación política en el país (al ocupar varias gubernaturas y escaños legislativos), en realidad está pasando por una crisis tremenda de credibilidad, en buena parte debido a todos los escándalos de corrupción en que se han visto envueltos políticos afiliados al tricolor, de todos ellos en este momento el caso más emblemático sigue siendo el de Javier Duarte, del cual aunque el RIP ha intentado hacernos olvidar cuál es el partido que lo postuló para llegar al cargo del que tanto abusó, tampoco ha hecho grandes esfuerzos por desligarse de él, mucho menos ha exigido una verdadera investigación a fondo para que caigan todos aquellos ligados a este gobernador, quien ya hasta fue inscrito por un académico para competir por el título del político más corrupto del mundo.

A esto hay que sumarle una desangelada administración federal, no tanto por sus errores (aunque sí ha tenido muchos), sino porque, como en su momento lo dije, sino por una pésima estrategia de comunicación, pues parece que al Gavioto se le olvidó que los tiempos son otros, que hoy son muchos los adversarios políticos que únicamente están a la caza del más mínimo error para hacer “carnitas” al partido en el poder, y que precisamente por eso se necesita una estrategia de comunicación clara, directa y sencilla, cercana a la gente y, sobre todo, que no sea solamente para que el Presidente o sus funcionarios se “paren el cuello”, sino que de verdad sirva para informar de manera concisa lo que se quiere decir para evitar la desinformación.

Tomemos como caso el tema de las dichosas Reformas Estructurales, durante mucho tiempo el Gobierno Federal nos quiso presentar las cosas muy bonitas pero “omitiendo” el pequeño detalle de que los beneficios de estas reformas no se iban a ver pronto, quizá ni siquiera en años, con tal de lucirse Peña Miento y su gente prácticamente dieron a entender, aunque sin decirlo así, que los beneficios serían casi inmediatos; el problema es que cuando no se vio algo así, los adversarios políticos (empezando por MALO y sus chairos) al instante se levantaron para linchar mediáticamente al Copetes porque todo lo que “prometió” no se cumplió, y pues no tenía por qué haberse cumplido.

Específicamente recordemos el tema de la Reforma Educativa, la cual como el Gobierno Federal no supo explicar ni le “vendió” la idea a la ciudadanía, fue muy fácil para los “maistros” inventarse tantas mentiras como que con esta reforma “la educación se iba a privatizar” y demás sandeces de ese tipo, para cuando el Gobierno Federal reaccionó ya era demasiado tarde, millones de mexicanos se tragaron el cuento de los “maistros” e izquierdosos, y aunque hoy en día ya muchos se desengañaron, no tanto por una buena estrategia de comunicación del Gobierno Federal sino por todas las “pentontadas” de los “teachers”, el Copetes y su gente siguen sin aprender la lección.

Por eso todos dicen que de cara al 2018 el RIP no tiene ninguna posibilidad real de ganar, que ni siquiera en estados donde ganó anteriormente va a repetir, como es el caso del EdoMex, sino que además va a ser humillado en varios lugares; por eso muchos dicen que la siguiente elección será entre la izquierda y derecha, por eso desde ahora varios de los “infiltrados” de MALO en los diversos partidos de izquierda hoy empiezan a “levantar las orejas” y alzar la voz para que sus dirigentes “tomen conciencia” y vean que López Hablador “es la única opción real” de ganar en 2018, aunque no faltan los izquierdosos que tratan de jalar agua a su molino, como Miguel Ángel Mensera y algunos otros lo que, para variar, significaría que para la siguiente elección presidencial tendremos una izquierda todavía más dividida.

Pero los de la derecha tampoco cantan mal las rancheras, en este momento en el PAN hay tres candidatos “fuertes” que intentan, a como dé lugar, recibir la candidatura del blanquiazul para el 2018, su actual Presidente Nacional, Ricardo Anaya, la “Chepina” Vásquez Mota y Margarita Zavala, la “ñora” del Calderas.

Los dos primeros están demasiado debilitados, en buena parte gracias al golpeteo mediático que, dicen las malas lenguas, ha orquestado precisamente Felinillo Calderón, con la intención de que todos dentro del PAN vean que su señora es la única “candidata probable”, pero sin darse cuenta que con todo esto también afecta la plataforma de su mujer, pues con ese golpeteo va minando la confianza de la gente en Acción Nacional.

