Bien decía el “Jefazo” que no hay peor ciego que aquel que no quiere ver; los chairos viven en un mundo de fantasía, seguramente en buena parte debido a los “pasones” que se pegan, pero también debido al adoctrinamiento que han recibido, que ya quisieran algunas sectas religiosas.

Y es que basta con leer o escuchar a los chairos para entender que ellos viven en una “realidad alterna” donde todas las cosas buenas del mundo existen gracias al socialismo, y todas las malas por culpa del “malvado” capitalismo.

Un mundo color de rosa donde si los medios de comunicación no dicen algo, es porque quieren controlarnos y engañarnos, pero si lo que publica la prensa dice algo con lo que los chairos no están de acuerdo, también es porque quiere controlarnos y engañarnos; para los izquierdosos la única verdad aceptable es su “veldá”.

Hace tiempo que nos venimos enterando de la crisis provocada por las políticas socialistas del llamado “Proyecto Bolivariano” que empezara en Venezuela el comandante Hugo Chávez Frías y que, al pie de la letra, ha seguido su actual presidente, Nicolás (in)Maduro.

Hay muchísimas lecciones que nos debería dejar esta situación en Venezuela, especialmente a los mexicanos, a pesar de que son cosas que a estas alturas ya deberíamos saber.

La primera de ellas, a estas alturas NINGUNA economía puede sobrevivir con solo una fuente de divisas, en este caso el petróleo; aquí en México esta es una lección que ya deberíamos saber, pero por desgracia basta con escuchar a MALO y a los chairos con su perorata de que “el petróleo es de los mexicanos” para darnos cuenta que no; y a lo mejor en parte es porque un buen número de chairos son escuincles caguengues que todavía tienen la yema en el calzón, y por eso no saben lo que fue vivir en los tiempos de carestía en nuestro país, durante la llamada “docena trágica” que fueron los sexenios de López Portillo y Miguel de la Madrid, aunque ya desde administraciones pasadas se venían cometiendo muchísimos errores, el “boom” petrolero durante el mandato de López Portillo hizo que el Gobierno Federal de aquella época se volviera loco y, al más puro estilo del (mi)comandante Chávez, se empezaran a “nacionalizar” un gran número de empresas que, al final, no eran ni siquiera redituables, por lo que a la larga el gobierno tuvo que meterle dinero bueno al mano, simplemente para mantener a flote a cientos de empresas que desde hacía mucho tiempo deberían haber quebrado por no poder competir correctamente.

La cuestión es que entre los seguidores de MALO no hay solamente mocosos, sino también un buen de “betabeles” que a fuerzas tienen que haber vivido estas terribles épocas, lo que me hace pensar en tres posibilidades por las que pueden estar apoyando decididamente a alguien que básicamente quiere regresarnos a esas épocas “gloriosas”: son unos reverendos imbéciles, están tan fanatizados que no saben ni a qué le tiran o, simple y sencillamente, están tan “pachecos” que ya se les fundieron las neuronas y ni siquiera se acuerdan de lo que hicieron ayer, mucho menos de lo que les tocó vivir hace ya casi 40 años.

Volviendo al tema, lo que pasó aquí en México es lo que dice aquel conocido refrán, “el que no tiene y llega a tener, loco se quiere volver”; el Gobierno Federal durante estos dos sexenios empezó a ver un crecimiento sustancial en los precios del petróleo mexicano a nivel internacional, hubo una gran bonanza, tanto así que López Portillo acuñó aquella famosa frase de que en México nos íbamos a tener que acostumbrar a “administrar la abundancia”.

¿Y qué se hizo con toda esa “abundancia”? Se dilapidó en puras “pandejadas”, el gobierno en lugar de invertir y atraer más inversión a México la alejó; empezó a estatizar muchísimas empresas, rescatar a varias otras que ya estaban quebradas, en un supuesto fervor patriótico, por lo que tuvo serias fugas de dinero; lo peor es que, según para evitarle más pérdidas a las empresas nacionales, el Gobierno Federal empezó con jaladas como el control de precios, que es básicamente lo mismo que empezó la carestía en Venezuela, pues cuando el gobierno decide hasta en cuánto puede un productor o comerciante vender sus bienes o servicios, al principio todo parece que marcha sobre ruedas, hasta que de golpe y porrazo se cae la fantasía y empieza la cruda realidad.

