Creo que a estas alturas ya casi todos sabemos, o por lo menos sospechamos, que Donald Trompas es puro “jarabe de pico”; desde su campaña, Trump siempre ha logrado salir adelante gracias a las controversias, en este sentido también se aplica la comparación que durante mucho tiempo hicieron diversos analistas entre Donald Trump en Estados Unidos y el Peje en México, ya que ambos son personajes que viven de y para la contienda, que necesitan tener a alguien para “enfrentarse” y lanzar su discurso cargado de odio y resentimiento.

Pero el tiempo nos ha demostrado que el “Pelos de Elote” es mucho ruido y pocas nueces, nada más basta con acordarnos de una de sus principales “propuestas” de campaña: la construcción del famoso muro fronterizo el cual, según el mismo Trump, México iba a pagar en su totalidad; al final sabemos lo que pasó, tras muchas negociaciones el gobierno de Trump logró convencer al Congreso de los Estados Unidos a aprobar un millonario presupuesto para la construcción del dichoso muro, aunque el “Trompetas” sigue asegurando que, de un modo u otro, él va a obligar a México a que le “reembolse” a Estados Unidos el dinero invertido en el muro, sí Chucha, ¡cómo no!.

También en su momento comenté que tanto Trump como el “Líder Supremo” de Corea del Norte, Kim Jong-Un encontraron en el otro a su “patiño” perfecto, pues ambos necesitan de un “enemigo” ante el cual mostrarse bravucones y “feroces”; por un lado, Trump logra así legitimar ante los ojos de la opinión pública su gobierno, como lo han hecho todos los demás presidentes de “Gringolandia”: inventándose una guerra; obviamente Trump no podía mantener el conflicto en Medio Oriente luego de que, en campaña, criticara tanto a Barack Obama y a la “Hilaria” de querer perpetuar esta guerra, además de que corría el riesgo de entrar en un conflicto abierto con los rusos, quienes es evidente que tienen a Trump agarrado de los “d’estos”, pero tampoco podía Trump dejar de buscar un “enemigo” común para Estados Unidos, y éste resultó ser Corea del Norte.

Por el otro lado, Kim Jong-Un necesita cobrar relevancia ante los ojos de su pueblo, durante el mandato doble de Obama no se le hizo mucho caso, pero ahora con Trump el “gordito” encontró la horma de su zapato, un loco ególatra dispuesto a arriesgarlo todo simplemente por querer dárselas de “Juan Camaney”.

Hay quienes dicen que todo este asunto de las amenazas de un ataque nuclear por parte de Corea del Norte son una forma de presionar a Estados Unidos a buscar una mesa de diálogo, en la que Corea del Norte entre con la ventaja para poder imponer términos y condiciones, entre los cuales pueden estar buscar la legitimización del régimen de los “Kim” así como la salida de tropas estadounidenses de Corea del Sur, lo que a su vez podría dejarle la mesa puesta a Corea del Norte para emprender nuevas acciones militares para retomar lo que ellos consideran también su “territorio”.

Desafortunadamente parece que Kim Jong-Un no contaba con que Trump iba a salir aún más hocicón que él; sin embargo, dicen las malas lenguas que al final ambos son puro pájaro nalgón, que tanto para el aprendiz de dictador (Kim Jong-Un) como para el “Trompetas” este asunto es puro escándalo, pues ninguno de ellos conocen en carne propia lo que es una guerra, ni siquiera lo que es el servicio militar, por lo que para ellos es muy fácil amenazar con bombardeos, guerras y enfrentamientos porque no tienen idea de lo que dicen, pero que aquellos a su alrededor que sí lo saben buscarán a como dé lugar una solución pacífica.

Precisamente se dice que esta semana el gobierno norcoreano decidió “no emprender acciones” contra la isla de Guam, lo que a su vez Trump quiso explotar al “felicitar” a Kim Jong-Un por su “inteligente” decisión, aunque a todas luces fue un intento por presumir que al coreano “le hizo así” y que Estados Unidos sigue siendo la “ley”.

Aunque aseguran por ahí algunos rumores que Trump no debería cantar todavía victoria pues se dice que existen planes entre colaboradores cercanos suyos dentro de la Casa Blanca que traen como consigna dejar en evidencia a Trump como lo que ya todos sabemos que es: un completo inútil, y se dice que algunos de sus colaboradores tienen planeado dejarlo que el mismo Trump se eche la soga al cuello para poder sacarlo del poder antes de que acabe su “mandato”.

Y si no, por lo menos sus colaboradores parece que van a hacer lo que mejor le convenga al país, aun contraviniendo las órdenes del Presidente; por ejemplo, otro asunto en el que Trump ha hecho mucho énfasis es el de renegociar el Tratado de Libre Comercio, especialmente con México, y aunque según Trump es prácticamente un hecho que así será, la verdad es que muchos analistas consideran que no pasará, o que las dichosas negociaciones solamente serán para darle “atolito con el dedo” al Pelos de Elote y los que piensan como él, pero que en realidad las cosas verdaderamente importantes no cambiarán.

Esto además puede también deberse en parte a que el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, ha refrendado su apoyo a México, y se comenta que inclusive ha dicho que si Estados Unidos hace cambios al TLC que puedan afectar a nuestro país, Canadá haría lo propio contra Estados Unidos; a esto hay que sumarle la presión internacional y entendemos que, al final, Trump va a tener que doblar las manitas o tendrán que hacerlo por él sus achichincles, pero en realidad casi todos dudan de que Trump vaya a salirse con la suya.

Pasando a otros temas, esta semana se dio a conocer un escándalo más del consorcio brasileño Odebrecht, dedicado a la construcción, ingeniería civil y manufactura de productos químicos y derivados del petróleo; desde el año 2010 en Estados Unidos se abrió una investigación luego de que una ex empleada entregara documentos que aparentemente comprueban que esta empresa brasileña había estado entregando sobornos a funcionarios en más de 10 países de Latinoamérica (incluido México) y el mundo entero para obtener licitaciones y contratos a su favor.

A raíz de esta información es que comenzó la investigación contra el ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva así como otros políticos de alto nivel en otros países de América Latina; en días pasados el representante de Odebrecht en México señaló que, entre otros “destacados” miembros de la política mexicana, uno de los que recibió sobornos por parte de este consorcio es Emilio Lozoya Austin, quien fuera director general de Pemex y también integrante del comité de campaña del PRI que, entre otras, se encargó de llevar la campaña de Peña Miento rumbo a la Presidencia de la República en 2012.

Obviamente Lozoya ha salido a desmentir los señalamientos en su contra y un vocero de la Presidencia de la República ha desacreditado estas acusaciones, aunque eso sí, ningún lado ha presentado pruebas al respecto y todo queda en puras palabras.

Ahora, si es cuestión de puras palabras, sinceramente es más fácil creerle al representante de Odebrecht que este consorcio pagó a políticos corruptos para que les otorgaran licitaciones y contratos, que creerle a un político mexicano que dice que no ha recibido “moches”, porque un político mexicano que diga esto es como una “prosti” veterana que diga seguir siendo virgen, simplemente no se la cree nadie.

Ahora, lo curioso del asunto es que, para variar, todos los miembros de los demás partidos están aparentemente muy “ofendidos” por esta situación, exigen que se haga una investigación a fondo; inclusive muchos políticos (principalmente de izquierda) y sus seguidores ya decidieron que tanto Emilio Lozoya como todos los de su partido (el RIP) son culpables (empezando por Peña Miento) y que tienen que ser “exhibidos” como los corruptos y rateros que son.

