Puerto Escondido Oax. El domingo 26 de marzo bañistas e integrantes del Cuerpo de Salvavidas del Estado comisionados en Playa Zicatela se percataron que un delfín era prácticamente arrastrado por las fuertes corrientes marinas en esta playa de renombre internacional; estas fuertes corrientes hacían que este mamífero marino tuviera problemas para nadar, por lo que los salvavidas fueron en su auxilio y al hacerle una valoración física se comprobó que el cetáceo tenía algunas heridas en la piel y presentaba lo que parecía ser una fractura de columna a la altura del cuello.

De acuerdo con Israel, integrante de los salvavidas de Puerto Escondido y con amplia experiencia en salvamento en estas peligrosas aguas del Océano Pacífico, y quien coordinó en todo momento el rescate del pequeño mamífero acuático, alrededor de las 11:30 horas  se percataron de la presencia del animalito en la Playa Zicatela, y desde el principio se percataron que el delfín tenía problemas para nadar, y que las grandes olas de esta zona lo arrastraban a tierra firme, lo cual podría provocar que el delfín muriera.

Por ello se activaron los protocolos de salvamento y al momento arribaron más elementos de salvavidas, quienes sumaron esfuerzos y así lograron arribar a la zona en que se encontraba el delfín, a quien aseguraron entre sus brazos, de esta forma pudieron observar que el pequeño cetáceo presentaba algunas laceraciones en la piel, así como lo que podría ser una fractura en la columna vertebral, lo que le impedía mantener la verticalidad y poder sostener un nado, por lo que era arrastrado a la deriva y que de no ser por la oportuna intervención de los salvavidas, este amigable animalito podría haber fallecido.

Así que se solicitó el apoyo de los biólogos de la Universidad del Mar campus Puerto Escondido para que realizaran una adecuada valoración del animalito, arribando al lugar la veterinaria Alejandra Buenrostro, acompañada de otro biólogo de esta máxima casa de estudios en la Costa, quienes pidieron a los salvavidas que trasladaran al delfín a la Playa Marinero, en donde podrían sacarlo del agua y así poder valorarlo a conciencia.

Apoyados con una acuamoto, los salvavidas aseguraron al delfín y después de una titánica lucha con las altas olas que azotaban Playa Zicatela, finalmente lograron arrastrar al mamífero hasta la Bahía Principal, en donde fue valorado por los biólogos y finalmente, depositado en un contenedor con la suficiente agua.

De acuerdo con los especialistas, el delfín de tan solo un metro con veinte centímetros, y un peso aproximado a los 50 kilógramos pertenece a la especia Nariz de Botella (Tursiops truncatus) y este mamífero, con la autorización de un representante de la PROFEPA y con el apoyo del Delegado de Protección Civil en la Costa, fue trasladado al Centro Mexicano de la Tortuga en Mazunte, lugar en donde –esperan los especialistas– este delfín podrá ser tratado y curado de sus lesiones para que se recupere y pronto pueda regresar a su hábitat, tomando las medidas adecuadas.

Este rescate realizado por los salvavidas fue un gran espectáculo para propios y extraños que pudieron estar presentes en este acto de la naturaleza en la que fue posible salvar a este delfín, aunque la queja es que no existen protocolos adecuados para actuar en casos como éste, amén de que los delegados de PROFEPA brillaron por su ausencia, dando únicamente órdenes vía telefónica.