Entre Escualos

Siempre he reconocido que MALO es muy bueno para tirar “choro”, siempre y cuando tenga con quien aventarse “un round”, por ejemplo, todos recordamos aquél famoso “¡Cállate, chachalaca!” que le dedicó al presiChente Fox; inclusive a MALO le funciona hacerse la víctima cuando alguien dice algo directamente sobre él o en alusión a él, pero el punto es que López Hablador necesita algún “rival” para poder lucir su “labia”.

Porque cuando MALO se lanza “solito” y empieza a hablar por su cuenta, especialmente cuando se trata de sus propuestas, generalmente acaba yéndose de boca y metiendo las patas, metiéndose él mismo traspiés para su campaña; todos recordamos por ejemplo cómo el Peje una vez dijo en uno de sus spots de televisión que “no se necesita mucha ciencia” para extraer el petróleo, que es simplemente cavar un pozo muy profundo y extraer el crudo de la tierra. Lo peor no son las barbaridades que dice el Peje, que al final de cuentas son como el “sello de casa”, sino que los chairos defiendan a capa y espada lo que MALO dijo, simple y sencillamente porque él lo dijo.

En días pasados el Peje habló de una propuesta que, así por encimita, puede parecer hasta “sensata” y necesaria para el país, pero que analizándola a profundidad, y sobre todo comparando los resultados con situaciones similares que han ocurrido anteriormente, vemos que es una burrada más.

Y es que –según dijo MALO– está analizando la posibilidad de ofrecer una “amnistía” a los líderes del narco, como también ha estado prometiendo “perdonar” a los políticos de la “Mafia del Poder”; la razón que expone el Peje es que con esto se busca un cese a la violencia que ahoga al país y, como decía hace unos momentos, esto así de pasadita parece una idea muy sensata y –hasta cierto punto– necesaria para el país; sin embargo, analizando más a profundidad la propuesta, y sobre todo comparándola con lo que la historia nos enseña, vemos que no sólo no va a servir de nada, sino que puede acabar generando todavía más problemas de los que soluciona.

Al principio los chairos intentaron defender a MALO señalando que él no dijo eso, que los medios le habían puesto “palabras en su boca” o que habían sacado de contexto sus declaraciones; hubo otros que dijeron que el video donde se puede ver al mismo MALO diciendo estas palabras había sido modificado utilizando tecnología de punta para que una computadora pudiera simular la voz de López Obrador y hacer que el programa dijera lo que a la Mafia del Poder convenía para “afectar” a MALO.

Pero conforme el mismo López Hablador siguió mencionando esta propuesta en sus diferentes mítines (que por cierto, deberían ser considerados como actos anticipados de campaña) los chairos no han tenido de otra que hacer de tripas corazón y reconocer que efectivamente él dijo esto de la “amnistía” al narco, pero ahora los chairos han estado diciendo que la cuestión es que todos hemos entendido mal lo que el Peje dijo, pues lo que propone no es un perdón a los criminales, sino un proceso en el que se puedan parar los enfrentamientos violentos, llegar a un pacto “de caballeros” entre los líderes del narco y el gobierno para que los primeros puedan ser juzgados con condenas reducidas por su “cooperación” y así todos queden contentos.

Los chairos han estado hablando de supuestos ejemplos en donde esta estrategia se ha aplicado con gran éxito, como el caso de Colombia en donde hubo un acuerdo de paz entre el gobierno de aquel país sudamericano y las famosas FARC, o el acuerdo entre el gobierno español y los “etarras”, entre muchos otros casos más en donde el gobierno logra acuerdos con grupos PARAMILITARES o revolucionarios, es decir, los que luchan movidos por una ideología política o social.

Estas “historias de éxito” (entrecomillado porque la verdad es que también muchos han puesto en tela de juicio los verdaderos resultados de estos acuerdos) no tienen que ver con lo que propone MALO de convencer a los líderes de ORGANIZACIONES CRIMINALES a dejar un negocio sumamente lucrativo para ir a parar a la cárcel y dejar de darse la gran vida a la que están acostumbrados.

