Observador Social.

OFERTAS DISFRAZADAS. 

Este fin de semana, del 13 al 16 de noviembre, se llevará a cabo la quinta edición del denominado “Buen Fin”, el fin de semana más barato del año, aprovechando el fin de semana largo en donde, supuestamente, unas 600 mil empresas a lo largo y ancho del territorio nacional pondrán sus artículos en ofertas de hasta el 50% de descuento, para beneficio de los consumidores y con el objetivo de reactivar la economía (¿de quién?). 

En este fin de semana, según la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD), se esperan ventas superiores a los 200 mil millones de pesos. Esto es una mala copia de lo que en Estados Unidos de Norteamérica se denomina el Black Friday (Viernes Negro), que se festeja un día después del Día de Acción de Gracias (a finales de noviembre) y marca el inicio de la temporada de compras navideñas, en donde hay verdaderas ofertas de hasta el 80% de descuento, (chequen este dato). 

En 2012 las ventas durante el Viernes Negro en Estados Unidos fueron de aproximadamente 59,000 millones de dólares, según la Federación Nacional de Ventas Minoristas, (¿más dinero o más ofertas?). 

En México, en la primera edición de “El Buen Fin”, del 18 al 21 de noviembre de 2011, participaron 220 mil empresas, generando ventas totales por 106 mil millones de pesos; en su segunda edición, del 16 al 19 de noviembre de 2012, participaron 566 mil empresas con ofertas y descuentos en diferentes artículos, las ventas totales ascendieron a 149 mil 672 millones de pesos, es decir, se registró un incremento de 41.2% con relación al año anterior. 

Como estrategia para incrementar el consumo, el Gobierno Federal decidió adelantar una parte del aguinaldo a sus trabajadores. 

En 2013, en la tercera edición del “Buen fin” (del 15 al 18 de noviembre) la ANTAD reporto ventas por 173,620 millones de pesos. Lo nuevo: en 2013 se implementó el sorteo “El Buen Fin” por parte del Sistema de Administración Tributaria (SAT), de la Secretaria de Hacienda, por un monto de 250 millones de pesos, que premiará a los consumidores que realicen compras en el comercio formal con tarjeta de crédito o débito con premios desde 250 pesos a 10 mil pesos. 

En 2014 se desarrolló la cuarta edición del “Buen fin” (del 14 al 17 de noviembre) con ventas, (según la ANTAD) de 200 mil millones de pesos. Para este 2015, la novedad es que el Sistema de Administración Tributaria (SAT), promoverá el consumo con una oferta de 500 millones de pesos que serán repartidos en lo que llaman “lotería fiscal”. Este sorteo fiscal será sólo para aquellos consumidores que usen su tarjeta de crédito o débito (no valido para compras en efectivo), en las compras efectuadas los días de ofertas y rebajas prenavideñas, del 13 al 16 de noviembre. 

Podrán participar todas las personas que durante el “Buen Fin” realicen compras por hasta 10 mil pesos con tarjeta de crédito o débito en comercios establecidos. Para participar del sorteo debemos gastar al menos 250 pesos. 

En diciembre se realizará un sorteo autorizado y supervisado por la Secretaría de Gobernación y a más tardar el 24 de diciembre los ganadores recibirán su reembolso directamente en el estado de cuenta de su tarjeta de crédito o débito, por un monto máximo de 10 mil pesos. (¿Como la ven?). 

Sin embargo, hemos visto en los diversos medios de comunicación y en las redes sociales, que la Procuraduría Federal del Consumidor (PROFECO), está alertando a los potenciales consumidores que algunas grandes cadenas de tiendas están aumentando los precios de algunos de sus productos desde hace más de 2 meses, principalmente electrónicos y electrodomésticos, con la finalidad de ofertar esos aumentos como rebajas en los precios de los productos, lo cual es un enorme fraude a los consumidores, con el beneplácito de la PROFECO que, lo único que hace, es alertar que vigilemos los precios del producto de tiempo atrás a la fecha, vamos, que hagamos su trabajo, que denunciemos para que los puedan multar con cifras irrisorias que los grandes empresarios pagan con gusto, por el hecho de que las ventas de sus productos inflados les dejan para pagarles hasta la risa; a quien realmente terminan viéndole la cara es al consumidor que se deja engañar por la agresiva publicidad del “Buen Fin”.

Agradezco sus comentarios al correo electrónico britocomunicacion@hotmail.com todos sus correos serán contestados. Para leer mis artículos anteriores, visite www.doctorbrito.blogspot.mx hasta la próxima semana.

También puede interesarle: