Miembro de A.A. fue hallado desnudo y sin vida en Puerto Escondido.

Puerto Escondido, Oax. La noche del viernes 5 de enero paramédicos de la Cruz Roja Mexicana, delegación Puerto Escondido, fueron alertados acerca de una persona que se encontraba muy mal de salud en el interior del local que ocupa un grupo de los Alcohólicos Anónimos (AA) en el Fraccionamiento Agua Marina de esta ciudad costera.

Rápidamente los socorristas acudieron al llamado, dirigiéndose al local, ubicado sobre la Calle Agua Clara casi esquina con Avenida Carlos Salinas de Gortari, en el Fraccionamiento Agua Marina de Puerto Escondido; al ingresar, los rescatistas se percatan del cuerpo de una persona tendido sobre el suelo de este lugar, y que la persona se encontraba totalmente desnuda.

Al realizarle una revisión a la persona, los socorristas pudieron darse cuenta que ésta ya no tenía signos vitales; al hacer una revisión al cuerpo, no se encontró ninguna lesión por lo que –de primera instancia– se presume que este hombre pudo haber muerto a consecuencia de un paro cardiaco.

De acuerdo a algunos vecinos del lugar, minutos antes este miembro de Alcohólicos Anónimos, identificado como Germán Hernández, había ingresado al local en compañía de una dama; según señalaron estos vecinos, Germán Hernández era coordinador de este grupo de AA y –por tanto– tenía las llaves para poder entrar y salir del local a cualquier hora del día, por eso no les pareció extraño que –horas antes de que comenzara la sesión del grupo– Germán ingresara acompañado de una dama, cuyos generales hasta ahora se desconocen.

Los testigos señalaron que, momentos después de que Germán y su acompañante ingresaran al local, el cual volvieron a cerrar bajando la cortina metálica, vieron salir a la mujer apresuradamente y aparentemente nerviosa, lo que hace indicar que la fémina, al ver que Germán se puso mal de salud, decidió salir a toda prisa de ahí, dejando a su compañero a su suerte.

Al lugar también arribaron elementos de la Policía Municipal de San Pedro Mixtepec y la Policía Estatal, los cuales una vez que supieron que la víctima ya no presentaba signos vitales, procedieron a acordonar la escena e informar del deceso a los efectivos de la AEI, quienes acudieron para realizar las diligencias de ley correspondientes, ordenando el levantamiento del cadáver y su traslado al Panteón Municipal de este Puerto para la práctica de la necropsia de ley, y abriendo por este caso la carpeta de investigación correspondiente.

Ahora tocará a las autoridades ministeriales darle seguimiento a este caso, para deslindar responsabilidad y saber si la persona realmente murió a consecuencia de un paro cardiaco o, en caso contrario, conocer a ciencia cierta cómo es que murió la víctima.