Sí existen casos en donde el gobierno y los cárteles han buscado un diálogo, pero “convenientemente” los chairos se han olvidado de mencionarlos, quizá porque la historia nos demuestra que estos acuerdos NUNCA FUNCIONARON y, al final, causaron mayores problemas para todos; basta con darle una buena repasadita a la historia moderna de Colombia, específicamente a los “acuerdos” alcanzados entre el gobierno y los Cárteles de Medellín (que encabezó el famoso Pablo Escobar) y de Cali para ver a lo que me refiero.

En el mejor de los casos, y solamente por un tiempo, estos acuerdos sirvieron para que los líderes de estos grupos criminales renunciaran –de manera voluntaria– a algunas de sus plazas o actividades menos lucrativas, pero dando toda la apariencia de haber renunciado a todas ellas, y mientras los líderes están en la cárcel, sus “achichincles” mantienen las actividades más lucrativas funcionando, muchas veces bajo las narices del gobierno, sino es que inclusive con la venia y apoyo de éste, y los cabecillas mientras se dan la gran vida dentro de cárcel, gozando de los mismos privilegios y lujos que tenían afuera, sino es que todavía muchos más pues los mismos guardias de la cárcel acaban trabajando para ellos.

Pero esto solamente es por un tiempo, ya que si vemos la historia, sobre todo de Pablo Escobar, la “amnistía” acabó rompiéndose y el primer gran capo de la droga comenzó una serie de acciones violentas que cobraron la vida de miles o inclusive millones de inocentes, mientras el gobierno no sabía ya qué hacer.

Eso es lo que MALO anda proponiendo, y lo que los chairos todavía tratan de justificar y presentar como “la gran solución” al problema de la inseguridad en el país; y cuando se les presentan estos argumentos, los izquierdosos todavía salen con su “argumento” de que “seguramente la actual estrategia de seguridad ha dado buenos resultados”, y eso obviamente todos sabemos que no es verdad, pero como siempre la chairiza todo lo ve en blanco y negro y cree que simplemente por estar en contra de la propuesta de su “AMLOroso” líder quiere decir automáticamente que estamos a favor de mantener el statu quo y respaldamos las acciones emprendidas por los gobiernos federales en los últimos dos sexenios, cuando la verdad es que no.

Lo he dicho en otras ocasiones y lo sostengo, hay muchísimas otras estrategias que se pueden usar y que se encuentran en un punto intermedio entre una guerra sin sentido ni estrategia y un proceso de amnistía que –encima de todo– sería una burla a las víctimas del crimen organizado y sus familias; desde que el Calderas comenzó su “guerrita” estúpida yo señalé que la lucha que comenzaba el Gobierno Federal contra el crimen organizado iba a fracasar si solamente consistía en soltar balazos a lo “conejo” y no se acompañaba de una estrategia para “ahorcar” financieramente a los cárteles, pegándoles donde más les duele.

Como parte de esta estrategia, se tendría que entrar a debatir uno de los temas más polémicos para todos: la legalización de las drogas, que para algunos puede parecer una propuesta para que todos andemos bien “chachalacos” pero, en realidad, la idea es que al legalizar las drogas se le estaría quitando el control a los narcos, quienes hoy perciben grandes sumas de dinero por la venta de enervantes.

Obviamente parte de la polémica en torno a esta propuesta es determinar cuáles drogas sí y cuáles no se deberían legalizar; hay algunos que dicen que, de una vez, se deberían legalizar todas y que cada quien “se mate solo”, otros piensan que se deben legislar las “drogas suaves” como la marihuana y algunos otros alucinógenos de origen “natural” como los hongos y demás, pero seguir manteniendo la prohibición de las drogas más fuertes o que causan dependencia física, como la cocaína, cristal, etcétera; hay todavía otros que opinan que se deben legalizar las drogas de mayor consumo (y que son las que más ingresos les generan a los narcos) como la “coca” y similares, pero dejando fuera aquellas que pueden afectar al organismo o la mente de las personas.