Otra lección para aprender es que no importa cuánto nos quieran vender los “polacos” el cuento de Papá Gobierno, tarde o temprano la mentira se viene abajo; y es que no importa cuánto nos quieran meter la idea de un Estado benefactor y buena onda, que nos regala todo, salud, educación, vivienda, comida, trabajo, entre otros, o que nos paga prácticamente por vivir y respirar, en algún momento este teatrito se va a venir abajo porque simple y sencillamente no hay dinero que alcance.

En Venezuela se cayó en este error, desde Hugo Chávez se empezaron a expropiar toda clase de empresas, el gobierno contrataba grandes cantidades de personas, inflando así las nóminas gubernamentales, a pesar de que la mayoría de posiciones eran redundantes y/o innecesarias; el chiste era venderle a la ciudadanía la idea de que había un “gobierno bueno” que se preocupaba por su gente y les regalaba de todo peladito y en la boca.

Pero con el paso del tiempo empezó la crisis, cualquiera que sepa siquiera un poquito de economía sabe que ésta es, antes que nada, volátil, y que así como hoy un artículo está más caro, en otro momento puede bajar de precio; pues así es con el petróleo, especialmente si consideramos que hay muchísimos productores, simplemente ninguna economía se va a sostener únicamente de sus ventas petroleras.

Pero es más fácil vivir de la fantasía de que “el petróleo nos pertenece” y nos va a sacar de pobres; si en su momento, cuando todavía había posibilidades de que así fuera, simplemente no se pudo por todas las medidas populistas que tomó el gobierno mexicano, ¿qué creen que va a pasar ahora que el petróleo ya no es negocio?.

Decía yo al principio que los chairos viven en una realidad alterna; para ellos todo lo que se dice acerca de Venezuela es una vil mentira, no importa que quienes narren estas historias de la tremenda crisis que se vive en este país sudamericano sean los mismos venezolanos que de manera cotidiana tienen que vivir esta tragedia, no importa que haya pruebas documentales, que periodistas y comunicadores de todo el mundo hayan acudido y visto de primera mano los horrores del gobierno “bolivariano” de Venezuela; para los chairos todo es un “compló” de los gringos y la “malvada derecha neoliberal” por “desacreditar” el gran trabajo realizado por Nicolás Maduro.

A través de las redes sociales (que el gobierno madurista todavía no ha logrado controlar) cientos o quizá miles de venezolanos han narrado la crisis humanitaria que viven en su país; con todo el cinismo del mundo salen los chairos a desacreditar estas versiones, señalando de “vendidos” o “traidores” a aquellos “malos” venezolanos, acusándolos de servir a los intereses de los derechistas.

Eso sí, los chairos ni de chiste se van a ir a vivir a Venezuela, aquí en México a pesar de que dicen vivir en una “dictadura” tienen de todo, no sufren carestía de medicamentos ni comida, no tienen que hacer largas filas para comprar los productos más básicos a precios estratosféricos, ni son víctimas de la persecución por expresar sus ideas o salir a manifestarse, aunque los chairos nos salgan siempre con su cantaleta que en Venezuela no hay “43 estudiantes desaparecidos”, y no, no hay 43, son muchísimos más a quienes el gobierno bolivariano ha “desaparecido”.

Luego los izquierdosos estos nos salen con que además “ni podemos opinar” porque México está mucho peor; mentira, aunque si bien estamos muy lejos de vivir en el paraíso, la realidad es que se sabe que muchas de las cifras más “alarmantes” sobre la pobreza, violencia y muchos otros indicadores que a los chairos les encanta invocar para decirnos que en México estamos de la “tiznada” resulta que están desfasados, y aunque no son cifras nada halagüeñas, tampoco son como para echarse a llorar como nos hacen creer los chairos.

En cambio, de Venezuela no se puede hablar mucho porque, para variar, estos gobiernos asesinos esconden las cifras que les son contrarias; por ejemplo, en cuanto a nutrición (o desnutrición) infantil, los últimos datos oficiales que se tienen de Venezuela datan de los primeros años del gobierno de Hugo Chávez, cuando todavía la economía venezolana iba a la alza durante la aparente bonanza petrolera; hoy en día no se tienen cifras oficiales, a pesar de que todos sabemos aquel viejo y conocido refrán de que “el que nada debe, nada teme”, pero precisamente por eso es que entendemos que el gobierno venezolano se niegue a dar cifras oficiales, pues darlas sería como reconocer su fracaso.

