Puerto Escondido, Oax. Hay un serio problema de cultura vial entre los habitantes de esta ciudad costera; muchos automovilistas de manera egoísta únicamente piensan en sí mismos y no les importa afectar a terceras personas o exponer a otros.

Esta semana un lector de El Despertar de la Costa nos hizo llegar algunas imágenes que nos dejan ver precisamente esa pobre cultura vial que tenemos los habitantes de Puerto Escondido.

En la primera imagen vemos una camioneta particular estacionada sobre la banqueta en el Fraccionamiento Lomas del Puerto, algo sumamente peligroso pues los peatones tienen que bajar al arroyo vehicular para poder seguir caminando por ahí, exponiéndose a ser víctimas de un accidente si algún conductor, de manera imprudente, circulara a alta velocidad sobre esta misma calle.

Sin embargo lo que más llamó mi atención es la segunda imagen que nos envió nuestro lector, donde podemos ver claramente que ni siquiera los elementos de la Policía Vial del Estado respetan la ley, a pesar de que se supone que son ellos los que deben en primer lugar predicar con el ejemplo para así también poder exigirnos a los ciudadanos que respetemos el reglamento de tránsito y vialidad vigente.

En esta imagen podemos ver la patrulla 1051 de la Policía Vial del Estado estacionada frente al Mercado Benito Juárez, en Calle Novena Norte de este Puerto, específicamente en el área recientemente habilitada para las maniobras de carga y descarga de este centro de abastos; de acuerdo a la persona que nos hizo llegar las fotografías, y como podemos observar en éstas, el oficial a cargo de esta patrulla no se encuentra cerca, a pesar de que específicamente se ha designado esta área para maniobras rápidas de carga y descarga tanto de mercancías como de pasajeros, por lo que no se puede estar ocupando de esta manera este espacio.

Aquí la principal queja de nuestro lector es que si este elemento de la Policía Vial debería ser el primero en poner el ejemplo y respetar las áreas para estacionamiento, pues muchos ciudadanos, con justa razón, se quejan de que mientras estos elementos policiacos no cumplen la ley, esperan que los ciudadanos la cumplamos al pie de la letra.

Por ello hacemos un llamado de conciencia, tanto a ciudadanos como a las autoridades responsables para que todos pongamos nuestro “granito de arena” pues debemos entender que Puerto Escondido es ya una ciudad en toda regla y por tanto hay normas que necesitamos respetar y obedecer, dejando atrás viejas prácticas de otra época en que este bello Puerto era una población más pequeña y menos transitada.