Puerto Escondido, Oax. Falleció don Julián Ramírez Silva, uno de los fundadores de este destino turístico; mejor conocido como Don Julio, Ramírez Silva fue uno de los primeros habitantes de Puerto Escondido, capitán de varias embarcaciones, bohemio y escritor, dejó de existir este lunes 9 de octubre a consecuencia de un infarto.

El martes 10 familiares, amigos y pobladores de este destino, despidieron en el panteón de los fundadores a don Julián Ramírez Silva, quien dejó de existir a sus 87 años de edad.

Don Julio llegó junto con sus padres provenientes de la población de Bajos de Chila, fueron de los primeros que llegaron a vivir a orillas de la playa conocida hoy en día como la Bahía Principal.

Según cuenta en sus vivencias plasmadas en el libro que escribió, fue testigo y posteriormente estibador de los barcos cargueros que llegaban en las décadas de 1930 y 1940 provenientes de diferentes partes del mundo, los buques venían a cargar café, azúcar, maíz y otros productos, atracaban frente a la bahía cuando entonces Puerto Escondido era sólo una aldea de las costas oaxaqueñas.

Desde muy pequeño se dedicó a la pesca, más grande se embarcó en buques que lo llevaron a conocer muchos puertos del Océano Pacífico, llegando a capitanear algunas de esas embarcaciones de pesca de altura.

En esas travesías tuvo la oportunidad de ser de los primeros mexicanos que pisaron la isla Clipperton o Isla de la Pasión, un atolón coralino que se encuentra en el Océano Pacífico frente las costas del estado de Michoacán, esta isla por años ha sido peleada por el gobierno Mexicano y Francés para obtener sus posesión, actualmente le pertenece a Francia, y en esos años, eran muy pocos quienes llegaban a ella.

Don Julio fue además fundador de cooperativas pesqueras y turísticas, también fue uno de los primeros organizadores del hoy tan afamado Torneo Internacional de Pesca Deportiva del Pez Vela; fue Agente Municipal en dos ocasiones, filántropo que apoyó a mucha gente en el desarrollo de la urbanización, creando escuelas y equipos deportivos para fomentar el deporte en los jóvenes.

Bohemio y escritor, Don Julio escribió un libro llamado Puerto Escondido al Descubierto donde habla del nacimiento de este lugar como destino turístico, poco antes de su muerte había iniciado otra obra, pero se quedó inconclusa, ya que no tuvo el tiempo suficiente para terminarla.

Fue hijo único, pero formó una numerosa familia, le sobreviven sus 12 hijos y un legado de nietos y bisnietos que alcanzan los cincuenta miembros, según platicaron dos de sus hijas, Laura y Silvia Ramírez Aguilar, fueron quienes en compañía de nietos formaron parte de esta recopilación de la vida de este fundador de Puerto Escondido.