No faltan los idiotas que hasta dicen que ojalá México fuera como Venezuela, porque allá la gasolina está baratísima, prácticamente regalada; a menos que los babosos estos sean robots que sobrevivan a base de gasolina, nadie en su sano juicio va a preferir vivir en un país donde nos regalen la gasolina pero no tengamos ni para tragar porque hasta los productos más básicos están carísimos.

Lo peor es que el gobierno de Venezuela solito se está echando la soga al cuello; en días pasados la canciller venezolana anunció en una reunión celebrada en nuestro país la salida de su nación de la Organización de Estados Americanos, esto luego de ver que sus aliados en esta la OEA han ido disminuyendo (inclusive entre sus otrora condicionales) y que cada vez más países buscan una forma de resolver la crisis humanitaria en Venezuela.

Antes de reconocer su error, el gobierno de Maduro, como cualquier miembro de la mal llamada izquierda latinoamericana, prefiere decir que todos los demás están mal menos ellos; por eso el gobierno de Venezuela abandonó la OEA, sin darse cuenta que a nivel mundial con esto demuestra simplemente que tiene mucho que esconder y ninguna intención de resolverlo.

Lo más triste es que a pesar de que muchos sabemos que el “Proyecto Alternativo de Nación” de MORENA es prácticamente una copia al carbón del “Proyecto Bolivariano de Nación” de Hugo Chávez, que es el que ha causado esta crisis en Venezuela, muchos chairos siguen sin entender (o se siguen engañando a sí mismos) de que no hay “evidencias” que votar por MALO nos va a llevar a la misma situación que se vive en Venezuela.

Es básicamente la misma burra pero revolcada; MALO promete “nacionalizar” la industria, seguir petrolizando nuestra economía en lugar de diversificar las fuentes de ingreso, promete un gran número de programas sociales y apoyos varios, generar empleos “por decreto”, controlar precios, aumentar artificialmente el salario mínimo entre muchas políticas más directamente tomadas del manifiesto comunista, y todavía hay quienes tienen el descaro de decir que MORENA no tiene nada que ver con el socialismo es que verdaderamente son ciegos o simplemente idiotas.

Pasando a temas nacionales, esta semana se dio a conocer que, finalmente, Javier Duarte sería extraditado a nuestro país para ser procesado por los delitos en su contra como corrupción, tráfico de influencias entre otros.

Lo curioso es que en los videos que se han visto, Javier Duarte se muestra muy tranquilo, hasta bromea en repetidas ocasiones; esto ha dado pie a dos posibilidades, la primera, y mucho me temo que la más probable, es simplemente que Duarte sabe perfectamente que en México la justicia siempre está al alcance del mejor postor, y que seguramente de un modo u otro va a obtener algo bueno a su favor, ya sea pagando parte de todo el dinero que se robó, o bien, entregando pruebas de OTROS políticos para lograr un trato que le beneficie.

La otra posibilidad, dicen algunos, es que a Duarte le “yoyean” los calzones del miedo, pero que está escondiendo su nerviosismo detrás de una máscara de falsa seguridad y “buen” humor, aunque por dentro se lo está llevando el tren; esta segunda posibilidad parece la menos probable, ya que dicen muchos que en realidad Javier Duarte no tiene nada que temer en México, aunque quién sabe, ante toda la atención internacional que se la ha dado a este caso, hay muchísima presión para el gobierno de Peña Miento, porque en este momento creo que nadie con dos dedos de frente puede siquiera atreverse a pensar que Duarte no es culpable de por lo menos uno de los muchos delitos que se le imputan, y que merece ser castigado con todo el rigor de la ley, así que imagínense en qué posición quedaría el gobierno de México si Duarte así sin más es exonerado, aquello sería el acabose y un duro golpe para la imagen a nivel internacional que se tiene de Peña Miento que, aunque muchos chairos no lo crean, no está tan mal como ellos quieren hacernos creer.

