Jóvenes sufrieron volcadura cerca de Río Grande, lograron salir ilesos.

Puerto Escondido, Oax. El lunes 11 de diciembre el grupo de rescatistas voluntario ORAM con base en la población de Río Grande recibió una llamada en la cual les informaban a los socorristas sobre la volcadura de una camioneta; en la llamada de auxilio no les explicaban a los voluntarios del Escuadrón ORAM si había victimas que lamentar o quiénes eran los accidentados.

Roberto Avendaño, director de ORAM Río Grande, comentó que, luego de recibir la llamada telefónica, ellos se trasladan de inmediato al lugar de la volcadura ya que se temía que los involucrados en el accidente fueran peregrinos, ya que durante esta época del año es muy común ver peregrinaciones que van o vienen de regreso de Juquila.

El director del Escuadrón ORAM delegación Río Grande nos comentó que, al llegar al lugar indicado, pudieron comprobar que el reporte de la volcadura era verídico, pero que los accidentados no eran peregrinos; al recabar los datos correspondientes en conjunto con los elementos de la Policía Vial, se logró determinar que a bordo de la camioneta accidentada venían don jóvenes, un chico y una chica de escasos 17 años de edad.

Roberto Avendaño dijo que al indagar los generales de las personas involucradas, originarias de la comunidad de Chacahua, el jovencito se identificó como Marco Antonio Herrera Rodríguez, de 16 años de edad, y la señorita Quetzali Bautista, ambos estudiante del Cobao de Río Grande.

Estos jóvenes dijeron que, al momento del accidente, viajaban de la comunidad de Zapotalito con rumbo a Río Grande; el joven Marcos, quien era el conductor del vehículo explicó a los elementos de la Policía Vial que por la velocidad a la que conducía hubo un momento en que no pudo controlar el vehículo y es cuando se produjo la volcadura.

Por su parte los rescatistas señalaron que estos jóvenes se salvaron de milagro, pues ninguno de ellos portaba el cinturón de seguridad cuando se volcó el vehículo y dio una vuelta de campana, quedando los dos chicos dentro del vehículo y saliendo por sus propios medios del mismo.

Los rescatistas estaban sorprendidos pues –señalaron– la volcadura fue bastante aparatosa y sin embargo los jóvenes salieron prácticamente ilesos, únicamente con algunos raspones pero ninguna herida de consideración.