Sinceramente es un tema muy complicado, pero tarde o temprano es evidente que los legisladores mexicanos van a tener que agarrar “el toro por los cuernos” y comenzar un debate serio; muchos dirán que legalizar las drogas sería casi casi obligar a la ciudadanía a empezar a “tronársela”, pero no es así; lo vemos con el caso del alcohol y el tabaco, que son estupefacientes legales, si bien hay quienes abusan de ellos y ponen en riesgo su vida y la de otros, son casos excepcionales; en general, a quien no le gusta el licor o el cigarro simplemente no los prueba o los consume con regularidad, aunque a cada rato esté viendo estos productos en prácticamente cualquier tienda, por lo que no veo yo cómo legalizar las drogas podría implicar directamente que alguien va a entrarle a éstas sólo porque son legales, si acaso habrá muchos que las probarán porque ya traían ese “gusanito” de hacerlo cuando todavía eran ilegales, pero bueno, como digo, es un tema muy complejo y que definitivamente tiene muchísimas aristas, pero si de verdad queremos darle un duro golpe al narco, éste es un paso natural y lógico para ello.

Volviendo al tema de la “propuesta” de MALO, es evidente que el Peje solamente dice lo que sabe que la gente quiere escuchar; estaba yo viendo a través de las redes sociales un video de MALO durante un debate presidencial, creo que de su primera campaña en el 2006, en donde el tabasqueño hablaba de su estrategia de seguridad pública, la cual resumió en una frase: “darle más facultades al ejército para combatir al crimen organizado”, que es básicamente la estrategia que ahora busca el Gobierno Federal con la llamada Ley de Seguridad Interior, y que es una estrategia bastante sensata, pero obvio, MALO tiene que llevarle la contra a todos, inclusive a él mismo, nada más para jugar al eterno inconforme.

Siguiendo con el tema de López Orador, esta semana MALO visitó nuestro bello estado y aunque sigue teniendo poder de convocatoria, ya no es ni una sombra de lo que fue alguna vez, que cientos o miles de personas iban a donde él estaba.

Esto en buena parte se debe a que el Peje, en su afán por ser el que parte y reparte dentro de SU movimiento, ha caído en aquello mismo que tanto les ha criticado a los de la Mafia del Poder: el nepotismo en su estado más puro.

Y es que, por lo menos, cuando MALO era sólo un militante más dentro del PeRDeré tenía la excusa de que él apoyaba a los candidatos que el partido determinara, fueran buenos o malos, y la gente sabía que él tenía –hasta cierto punto– la obligación de “respaldarlos” aunque no fueran lo mejor.

Pero ahora que el Peje es el líder de su movimiento, todos sabemos que él tiene voz para decidir quién sí y quién no va, y aunque algunos de sus militantes acusan a los líderes estatales o municipales de “traicionar” a MALO y a su movimiento, al final todos sabemos que es el mismo López Hablador el que les da el “Vo.Bo.” a todos esos impresentables a los que la gente no quiere, pero que López Orador quiere imponer por la fuerza.

Tal es el caso aquí en la región de la Costa donde militantes y líderes de Morena en Huatulco han externado una y otra vez su rechazo a la imposición de Carlos Lavariega como líder en este municipio costero y –según las malas lenguas– candidato a la Presidencia Municipal por Morena.

En su momento señalé que los militantes de Morena en Huatulco no han sido tontos, y han acusado a Salomón Jara de ser quien busca “imponer” a este nefasto personaje, “traicionando” así a Morena y al Peje, pero en esta gira de MALO por la Costa quedó más que comprobado quién es realmente el que está detrás de esta imposición, y como pista les diré que está muy por encima de Salomón Jara.

Y es que en el mitin (que según MALO y su gente NO es un mitin) en aquel municipio costero, en primer lugar se nota a leguas que López Orador aprendió la lección después del escándalo que le armaron los huatulqueños cuando quiso imponer a Lorenzo Lavariega, tanto así que el mismo Lencho tuvo que renunciar a sus aspiraciones (más bien lo “renunciaron”); en esta ocasión se dice que el mismo MALO le dio órdenes a Carlos Lavariega que NO se subiera al templete, precisamente para evitar otro espectáculo como el de hace algunos años.