Así que a lo mejor algo hay de que Duarte tiene de qué preocuparse, a lo mejor no será castigado con todo el rigor de la ley, pero tampoco va a salir libre así como así; es muy probable que, como en el caso de la “maistra” Elba Esther(ca) Gordillo, el “gordito” Duarte acabe en el frescobote, eso sí, gozando de muchísimos privilegios que un reo promedio ni en sueños podría tener, pero al final seguiría “entambado”.

Siguiendo con este tema de Duarte, los chairos siguen tejiéndose sus “chambritas” mentales, ahora dicen que ellos tienen en sus manos el “arma” para “fulminar” a Javier Duarte, aunque la justicia mexicana “seguramente lo va a exonerar”; y es que ahora los chairos andan diciendo que van a interponer una denuncia contra Javier Duarte en la corte internacional de La Haya por delitos de lesa humanidad, pues el usar agua para el tratamiento de quimioterapia de niños veracruzanos es un delito de esta clase, y los chairos aseguran que con eso ya tienen a Duarte agarrado de los “d’estos”.

No es por nada, pero la verdad dudo que esto vaya a funcionar de algo; para empezar, porque no es la primera vez que los chairos dicen que van a recorrer a esta corte internacional de La Haya, ya durante el sexenio de Felinillo Calderón también presentaron su denuncia contra el Calderas por “genocidio” debido a toda la violencia generada por su “guerrita” contra el narco en nuestro país; obviamente en ese entonces la denuncia no prosperó porque, para empezar, aquello resultó una reverenda estupidez ya que lo de Calderón no se podrá nunca clasificar como genocidio (a menos que hubiera matado a los narcos, a sus mujeres, hijos y a cualquiera relacionado con ellos y simplemente movido por odio) y nada de esto fue así.

La segunda razón es que, desafortunadamente, no existen evidencias que impliquen directamente a Duarte, aunque todos sabemos cómo estuvieron de manera general los hechos y no suena nada alejado de la realidad, tenemos que entender que la justicia no se basa en lo que “todos sabemos” ni lo que queremos o creemos, sino en la fría realidad de las evidencias, y que mientras éstas no demuestren total y absolutamente que Javier Duarte estuvo involucrado en este asunto, simplemente no va a pasar nada.

En temas estatales, esta semana se registró un asalto en un banco de la capital oaxaqueña, en el que lamentablemente una persona perdiera la vida y otra más resultara lesionada; lo que llamó la atención fue la rápida respuesta por parte de la Policía Municipal capitalina, que a los pocos minutos de que ocurriera este asalto, pudieron capturar a los supuestos culpables.

Sin embargo aquí quedó en evidencia un terrible problema que se vive no solamente en la “capirucha” sino en todo el estado, y es que se dice que, debido a varios puntos en que falló la Policía Municipal de Oaxaca de Juárez, cabe la posibilidad de que estos criminales puedan salir libres bajo el nuevo Sistema Penal que se aplica en todo Oaxaca; y aunque algunos medios y comunicadores quieren hacer parecer como que todo es “culpa” del sistema de Juicios Orales, en realidad es simple y sencillamente culpa de que los elementos de las distintas corporaciones policiacas, pero de manera especial las Policías Municipales no están debidamente capacitados ni saben cómo actuar en casos como éste, siguiendo los lineamientos del actual sistema penal.

Y es que, en este caso, se sabe que la Policía Municipal capitalina cometió al menos tres errores que prácticamente cualquier abogado puede aprovechar para exigir la liberación de los supuestos asaltantes, todo por la ignorancia de los uniformados sobre cómo trabaja el sistema de juicios orales.

En primer lugar, porque según testigos, los Policías Municipales que llegaron a investigar el caso no acordonaron la escena del crimen, y cuando detuvieron a los asaltantes, los policías movieron de lugar el dinero que, supuestamente, estos delincuentes habían sustraído de la sucursal bancaria, aunque no tenían ningún motivo para hacerlo, ya no solo por lo que dice el sistema de juicios orales, sino por simple lógica.

Por último, aunque de manera oficial la Fiscalía General del Estado no difundió las imágenes de los detenidos, como marca el sistema penal Adversarial, se sabe que de alguna forma las fotografías que tomaron los policías municipales sí fueron difundidas, aparentemente de manera extraoficial, rompiendo otro de los derechos a los que tienen derecho los inculpados, que es el de presunción de inocencia y derecho al anonimato, precisamente para evitar daños morales o de otro tipo en los casos en que es detenida una persona inocente.

