Puerto Escondido, Oax. Este fin de semana fueron localizados dos cuerpos sin vida en aguas de la región de la Costa; el primero de estos hallazgos ocurrió en la comunidad de Zipolite, en el paraje denominado La Isla en donde, alrededor de las 9:00 horas de este domingo 5 de noviembre las olas del mar arrastraron un cadáver, el cual fue rescatado por uno de los salvavidas que resguardan esta conocida playa.

El cuerpo sin vida de una persona del sexo masculino estaba completamente desnudo y presentaba por una fractura en el brazo izquierdo; al saberse del hallazgo del cuerpo sin vida, en el lugar apareció un turista originario del Estado de México, quien se dijo llamar Eduardo Calvo Bustamante, el cual reconoció el cuerpo sin vida localizado en la playa como el de su amigo Leonardo Alberto, sin saber proporcionar sus apellidos, de entre 25 y 30 años de edad, originario de la Ciudad de México y de oficio vendedor de pan.

De acuerdo a su compañero de viaje, la última vez que vio a Leonardo Alberto con vida había sido el día anterior (sábado 4 de noviembre) por la tarde, dejándolo en el hostal “El Carrizo” de la Colonia Roca Blanca en Zipolite; hasta el momento se desconocen las causas o la forma en que pudo haber perdido la vida este turista, por lo que las autoridades seguirán investigando el caso.

Por otro lado, la tarde de este domingo 5 de noviembre también fue recupera otro cuerpo sin vida a aproximadamente un kilómetro de la playa, en la bocabarra de Río Grande, en la población del mismo nombre en la Villa de Tututepec.

La víctima fue identificada como el niño Jesús Nava Ramírez, de 12 años de edad quien, al parecer, se encontraba en esta zona de la bocabarra cuando de pronto cayó al mar y fue arrastrado por la fuerza del agua; testigos presenciales de estos hechos dieron rápidamente la voz de alerta, arribando al lugar de los hechos socorristas del Escuadrón RUM así como elementos de Protección Civil y la Policía Municipal de Tututepec quienes realizaron un operativo conjunto para tratar de localizar todavía con vida al menor de edad; lamentablemente para cuando lograron ubicarlo, el pequeño ya había muerto por ahogamiento, por lo que el cuerpo fue sacado del agua, arribando al lugar efectivos de la Agencia Estatal de Investigaciones para realizar las diligencias de ley.

Jesús Nava Ramírez vivía en el Barrio de la Cruz y estudiaba el primer grado de secundaria en la comunidad de Río Grande.