Y pues en parte estoy de acuerdo con eso de exigir una investigación a fondo, que se le aplique un verdadero castigo ejemplar a TODOS los que resulten implicados pero, más que nada, estoy a favor de que se haga la labor legislativa necesaria para evitar que se sigan dando estos casos, o por lo menos que sean menos comunes; entre estos cambios tiene que haber más y mejor rendición de cuentas de parte de los partidos políticos, una reforma que elimine –de manera definitiva y a nivel federal– el fuero a TODOS los funcionarios públicos, que existan órganos ciudadanos encargados de fiscalizar las actividades de todos los partidos políticos y candidatos (incluidos los independientes) además de una clara rendición de cuentas no sólo en dependencias de gobierno y partidos políticos, también en sindicatos, asociaciones sociales, fundaciones e inclusive las empresas que decidan participar para obtener una participación pues se tiene que aplicar aquella de “el que nada debe, nada teme” y estas empresas, si quieren trabajar con el gobierno, deben permitir que se les hagan investigaciones a fondo, tanto en sus activos como de sus socios, precisamente para evitar que se den los habituales casos de políticos que adjudican directamente obras a sus mismas empresas, de familiares o amigos cercanos.

Y hablando de transparencia dentro de los partidos, esta semana leí una información basada en cifras oficiales del INE en donde se hace un listado de los partidos políticos por su nivel de transparencia, es decir, qué tanto podía tenerse acceso a sus manejos de gastos de campaña, en qué se gasta el presupuesto y demás; de acuerdo a este listado, el RIP ocupa el PRIMER lugar en transparencia, mientras que los tres más malos son, en orden, Movimiento Ciudadano, MORENA y el PVEM; al ver este listado, muchos chairos hicieron el entripado de su vida, y señalaron que, obviamente, es una estrategia del INE para “levantar” al RIP, cuando en realidad lo que nos están diciendo estos resultados es justamente lo contrario, no se busca “hacer quedar bien al RIP” sino hacernos ver a los ciudadanos que si los prisistas son el mejor ejemplo de “transparencia” entre los partidos políticos de nuestro país, es precisamente una señal de lo mal que están las cosas con el sistema político nacional.

Y es que todos sabemos que los del RIP son unas ratotas tamaño canguro, y obviamente ellos le saben mejor que nadie al tema de dar la imagen de transparencia sin cumplir con ésta realmente; pero, por el otro lado, vemos cómo los otros partidos políticos que se dan golpes de pecho y señalan que ellos no son corruptos como los prisistas no predican con el ejemplo; esta es una de las mayores incongruencias que muchos le hemos criticado a MALO y a MORENA, pero vemos que lo mismo se puede decir de los demás partidos.

Al final, lo que estos datos del INE nos demuestran no es lo bien que está el RIP, porque obviamente todos sabemos que ni de chiste lo está, sino más bien lo MAL que están los demás partidos políticos, que ni siquiera intentan dar la imagen de ser transparentes, simple y sencillamente porque la transparencia NO LES IMPORTA.

Pasando a temas estatales, qué rápido cambian las cosas, ¿se acuerdan que a principios de esta administración veíamos al “gober” Alejandro Murat hasta en la sopa? Cualquier inauguración de obra, cualquier recorrido, cualquier visita del mandatario oaxaqueño era un asunto en que tanto los medios de comunicación, pero sobre todo la oficina de comunicación social del Gobierno del Estado manejaba a detalle y casi casi nos daban información detallándonos el día a día de Alejandro Murat y su esposa.

Pero de aquí a unos meses de pronto todo esto se acabó, salvo en muy contaditas ocasiones, y generalmente solamente cuando se trata de compromisos fuera del territorio oaxaqueño, se difunde información sobre las actividades del “Rorro” Alejandro Murat, en general pareciera que quienes mandaran en nuestro estado fueran los secretarios de gabinete, aunque más específicamente pareciera que sólo existe un funcionario importante en toda esta administración: el titular de la SEDESOH, Raúl Bolaños Cacho Cué; de manera muy discreta, casi imperceptible, pareciera que al día de hoy los demás funcionarios, e inclusive el mismo gobernador y su esposa, hubieran desaparecido del mapa, no tuvieran tanta relevancia dentro del Gobierno del Estado, o bien, no están cumpliendo con su encomienda y nada más andan nadando “de a muertito”.

Solamente puedo pensar en dos razones para esto, la primera, como comenté hace en ediciones pasadas, que alguien “de arriba” le dijo al “Nene Consentido” que ni se siguiera haciendo ilusiones con ir por “la grande” en el 2018, por lo que ya no tiene “ninguna gracia” cumplir sus funciones como gobernador, y debido a este mismo desinterés muchos otros funcionarios de su gabinete ha decidido imitarlo y dejar simplemente pasar el tiempo, en espera de concluir su periodo y retirarse con las bolsas llenas de dinero malhabido.