Ante toda esta situación, se dice que en cualquier momento los asaltantes podrían salir libres, no porque no hayan cometido un delito, sino porque los mismos encargados de resguardar la ley no la pudieron respetar (porque no la conocen) y quebrantaron las normas vigentes.

Insisto, no creo que sea correcto culpar al sistema de juicios orales, ya que, dentro de todo, tiene muy buenos puntos, precisamente que sirven para evitar problemas que se tenían antaño, como manipulación o “siembra” de evidencia, abusos de autoridad, o que se dañara la reputación de una persona inocente.

Lo que tenemos que entender es que el problema radica en que los policías muchas veces no saben ni siquiera cómo ejercer su puesto, y abusan del cargo o hacen tarugada y media por ignorancia; no vamos muy lejos, aquí en la Costa, desde la pasada administración municipal en Colotepec algún mando superior tuvo la “brillante” idea de recomendarles a sus Policías Municipales que cuando anduvieran haciendo patrullajes y recorridos durante las noches, era importante que encendieran las luces de las torretas para “apantallar” y demostrar que la policía siempre vigila.

El problema es que, por ley, está mal esto, ya que las torretas y la sirena de una patrulla o cualquier otro vehículo de emergencia está debidamente controlado; las torretas por ejemplo se usan para alertar a los vehículos sobre la carretera cuando se está atendiendo un delito o percance, para evitar choques, no para “farolear” y una sirena solamente se debe usar cuando hay una emergencia a la que se debe llegar y se necesita que los demás vehículos cedan el paso.

Pero obviamente los policías municipales no saben de esto, como tampoco saben cuándo y cómo llevar en la mano el armamento de cargo y cuándo portarlo a la altura de la espalda; ya durante la administración del profe Carmelo se denunció en repetidas ocasiones que los Policías Municipales laboraban más como escoltas de seguridad privada del presidente, y que en no pocas ocasiones bajaban amenazadoramente portando sus armas para intimidar a la ciudadanía, aunque cuando les tocaba enfrentarse a los delincuentes, entonces sí salían corriendo como mariquitas sin calzones.

Pasando a temas locales, en San Pedro Mixtepec la ciudadanía sigue preguntándose como para cuándo vamos a ver el resultado de las supuestas gestiones emprendidas por el “preciso” Freddy Gil para mejorar la Avenida Oaxaca de este Puerto.

Este problema se ha agravado en las últimas semanas debido a las fuertes lluvias, y muchos ciudadanos se han preguntado por qué tanta desidia del “presi” por hacer algo; por principio de cuentas, el mayor reclamo es que si no les da siquiera tantito apuro ya sea al Presidente o al Agente Municipal el tremendo lodazal que se forma sobre la Avenida Oaxaca frente a la Escuela Secundaria Técnica #86, en donde el hoy ex Agente Municipal de Puerto Escondido, Victorino Peña González, empezó a lo tarugo una obra que se ve que nunca tuvo la intención, ni la capacidad, para concluir, ya que simplemente rascó y rascó pero nunca pudo (ni quiso) volver a tapar.

Lo peor es que durante las lluvias, vecinos de la zona y automovilistas que pasan por ahí han señalado que es muy común que haya muy malos olores, lo que hace pensar que, para colmo de males, las obras que supuestamente realizara la Administración del Agua Potable y Alcantarillado de este Puerto en esa zona se hicieron mal, pues parece que hay una fuga de aguas negras, o bien, que algún vecino “vivales” aprovecha la lluvia para descargar sus aguas residuales a la vía pública, pero el hecho es de que es muy común que, luego que pasó la lluvia, esta zona huela como a perro muerto y que el olor se alborote cada vez que un vehículo pasa por el agua estancada, así que pues a ver si por lo menos el “preciso” de San Pedro sale a dar la cara y siquiera darnos una fecha estimada para que empiecen estos trabajos o ya, de una vez, que nos desengañe de que esto, como la “regularización” de vendedores ambulantes y puestos de antojitos que invaden la vía pública, simplemente no se va a realizar, porque éste es otro punto en el que los ciudadanos seguimos esperando respuestas.

En fin, yo por ahora me despido, recordándoles a todos que mi correo electrónico sigue a sus órdenes y la dirección es escualo@escondido-dd.com