Cuando el “Innombrable” propuso el Tratado de Libre Comercio, la oposición, pero de manera especial la izquierda mexicana, representada entonces por el “Cuatemochas” Cárdenas Solórzano, se opuso rotundamente, asegurando que este tratado iba a afectar a nuestro país, y de manera especial a las clases más humildes.

Hoy, a 25 años de que fuera firmado y ante la amenaza de Donald “Trompas” de querer “renegociar” el TLC –dejando a México fuera de éste– la izquierda mexicana hoy exige al gobierno federal que no permita este abuso, y que procure –a como dé lugar– que México siga dentro del Tratado de Libre Comercio pues, de lo contrario, esta situación afectaría a nuestro país, y de manera especial a las clases más humildes.

Y no fue una “rebuznancia” de mi parte que pusiera dos veces el mismo final, sino que con esto quiero dejar en claro que la izquierda “recicla” sus argumentos una y otra vez simplemente porque no saben otra cantaleta; y bueno, muchos se preguntarán, ¿a dónde quiero llegar con esto? A que, en 1992, cuando se firmó el TLC, los izquierdosos (que todavía eran un poquito más pensantes que los chairos de hoy en día) decían que aquello iba a ser la mayor desgracia que le iba a ocurrir a nuestro país y hoy, cuando Trump anda de hocicón diciendo que él va a sacar a México del TLC, la misma izquierda EXIGE que México NO SALGA del TLC, y que se haga lo que se tenga que hacer para garantizarlo.

Lo que no quieren decir los chairos, aunque lo insinúan, es que lo que en su momento se dijo del TLC resultó ser mentira, no sólo no afectó a los más pobres, les trajo muchos beneficios que, precisamente, hoy no quieren perder, y con justa razón pues, aunque existen ciertas excepciones, la verdad es que tanto los ciudadanos comunes y corrientes como los productores nos hemos visto beneficiados.

Nosotros los ciudadanos “de a pie” porque hoy en día podemos encontrar tiendas llenas, con una gran variedad de productos en diferentes rangos de precios, que se ajustan a cada bolsillo, ya no son aquellas épocas del proteccionismo gubernamental en donde había una o, si bien nos iba, dos marcas nacionales compitiendo entre sí, aunque generalmente casi siempre al mismo precio, así que nada más era cuestión de irse por Chana o por Juana, porque al final era la misma burra, pero revolcada.

Esto ha servido además para abaratar muchísimo el costo de casi cualquier producto comercial, pues al haber mayor competencia las marcas tienen que competir tanto en precio como en calidad, lo que significa doble beneficio para el consumidor; pero también ha servido para beneficiar a los productores mexicanos, quienes ahora tienen un gran mercado al cual pueden exportar sobre todo sus materias primas.

Obviamente, señalan los expertos, México no ha cumplido a cabalidad con TODO lo que le corresponde dentro del TLC, y esa ha sido una de las excusas de las que se trata de colgar Trump para dejarnos fuera de este convenio comercial; y es que, para empezar, el intercambio comercial no sólo iba a ser de materias primas, también de productos procesados, sin embargo salvo algunas zonas industrializadas del país, como la región del Bajío y el norte del país, el procesamiento de materias primas es casi nulo, no vamos muy lejos, tenemos el caso de Oaxaca que tiene una gran riqueza de recursos naturales, pero que solamente se explotan “en bruto”, porque no tenemos la capacidad de procesarlos a gran escala –y por tanto poder comercializarlos de una mejor manera o a un precio más competitivo– y así, las principales exportaciones de la zona sureste del país son de materias primas como frutas, verduras y carnes sin procesar, que en realidad tienen poco valor comercial y no dejan buenas ganancias.

Obviamente a muchos comerciantes gringos les conviene comprar así a precios casi de miseria las materias primas mexicanas, aunque esto es lo que más “municiones” le ha dado a Trump para su discurso xenofóbico, pues los productores gringos obviamente no pueden competir con los precios de los insumos mexicanos, los cuales son adquiridos en grandes volúmenes por los empresarios estadounidenses para procesarlos, envasarlos y etiquetarlos en Estados Unidos para de ahí venderlos no en su mismo país, pues saben que estos productos no cumplen con los estándares de calidad que ellos mismos requieren, pero sí pueden venderlos en otros países (principalmente México) en donde, aun con todo, se siguen vendiendo más caros por ser de importación, así que, al final, muchas veces los mexicanos pagamos hasta 10 veces por un artículo importado de lo que realmente costó elaborarse, y obviamente muchísimo más de lo que se le pagó al productor mexicano que puso la materia prima.