La segunda, que finalmente el “Tigrito” Alejandro Murat y su gente sacaron a “relucir el cobre” y nos están mostrando a los oaxaqueños su verdadero rostro, y lo que nos espera para el resto del sexenio; y es que, hay que reconocer, cuando GaPinocho Cué y sus 40 Ladrones entraron al Gobierno del Estado por lo menos hacían como que trabajaban, así como empezó el “Rorro” Alejandro Murat, así a Gabino Cué lo veíamos hasta en la sopa, de todo opinaba, en todos lados andaba, quería ser el ajonjolí de todos los moles; de hecho muchos consideran que no fue sino hasta el tercer año de “gobierno” que GaPinocho dejó de importarle transmitir cierta imagen a los oaxaqueños y se descaró cada vez más, pero estamos hablando de tres años, no tres meses que pareciera que fue el tiempo que le duró la “pasión” a Alejandro Murat y su gabinete.

Hay otros que aseguran que en realidad todo esto que pasa son órdenes “de arriba”, y que ahora la imagen que desde el Gobierno Federal se quiere inflar en Oaxaca no es la de Alejandro Murat, sino precisamente la de Raúl Bolaños Cacho, quien en algunas ocasiones se ha dedicado a “chulear” mucho a Peña Miento, y pareciera que el plan es que también se haga lo mismo a favor del responsable de la asistencia social en nuestro estado, ¿para qué? La verdad quién sabe, porque dudo que Raúl Bolaños Cacho vaya a ser un presidenciable, pero a lo mejor ya le están echando el ojo para algún otro cargo, quizá dentro del RIP o inclusive del Gobierno Federal, ya el tiempo lo dirá.

Lo que es un hecho es que, desafortunadamente, si las cosas siguen a como están ahora con el “Nene Consentido” creo que va a pasar lo que nadie, ni en sus sueños más “fumados”, se hubiera imaginado: que los oaxaqueños hasta vamos a extrañar a GaPinocho Cué y su camarilla, simple y sencillamente porque aquellos aunque sea para darnos “atolito” con el dedo tenían algo de gracia, pero en cambio el Muratcito ya ni “chiste” tiene, simplemente se apagó y ya, y de manera descarada estamos viendo que para esta región de la Costa, o por lo menos para Puerto Escondido, ya no hay atención.

Digo, basta con ver el pasado fin de semana, pues tanto aquí en Puerto Escondido como en Bahías de Huatulco se celebraron dos importantes competiciones deportivas, y creo que todos nos dimos cuenta de a cuál destino turístico le dio más importancia el Gobierno del Estado; una pista: no fue Puerto Escondido.

Y es que en Bahías de Huatulco se celebró el primer medio maratón Huatulco–Oaxaca, y para darle realce estuvieron allá funcionarios de la administración estatal quienes estuvieron muy al pendiente para la organización de este evento, prometiendo que harán todo lo posible para que Huatulco siga siendo sede de competiciones atléticas similares.

Mientras, aquí en Puerto Escondido se celebró la final nacional del torneo de Motocross MX 2017, y sin embargo, salvo una desangelada mención por parte de la oficina de Comunicación Social del Gobierno del Estado, luego de la conferencia de prensa días previos a este evento, pareciera que para nuestras autoridades estatales lo que se realizó en Puerto Escondido no tuviera relevancia alguna; quizá es en parte por la vergüenza de que, dicen por ahí las malas lenguas, el Gobierno del Estado simple y sencillamente “brilló por su ausencia” para apoyar a la realización de esta final nacional de motocross, y que lo que se hizo fue posible entre el municipio, que tuvo que sacarle algo de dinero al Gobierno del Estado casi casi con sacacorchos, y la iniciativa privada, eso explicaría quizá por qué ni siquiera vinieron a dar la cara funcionarios del gabinete estatal, porque no tenían nada de qué presumir.