Pero aun así, los inconformes con este nombramiento se intentaron manifestar, y ahí es donde MALO sacó a relucir “regacho” el cobre porque calló a los inconformes, diciéndoles que todos estaban ahí porque “querían sacar adelante al país” y, por tanto, no había lugar para “politiquerías”, rematándolos al decirles que nadie estaba ahí para buscar un cargo y que si alguno estaba ahí porque quiere un puesto “hay muchos en el mercado”.

Obviamente muchos de los asistentes aplaudieron el “chascarrillo” sin darse cuenta que, en realidad, lo que MALO está diciendo es que, en Morena, nada más sus chicharrones truenan, que lo que él diga es ley y que quien no esté conforme mejor que agarre sus cositas y se vaya.

Pero lo peor es que el mismo MALO se contradice, pues dice que en Morena “no hay lugar para politiquerías” ni nadie anda buscando un cargo; vooooy, esa no se la cree ni su abuelita, ¡si esa es la historia resumida de MALO! Se salió del RIP porque no le dieron el cargo que esperaba, de ahí se fue al PeRDeré en donde quiso hacer politiquerías y tratar de controlar él solo el partido, cuando no lo dejaron usó a otros partidos “menudencia” de izquierda para apoyarlos descaradamente, afectando la imagen del mismo PeRDeré; en el 2012, luego de ver frustradas nuevamente sus aspiraciones, López Hablador volvió a hacer politiquería y trató de darles un “madruguete” a los pedorristas, pero como no salió el tiro como esperaba, mejor se fue y decidió fundar su propio partido, en donde él sea el único que haga y deshaga a su antojo.

Ahora que no salga el Peje con que Morena no es para politiquerías, si él mismo lo fundó por capricho; además, les aseguro que si las cosas fueran diferentes y en Morena de manera de verdad democrática se eligiera a OTRO candidato a la Presidencia de la República, les garantizo que en menos de lo que canta un gallo ya estaría este mismo señor armando todo un arguende para EXIGIR que le den a él la candidatura, así que no mameyes en tiempos de aguacates.

Al final, quedó más que demostrado que MALO ya dijo que Carlos Lavariega va porque va y así su misma gente patalee, berree o haga el escándalo que quiera, se va a hacer única y exclusivamente lo que MALO dijo y nada más.

Esto es lo que, para muchos, ha dañado tanto la imagen de Morena y del mismo López Hablador, pues anda poniendo solamente a puros “cachirules”, en su mayoría infiltrados del RIP y demás partidos de la “Mafia del Poder” que, como traen mucha lana de por medio, logran comprar su candidatura y, entonces sí, todo está bien ante los ojos de san López Hablador, sin darse cuenta (o dándose cuenta perfectamente) que estos “reciclados” son puro cartucho quemado y que nadie en sus cinco sentidos votaría por ellos, excepto los chairos más fanatizados.

No vayamos muy lejos, aquí en el municipio de San Peter, durante la gira de MALO, anduvo muy pegado Gabriel Cerón quien, como lo comenté en su momento, ya se había “destapado” ahora como político de izquierda, y les dije entonces que seguramente muy pronto veríamos al “Gabo” ya fuera como suspirante del PeRDeré o de Morena a la Presidencia Municipal de San Pedro Mixtepec.

Personalmente les juro que yo pensé que el “Gabo” buscaría la candidatura con los pedorristas, ya que al final de cuentas hasta podría dar el “gatazo” diciendo que como fue candidato de la “cualición” en la pasada elección, que podría buscar “repetir” olvidándose que no fueron los pedorristas, sino los panuchos, los que le dieron la entrada, pero vamos, siquiera de alguna forma aquello podría haberse explicado.