Aquí es donde trata de meterse el “Trompas”, pues hasta cierto punto los productores gringos consideran una competencia “desleal” que a los mexicanos se les pueda pagar tan poquito en comparación a lo que se les paga a ellos; de ahí que muchos quieran que México quede fuera del TLC, o por lo menos poner ciertas medidas para obligar a que los insumos mexicanos cuesten casi tanto –o mejor un poquito más– que los productos gringos, para desalentar el comercio con nuestro país y aumentar el consumo interno en Estados Unidos.

Pero esto es justamente lo que le vendría a dar al traste a nuestro país, pues los productores mexicanos tampoco se han preocupado mucho en diversificar su gama de productos, la gran mayoría simplemente sigue ofreciendo la misma materia prima sin procesar y, de llegar a materializarse los cambios que propone Trump al TLC, los más afectados serían nuestros connacionales, tal y como pasó en su momento al principio de esta nueva administración en Gringolandia, cuando varias toneladas de tomate mexicano no pudieron entrar a Estados Unidos y se tuvieron que vender casi casi al costo, o a veces inclusive con pérdidas, con tal de que no se echara a perder toda la mercancía.

El otro aspecto que ha sido causa de mucha controversia dentro del TLC es el de las fábricas extranjeras en nuestro país; en este sentido el “Trompetas” ha sido bastante claro, pues él se opone rotundamente a que empresas gringas instalen fábricas o maquiladoras en nuestro país, donde se les paga a sus trabajadores apenas un porcentaje de lo que se le paga a un trabajador estadounidense, aunque esto obviamente les beneficia a los mismos gringos pues así pueden producir artículos a menor precio, y venderlos también más baratos, aunque a costa de dejar a muchos de sus connacionales sin empleos; la “solución” que proponen muchos es simplemente imponer sanciones o multas (como hizo Trump al principio de su administración) a aquellas empresas estadounidenses que instalen u operen fábricas en México, aunque obviamente ya vimos cuánto caso le hicieron la mayoría de empresas al “Trompas”, así que se dice que Estados Unidos ahora quiere “convencer” a los políticos mexicanos de que aprueben una ley que obligue a las empresas estadounidenses en nuestro país a pagarles a sus trabajadores salarios similares a los que se le pagaría a un obrero estadounidense, obviamente no por “buena onda” sino simplemente para que estas fábricas ya no tengan ningún incentivo para invertir en México y, según Trump, así no tendrían más remedio que volver a trabajar en Estados Unidos.

El problema es que la mayoría duda de que algo así vaya a suceder, lo más probable es que las empresas estadounidenses busquen otros países a donde se puedan trasladar y seguir pagando sueldos miserables para mantener sus altos márgenes de ganancia; tenemos el claro ejemplo de empresas de electrónicos que tienen sus fábricas en China y Taiwán, entre otros países asiáticos, y si no fuera ahí, seguramente en otros países tercemundistas encontrarían estas empresas a personas dispuestas a trabajar por una fracción de dinero de lo que cobraría un obrero gringo, pero ahora con el problema agregado de que México se quedaría sin millones de fuentes de empleo que actualmente se tienen de manera directa e indirecta gracias a la maquila estadounidense en territorio mexicano.

Pero bien dicen que a río revuelto, ganancia de pescadores, y mientras Trump, con sus medidas populistas busca los aplausos rápidos de un sector en Estados Unidos buscando impedir el libre comercio con México, el primer ministro canadiense Justin Trudeau quiere lo contrario, fomentar las relaciones comerciales entre México y Canadá aunque el Trudeau tampoco es tonto, sabe perfectamente que permitirlo en las condiciones en que está ahorita el TLC le causaría muchísimos problemas, pero definitivamente el primer ministro de Canadá tiene mucha más “labia” y tablas políticas que Donald “Trompas”, pues ya en meses pasados Justin Trudeau ha insinuado que su país está dispuesto a defender que México siga en el TLC, aunque en su más reciente visita a nuestro país dijo lo mismo que Trump, que se necesita de “salarios más competitivos” y una “mejor situación laboral”, y pues aunque en el fondo es verdad lo que dice, lo que NO dicen estos políticos es que ellos no lo hacen por “buena onda” o porque se preocupen tanto por México, sino simplemente porque quieren seguir beneficiándose de una buena relación comercial con México pero más equilibrada, es decir, que entre tanto dinero como sale, y como ha tenido más “encanto” para decir estas cosas, pues lo pinta como si fuera solamente para beneficiarnos a nosotros, no es de sorprender que muchos mexicanos se vayan de boca pensando que Justin Trudeau es la octava maravilla del mundo, cuando solamente es un político de visión más moderna, pero igual de cuidadoso que cualquiera.

