Puerto Escondido, Oax. Alrededor las 18:00 horas del domingo ocho de octubre, una llamada anónima informó al número de emergencias que en el llamado Camino a La Bomba se encontraba tirado el cuerpo sin vida de una persona, el cual se encontraba envuelto en sábanas.

Por ello, al lugar se trasladaron elementos de la Policía Municipal de Santa María Colotepec quienes, después de realizar una búsqueda por el camino de terracería antes mencionado, finalmente detectaron el cadáver a la altura de la Colonia Emiliano Zapata, a escasos metros de donde se bifurcan los caminos, hallándolo entre los matorrales del camino envuelto en sábanas.

Los policías procedieron entonces a acordonar el área, al mismo tiempo en que daban intervención a la autoridad ministerial por lo que, minutos después, al lugar arribaron elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) quienes, al retirar las sábanas, constataron que efectivamente se trataba del cuerpo sin vida de una persona del sexo masculino que, a simple vista, presentaba una herida en la frente.

Por ello, los agentes ministeriales realizaron las diligencias de ley, dando fe del cuerpo, ordenando su levantamiento y traslado al Panteón Municipal de este Puerto para la práctica de la necropsia de ley e iniciando el legajo de investigación correspondiente, quedando el cuerpo en calidad de desconocido hasta ese momento.

No fue sino hasta días después que, finalmente, el cadáver fue reconocido por la señora Edith Villalobos Ortiz, quien manifestó que el hoy occiso en vida respondió al nombre de Omar René Villalobos Ortiz de 24 años de edad, y que se trataba de su nieto, quien fuera originario y vecino de Puerto Escondido, manifestando la señora Edith desconocer quién o quienes pudieron privar de la vida a su nieto y los motivos que pudieran haber tenido para hacerlo.