Pinotepa Nacional, Oax. A pesar de los recientes ataques de cocodrilos en el litoral de la Costa de Oaxaca, no está confirmado que exista una sobrepoblación, ya que no se han realizado estudios al respecto, afirmó Laurentino Reyes Sánchez, experto de La Ventanilla, Oaxaca.

En el marco de la segunda sesión del Consejo Estatal de Humedales de Oaxaca, Reyes Sánchez, quien cuenta con una especialidad en el manejo de cocodrilos, dijo que la falta de coordinación entre dependencias oficiales y organizaciones sociales ha provocado el aumento de los ataques de estos reptiles.

Mencionó que cuentan con datos donde al año nacen alrededor de 500 ejemplares y sólo sobrevive el uno por ciento; “más bien es la falta de prudencia del ser humano que también provoca los ataques”.

Dijo que se requiere una coordinación entre el gobierno y la sociedad civil para evitar que los cocodrilos hagan uso de su agresividad contra los humanos, por ello es indispensable que se invierta en los caminos, la señalizaciones, información, capacitación y las oportunidades para mejorar el entorno donde conviven reptiles y poblaciones.

Señaló que en todo cuerpo de agua es seguro que existan cocodrilos; “en la costa de Oaxaca, todos sabemos que los cocodrilos son parte del hábitat, sin embargo, se han ido desplazando por varios factores, como la búsqueda de alimentación para su sobrevivencia”.

En cuanto al comité que se formó el pasado mes de mayo en Puerto Escondido, el cual se conformó con un grupo de experimentados lugareños y profesionales, aún no consolidan su trabajo, sin embargo, están en la búsqueda de herramientas y estrategias para lograr un control en el hábitat de los reptiles.

A esta sesión asistieron funcionarios del gobierno federal y estatal así como diversas organizaciones sociales en pro del medio ambiente, donde deliberaron sobre diversos temas que afectan a la fauna y flora de la costa de Oaxaca, donde se requiere una urgente regulación para proteger el ambiente.

En este sentido, Reyes Sánchez invitó a la población en general a tratar de convivir con los cocodrilos y tomar las medidas preventivas para evitar un ataque.

Dijo que se debe respetar el área que ocupan, no llevar niños cuando se realicen las labores pecuarias, no tirar las vísceras de los pescados al agua; no ir solos y buscar aguas conocidas y evitar a salir de noche en las riberas de las lagunas.