Pasando a temas nacionales, sigue el resquebrajamiento al interior del PAN, la verdad es que se veía venir que la salida de Margarita Zavala y Felinillo Calderón iba a dejar muchísimas opiniones encontradas; hubo panuchos que aplaudieron esta decisión, y hasta se sumaron a la queja contra Ricardo Anaya, exigiéndole un proceso democrático para la elección de candidatos del blanquiazul, pero también hubo otros panuchos que se mostraron en contra de la decisión tomada por la ex pareja presidencial; inclusive hubo uno de ellos, el diputado Ernesto Ruffo Appel, quien se dijo a favor de esta decisión, pero no por buenas razones, sino que este legislador (quien será “famoso” dentro del PAN como el primer gobernador de oposición que hubo en el México moderno) dijo que la salida de gente como Margarita Zavala y Felipe Calderón era un alivio, comparándolo a cuando uno tiene un absceso y finalmente empieza a salir la pus, en clara alusión a los “traidores” de la familia Calderón Zavala.

Sin embargo, en general, puede decirse que la reacción de muchos no fue la que esperaban el Calderas y su “ñora”, ya que mientras ellos esperaban un éxodo masivo de panuchos siguiéndolos para formar la candidatura “independiente” de Margarita Zavala, la realidad es que la mayoría de panejos, aunque están inconformes con la situación que se vive dentro de su partido, no quieren dejarlo, a lo mejor porque en el fondo todavía guardan la esperanza de recibir algún “huesito” como premio de consolación.

Como comentaba la semana pasada, basta con darnos cuenta quién sí “celebró” esta decisión para darnos cuenta del tremendo error que fue, pues como decía entonces, si MALO es quien “apoya” lo que estás haciendo o diciendo es porque verdaderamente estás más perdido que un pingüino en el desierto.

Pero dentro del PAN aunque hubo algunos comentarios, como el de Ernesto Ruffo Appel, la verdad es que no fue el “parteaguas” que esperaba el “Copete de Hueso”, y quizá por eso es que esta semana surgió un grupo de “connotados” panuchos quienes, bajo el mote de “los Rebeldes del PAN” han querido empezar un golpeteo al interior de este instituto político, señalando directamente a Ricardo Anaya de estar “destruyendo al partido” por promover su propia imagen, y aunque sinceramente esto es una gran verdad, no puedo evitar ponerme “sospechosista” al ver entre estos “Rebeldes del PAN” a tres ex funcionarios de la administración de Felinillo Calderón: Roberto Gil Zuarth, quien fuera secretario particular del Calderas; Javier Lozano, Secretario de Trabajo en la administración de Calderón y Ernesto Cordero, Secretario de Hacienda y también el “elegido” de Felinillo Calderón para ser SU candidato en el 2012, aunque al final no se le hizo, además en este equipo dos conocidos legisladores del PAN que también en su momento trabajaron de la mano con el Calderas cuando éste fue también legislador federal.

Digo, más claro ni el agua, a leguas se nota quién es el que está detrás de este movimiento que, repito, no es que carezca de legitimidad pues, como apunté la semana pasada, es innegable que Ricardo cAnaya a pulso se ha ganado el mote del “AMLO de derecha” pues está igualito que el tabasqueño, queriendo imponerse sí o sí como el único candidato “viable” dentro del PAN.

Sin embargo, lo que digo es que tan malo el pinto como el colorado, pues estos panuchos que hoy quieren “reformar” al PAN desde adentro no lo están haciendo por estar verdaderamente “preocupados” por su partido ni nada así, sino que simplemente están obedeciendo órdenes de un enano envidioso y rencoroso –literalmente– quien en su momento hizo muchas de las cosas que hoy le critica a Ricardo Anaya, y que solamente se las critica porque ahora sí no le benefician a él ni a su señora.