Pero que ahora, de la noche a la mañana, nos salga Gabriel Cerón con que él es un “fiel militante” de Morena y claro simpatizante de López Hablador, esa no se lo cree ni él; lo peor es que con esto el “Gabo” confirma que lo que lo mueve únicamente es el “hambre” por el poder (y sobre todo la lana) y que no es una cuestión de principios ni “amor a su municipio” como tanto lo ha dicho, pues finalmente aunque no sea como Presidente, en esta administración ha tenido una muy buena oportunidad por hacer algo verdaderamente bueno, ¿y cuáles son sus resultados? En realidad muy pocos, y aquellos que tiene fueron más para beneficiarse él mismo y su familia política que por beneficiar a los ciudadanos de San Pedro Mixtepec.

A pesar de todo, lo más seguro es que al final sea el “Gabo” el que quede como candidato de Morena en San Pedro Mixtepec, no porque sea el candidato idóneo, sino simple y sencillamente porque se nota a leguas que ya compró (y muy bien comprada) su candidatura, pero de ahí a que gane hay un mar de diferencia, y casi casi les puedo garantizar que ni los mismos simpatizantes y militantes de Morena van a querer votar por un prisista arrepentido (Gabriel Cerón, no MALO) después convertido a panucho y ahora morenista.

Pasando a otros temas locales, por ahí me pasaron el “pitazo” de que varios grupos de Colotepec están que trinan de coraje por una “puntada” más del “presi” Valentín Hernández quien ha demostrado a pulso ser un mitómano de lo peor.

Según me contaron, estos grupos están a punto de tronar para exigirle al municipio de Santa María Colotepec dónde están los programas de Empleo Temporal que el “presi” les había prometido con bombo y platillo y que, les garantizó, estarían llegando a más tardar en noviembre de este año para apoyar a diversos sectores sociales que, hasta ahora, han estado trabajando de la mano con el municipio.

Creo que la respuesta de dónde están esos apoyos ya la sabemos todos, se encuentran junto con los recursos y respuestas a la obra del Mercado Zicatela, o sea hasta casa de la chi…na poblana; en su momento tanto Vale como el titular de SINFRA afirmaron que “en menos de una semana” estarían retomándose estos trabajos y, a casi dos meses de aquella promesa, simplemente no se ve para cuándo.

Se ve que Vale se ha acomodado muy bien con el resto de los funcionarios de la actual administración estatal, pues todos ellos son igual de mentirosos y sinvergüenzas, pues no se les traba la lengua para hacer tantas más cuantas promesas que, a la hora de la hora, no cumplen.

Aquí del lado de San Peter tenemos la muestra perfecta; la semana pasada comenté que parecía que a Freddy Gil le habían dado “atolito con el dedo” con la dichosa puesta en marcha de los trabajos de remodelación de la Avenida Oaxaca.

Sin embargo, al inicio de esta semana que concluyó corrió el rumor de que para el jueves 7 arribaría a este Puerto el “Nene Consentido” Alejandro Murat para dar el banderazo inaugural de estos trabajos; vino el día y del “Rorro” ni sus luces, viernes y tampoco, y así se la llevaron durante el fin de semana (al menos hasta este sábado 9 en que estoy terminando la columna de la semana); y ahí es donde vemos por qué las cosas están como están en nuestro estado si desde el Gobernador vemos la informalidad y la poca seriedad, que el “gober” no cumple con su palabra ni tiene los “d’estos” para responder, con ese ejemplo, ¿cómo podemos esperar que los subalternos sean diferentes? De hecho sorprendidos deberíamos estar de que –mal que bien– haya algunos como Freddy Gil que aún con dificultades y muchos retrasos pero ahí van avanzando cumpliéndole a la gente, sobre todo cuando vemos que en el lado de Colotepec el Vale simplemente se hace ojo de hormiga y se esconde tras las faldas de su “ñora” que, dicen las malas lenguas, es la que verdaderamente manda en el municipio.

Pero bueno, ahí cada quien con su vida, yo por ahora me despido recordándoles que mi correo electrónico sigue siendo escualo@escondido-dd.com ¡adios!.

También puede interesarle: