Puerto Escondido, Oax. Como es por todos sabido, las intensas lluvias de las últimas semanas han causado severas afectaciones en las diversas vías de comunicación de la región, ha causado inundaciones en establecimientos y casas habitación, además de deslaves de tierra y piedras.

Pero estas precipitaciones pluviales han causado otras afectaciones que, como ciudadanos, muchas veces ni siquiera conocemos; tal es el caso que hoy nos toca reportar como parte de nuestra labor periodística.

Esta semana tuvimos la oportunidad de acudir hasta las oficinas que ocupa la Supervisión Escolar 052 de nivel primaria de esta ciudad costera; en este lugar pude entrevistar al titular de esta supervisión, el profesor Sigfrido Narváez, quien nos mostró las afectaciones que dejó la lluvia, pues en la bodega de esta Supervisión Escolar se metió el agua, dañando un gran número de libros de texto gratuitos que, desde estas fechas, se están recibiendo y que se estarán distribuyendo a partir del inicio del nuevo ciclo escolar en agosto de este año.

Nos explicó el Supervisor Escolar que parte del problema surge que estas oficinas, ubicadas en la esquina que conforman la Avenida Oaxaca con la Calle Tercera Norte, por lo que cada vez que se registran fuertes precipitaciones pluviales, como las que hubo esta semana, toda el agua que baja por la Avenida Oaxaca acaba metiéndose hasta estas instalaciones, máxime cuando las oficinas de esta Supervisión se encuentran en un desnivel y no a nivel de calle, por lo que es más fácil que el agua fluya hacia estas oficinas, causando afectaciones como las que este reportero pudo atestiguar.

En entrevista para este medio, el profesor Sigfrido Narváez hizo un llamado urgente a la Comisión de Libros de Texto Gratuitos para que se puedan reponer los ejemplares dañados por la lluvia, al mismo tiempo que pidió el apoyo de las autoridades para que puedan hacer un recorrido para que, de primera mano, vean las afectaciones causadas por la lluvia y la necesidad urgente que se tiene de remodelar o acondicionar estas instalaciones para evitar situaciones similares a futuro.

Aparte de esto, este reportero pudo atestiguar que la bodega de la supervisión presenta otras afectaciones graves debido a la humedad, pues las filtraciones de agua han causado que se “bote” el concreto, como se le dice coloquialmente, y empiecen a caerse pedazos de material, especialmente alrededor de la ventana y el techo.

Por todo esto nos unimos al llamado realizado por el Supervisor Escolar, para que los niños y jóvenes que estarán iniciando clases en agosto de este año puedan recibir sus libros de texto gratuito en tiempo y forma y así no se afecten sus actividades escolares.