Como dije en la edición pasada, esta situación dentro del PAN ha beneficiado sobre todo al RIP y a Morena; esta semana los prisistas pudieron volver a respirar tranquilos, y siguen llevándosela “relax” mientras las cosas, por su propio peso, empiezan a caer en su lugar y en beneficio del tricolor; por ejemplo, ante la postura tan egoísta de Ricardo Anaya, se ve muy poco probable que se vaya a proponer como candidato del famoso “Frente Ciudadano por México” (FCM) a alguien de fuera de los partidos “coaligados”, lo que automáticamente podría dejar fuera a uno de los políticos que, a decir de los expertos, es el único con las suficientes tablas políticas, inteligencia y experiencia para ser la opción más sensata para el 2018: José Antonio Meade.

Y esta situación ha servido para que el RIP volviera a hacerle “ojitos” a Meade, a ver si ahora sí les da el “sí” y acepta ser su “candidato ciudadano” para la carrera presidencial del próximo año.

Es innegable que Meade sabe que tiene buenas posibilidades, sabe que está bien “cotizado” y por eso se hace del rogar, y sobre todo se nota a leguas que la izquierda también lo sabe y por eso, desde ahorita, están buscando desacreditar a José Antonio Meade, pero a base de mentiras y engaños, nada raro entre los chairos.

Sin embargo, esto demuestra precisamente que les causa pavor a los izquierdosos que Meade pueda ser el candidato del RIP, pues además ha demostrado ser un excelente orador, y que tiene la capacidad para resistir las injurias y denostaciones tan propias de la izquierda, volteándoles el “chirrión por el palito” sin caer en provocaciones ni insultos, a diferencia de otros políticos que simplemente pierden la cabeza y se ponen al “tú por tú” sin ganar nada y perderlo todo.

Pero parece ser que, de buenas a primeras, hay un nuevo dolor de cabeza para MALO, ahora de la mano de “Marichuy” la candidata “zapatista” quien esta semana empezó su recorrido para buscar la Presidencia de la República; lo curioso es que los chairos ahora sí están viendo al EZLN como lo que siempre ha sido: un movimiento financiado por el RIP para dividir a la izquierda, como en su momento lo fue el PT y –dicen las malas lenguas– también lo fue y sigue siendo MALO.

Pero más curioso aún es que, de un plumazo, la Marichuy ha fijado su postura respecto a varios temas “escabrosos” para los políticos mexicanos y ha demostrado ser más de izquierda que aquel a quien los chairos consideran como el “líder moral” de izquierda, López Hablador.

Esto es algo que algunos miembros de la izquierda más recalcitrante se habían venido dando cuenta, pues de manera velada muchos han estado señalando que López Orador se ha “entibiado” y tomado una postura menos radical y más acorde a las políticas “neoliberales” (palabrita “mamila” que se sacan los chairos para hablar de todo aquello que no entienden ni les gusta) que a los verdaderos “intereses” de la izquierda; ahora, con el anuncio de que Marichuy será candidata a la Presidencia, han empezado a dividirse las opiniones, algunos chairos se le han ido con todo a la representante del EZLN, como siempre lanzando mensajes cargados de odio y resentimiento, sumamente misóginos y racistas, tanto así que la dirigencia nacional de MORENA tuvo que entrar para “amarrar” a sus chairos, pues de haber seguido los ataques y agresiones se podrían haber fincado responsabilidades contra el partido de MALO.

Sin embargo, como decía, Marichuy ha dejado clara su postura en muchos aspectos, por ejemplo, ella se ha declarado abiertamente anticapitalista, algo que MALO siempre ha evitado en decir; la representante zapatista también es feminista y apoya los derechos de la comunidad gay, cosa que ni de chiste es o ha sido jamás MALO, de hecho en no pocas ocasiones ha hecho comentarios misóginos contra sus adversarias políticas y en cuanto a los gays, siempre ha dicho que hay temas “más importantes” para el país; Marichuy se opone a las mineras canadienses, mientras que MALO ha señalado que pueden ser una buena opción para atraer capital extranjero a México para fomentar la economía; la zapatista también se opone rotundamente a las reformas estructurales del Gavioto, y aunque al principio MALO dijo también estar en contra, ya en los últimos meses le ha bajado a su discurso y ha dicho que solamente necesitan “corregirse” un poco para que sean viables, y por ejemplo en el tema del petróleo ha cambiado radicalmente su discurso, pues aunque antes decía que el petróleo “nos pertenece”, ahora ha dicho que la renacionalización de la industria petrolera en México es imposible, y que es mejor colaborar con los inversionistas extranjeros para sacarle el máximo provecho al petróleo mexicano.

En fin, estas posturas, además del hecho de que MALO la ha hecho de pepenador, recogiendo los desperdicios de los demás partidos, incluidos los de la “Mafia del Poder”, han valido para que el Peje vaya perdiendo legitimidad como “líder” de la izquierda entre varios sectores, quienes ahora ven en Marichuy una mejor opción, aunque solo sea por el simple hecho de ser mujer y ser indígena, así que ahora sí al Peje parece que le van a ganar hasta en su propio juego de ser candidato “de izquierda”, aunque ya veremos en qué acaba esto.

Pasando a temas locales, de verdad que de risa loca están los “ardillitas” periogánsteres quienes simplemente ya no saben cómo hacerle para estarle echando a la actual administración de San Pedro Mixtepec, luego de que Freddy Gil decidiera dejar de pagarles a varios de estos “prestigiosos” medios de “comunicación” y “periodistas” de la región, quienes ahora hasta lo que no comen les hace daño, simplemente por querer tener de qué quejarse contra Freddy Gil.

Y es que, por ejemplo, esta semana que ya se confirmó que sí habrá un concierto un concierto de inauguración para las Fiestas de Noviembre 2017, en donde se estará presentando el reguetonero Wisin, estos eternos inconformes tenían que salir con su mala leche a querer aguarles la fiesta a todos.

Algunos salieron con que esa clase de “música basura” es la que busca promover el cabildo de San Pedro (aunque se supone que es el Gobierno del Estado el que se encarga de la contratación de los “artistas” invitados), curioso porque estoy seguro que estas personas tan “cultas” no escuchan música clásica ni nada por el estilo, pero si les trajeran música de banda o norteña estarían en primera fila; al final, el gusto se rompe en géneros, hay a quienes les gusta esa clase de música, hay a quienes no, nadie está obligado a ir si no quiere a este concierto, pero los que sí pues va a servir para atraer turismo y, si mal no recuerdo, ese es el objetivo primordial dentro de las Fiestas de Noviembre.

Luego, en una conocida página de Facebook que antes había alcanzado cierta fama por pasar reportes en vivo y ahora solamente se la pasan criticando y subiendo toda clase de chismes, porque se ve que ya no tiene “lana” para hacer sus transmisiones en vivo, se preguntan por qué se va a traer a un artista como Wisin cuando –según estos “mercachifles de la información”– lo que urge es acondicionar la Avenida Oaxaca.

Digo, no sé si son o nada más se hacen, una cosa no tiene nada que ver con la otra; en este espacio ya había yo comentado que hasta no ver la obra completada, no creeré que se va a ejecutar, pero de ahí a querer confundir la gimnasia con la magnesia hay un mar de diferencia, ¿acaso por hacer un concierto ya no habrá dinero para la Avenida Oaxaca? Hombre, pues si a esas vamos ¡de una vez que se cancelen TODAS las Fiestas de Noviembre y se aplique todo ese dinero para rehabilitar ya mismo la Avenida Oaxaca! Así de ridículos se escuchan, digo, al final si el Gobierno del Estado ya anunció una fecha “tentativa” para empezar a realizar estos trabajos, siquiera hay que esperarnos a que llegue ese día para empezar a “xoder” si no se cumple, de plano, siquiera tantito disimularan su “hambre” estos “comunicadore$$$” pero pues simplemente se ve que no, y pues así seguirán fastidiando para echarle la culpa a Freddy Gil hasta porque no les salió un tazo en su bolsa de Sabritas, a ver si no al rato también le echan la culpa al “preciso” porque su “ñora” quedó “enBarcelona”.

Pero bueno, ya por ahora mejor aquí le paro, antes de que a alguno por ahí se le antoje echarse un cevichito de escualo, que la “Netflix” no se los recomiendo porque les van a dar unas agruras marca diablo; mejor por ahora me despido, recordándoles que mi correo electrónico sigue siendo escualo@escondido-dd.com ¡“gur-bai”!