Sin embargo, a como lo veo, lo que se hizo aquí en Puerto Escondido fue algo mucho más importante –y relevante– que el medio maratón de Huatulco, porque esto fue una FINAL NACIONAL, lo otro fue una competición deportiva más, que a lo mejor atrajo a muchos corredores y lo que sea, pero no pasa de haber sido una simple carrera, simplemente no hay punto de comparación.

Y aun así, seguimos viendo de manera descarada el favoritismo de las autoridades estatales hacía Huatulco, pues allá a los pocos minutos de que acabara este medio maratón ya estaban difundiéndose boletines de prensa oficiales con los resultados, mientras que en la final nacional de motocross en este Puerto no se dijo absolutamente nada, es como si aquí no se hubiera hecho algo este fin de semana, o peor aún, como si Puerto Escondido no fuera parte de Oaxaca y, la verdad, no sé ustedes, pero esto da coraje, tristeza e impotencia, creo que todos (incluido el “presi” Freddy Gil) nos tragamos el cuento chino de que este sexenio, o por lo menos estos dos primeros años de “gobierno”, finalmente a Puerto Escondido le iba a hacer “justicia la Revolución” y que en un esfuerzo conjunto el Gobierno del Estado de Alejandro Murat y el municipal de Freddy Gil Pineda iban a trabajar de la mano para sacar adelante a nuestro Puerto, pero con tristeza vemos que puro trinche sueño guajiro y hoy el “gober” ni siquiera es capaz de venir a dar la cara a Puerto Escondido, porque para él somos un cero a la izquierda.

¡Pero hay un Dios! Y van a ver que estas “bandejadas” las va a pagar muy caro el RIP en las elecciones federales del próximo año, ah porque entonces sí, los prisistas nos van a venir de nuevo a querer conquistar como “novia de rancho” prometiéndonos el sol, la luna y las estrellas, nada más que ahora sí muchos ciudadanos vamos a pagarles votando por ellos tanto como ellos nos han dado en obras, resultados y compromisos cumplidos, en pocas palabras, a los prisistas les vamos a dar el “bufet charro” (pura “riata”) porque eso es lo que ellos nos han dado a los porteños.

Por otro lado, esta semana nos enteramos de que allá en Pinotepa Nacional también se han puesto “pesadas” las cosas para el presidente Guillermo García Cajero, y para el ex “preciso” y hoy diputado local, Tomás Basaldú, quienes, durante la pasada contienda electoral, recorrieron juntos diversas comunidades de este municipio costero, comprometiéndose a traer toda clase de obras y apoyos en beneficio de la ciudadanía, siempre y cuando los favorecieran con el voto, claro está.

Como todos sabemos, la máxima de los políticos es esa frasecita que dice “prometer no empobrece”, y polacos de todos los partidos y colores la aplican a la perfección; todos aseguran que, al llegar al poder, traerán progreso y desarrollo a las comunidades, solo que la mayoría no tiene ninguna intención de cumplir, y los pocos que sí, acaban dándose cuenta de que realmente no podrán hacer mucho.

En fin, la cosa es que ahora el Palacio Municipal de Pinotepa fue tomado por supuestos integrantes de una “organización social” quienes EXIGEN que tanto el Presidente como el Diputado Local les den respuestas y ejecuten las obras que hacen falta en el municipio; por un lado, puedo creer que haya un clamor generalizado entre la ciudadanía, sin embargo, tampoco podemos descartar la posibilidad de que todo este movimiento esté siendo orquestado por los prisistas, de cara al proceso electoral del próximo año, porque sinceramente sabemos que así de asquerosa es la “polaca”, así que o bien puede ser un clamor real, ya que desgraciadamente esta administración en Pinotepa de plano no ha servido para nada, o bien, es un escándalo orquestado por los prisistas simplemente para que, el próximo, uno de ellos quiera levantarse como el “salvador” de Pinotepa, pero ya veremos en qué acaba este asunto.

Yo, por ahora, me despido, recordándoles que mi correo electrónico sigue a su disposición y la dirección es escualo@escondido-dd.com ¡abur!.