Otros creen que la “esperanza” está en los candidatos “independientes” o bien, en una gran coalición PRI-PAN; en el caso de los independientes, las posibilidades que tienen son mínimas, considerando que en general este movimiento de candidatos ciudadanos es más difundido en la zona norte del país, donde el votante promedio está menos fanatizado con los partidos políticos, mientras que en el centro y sur del país el perfil del votante promedio es de alguien que se va de boca por siglas o colores más que por los candidatos, así que los partidos saben que pueden poner a cualquier “Juanito” como candidato si va respaldado por X o Y partido y la gente se va a ir de boca votando por el “candidato” del partido. Por otro lado, una coalición entre el RIP y los panuchos aunque puede antojarse imposible, no sería tampoco algo tan difícil de ver, de hecho recordemos que antes de la gran derrota del RIP en el 2000 a nivel municipal y estatal hubo algunos casos de coaliciones entre estos partidos, obviamente el punto de quiebre vino con el histórico triunfo del PAN en las elecciones federales del año 2000, de ahí en adelante prisistas y panuchos se han estado agarrando del chongo, aunque en el fondo siguen uniendo esfuerzos cuando la situación lo amerita; el problema con esto es que ya hemos visto cómo acaban las dichosas “cualiciones”, donde los funcionarios de cada partido tratan únicamente de acarrear agua a su molino, muchas veces metiéndole zancadillas a los demás (incluido el titular del ejecutivo) si es de otra línea, ahora imagínense qué sería a nivel federal con dos rivales en un espectro político tan diferente.

Triste pinta el panorama pues para el 2018 para todos los partidos, pero de manera especial para el RIP, pues todo apunta a que va a salir perdiendo de un modo u otro; hay quienes dicen que el tricolor nunca se recuperó realmente de su descalabro del 2000, y que el resquebrajamiento únicamente se va viendo cada vez más claro, pero que de seguir así entre derrotas electorales y divisiones internas, a lo mejor el RIP ya no tiene muchos años más de “vida”.

Pasando a temas locales, al inicio de esta semana Puerto Escondido estuvo una vez más paralizado por un grupúsculo de “gatos” que, por sus pistolas, decidieron tomar la Carretera Costera; en esta ocasión se trató de integrantes del Frente Popular Revolucionario (FPR), provenientes de Tututepec, quienes supuestamente estuvieron movilizándose en todo el estado para “presionar” al Gobierno del Estado a darle respuesta a su pliego petitorio, aquí la cosa es que uno no entiende por qué carambas un grupo de Tututepec tiene que venir hasta Puerto Escondido para “hacer presión”, pero es cosa de poner a echarle un poco de “coco” para entenderlo.

Detrás de todo esto se ve claramente la mano del primer edil de Tututepec, Javier Juárez Hernández, militante de MORENA, pues si los del FPR vienen de Tututepec, lo más obvio y sencillo era que esta gente se manifestara EN SU MISMO MUNICIPIO, y no es como que se trate de un municipio todo aislado donde no se note su movilización, sin ir más lejos, perfectamente pudieron haberse ido a hacer sus chistes a Río Grande, ¿por qué tuvieron que trasladarse hasta Puerto Escondido? Porque ALGUIEN no quería que estuvieran haciendo escándalo en Tututepec, y ese alguien es su Presidente Municipal quien, como buen militante de MORENA, le encanta ese jueguito de tirar la piedra y esconder la mano; se nota claramente que él, al igual que otros Presidentes de la región, sigue sin recibir recursos del Gobierno del Estado, y que por eso está usando al FPR para presionar al “gober” para que le suelten los recursos, aunque obviamente para ello usa la misma estrategia que, en su época, usó el “viejo” Murat, mandar grupos de choque para que hagan su “show” afuera, en este caso de Tututepec a Puerto Escondido, así ni lo afectan a él ni hace ver como que hay gente inconforme con su gobierno, y de paso logra hacer presión, pero todo se paga en esta vida y, como bien dicen, “al que obra mal, se le pudre el tamal”.

En otro asunto, esta semana el ex Presidente Municipal y hoy “flamante” diputado federal Carlos Sarabia salió a criticar al actual “presi” de Pinotepa Nacional, Guillermo García Cajero, por la falta de obras en aquel municipio costero; de tajo debe haberse arrancado la lengua el “capi” Sarhambria de la tremenda mordidota que se dio, no es que defienda al “Memorias” pero vamos, siquiera tiene la excusa de que viene entrando y no les han soltado el recurso (además de que seguramente cuando lo reciba va a tener que pasarle su respectiva mochada a su “patrón” Tomás Basaldú y a los mercachifles de la información que lo andan defendiendo a capa y espada), mientras que Carlos Sarabia durante sus tres años de “gobierno” no hizo absolutamente nada por Pinotepa Nacional, a pesar de que por eso mismo criticó tan duramente a las anteriores autoridades, pero todo el dinero del municipio se “traspapeló” y acabó “misteriosamente” en las arcas de la Fundación Carlos Sarabia, gracias a lo cual el “capi” pudo comprar su candidatura y votos necesarios para llegar a la Diputación Federal, así que más le valdría no hablar mucho porque ya sabemos de qué pie cojea cada quien, y aunque ya sospechamos que García Cajero va a resultar puro “jarabe de pico”, no hace falta que otro sinvergüenza como Carlos Sarabia nos lo venga a decir, cuando él como Diputado Federal tampoco es que esté haciendo gran cosa por su distrito, porque así son los políticos, como dijera el Jefazo, ven la paja en el ojo ajeno pero ni moran la viga en el suyo propio.

En fin, ya por ahora me despido, recordándoles a todos que mi buzón de correo electrónico sigue estando a su disposición y la dirección es escualo@escondido-dd.com