Observador Social.

DESEOS DE AÑO NUEVO 

2015 año que se va, 2016 año que viene, deseándoles a todos nuestros lectores y amigos salud, dinero y amor para hoy y siempre, deseos sencillos pero dichos de todo corazón. Generalmente la llegada de un año nuevo genera expectativas y supersticiones, nos preguntamos ¿cómo nos ira en este año que viene?, ¿Cómo recibirlo para que me vaya mejor? Es común que hagamos promesas que difícilmente cumpliremos, nos fijamos metas y propósitos, anhelos y esperanzas, deseamos a nuestros familiares y amigos los parabienes que a su vez quisiéramos para nosotros mismos, recurrimos a rituales supersticiosos, como el comer doce uvas, una por cada mes que viene y cada campanada que marca la medianoche, haciendo solo una pausa mental para pedir un deseo que anhelamos ver cumplido, en muchas familias es tradicional el quemar el año viejo, representado por un monigote de trapo y relleno de paja, con la esperanza de que por medio de este acto les vaya mejor en el año nuevo que llega. 

Quienes desean que les vaya bien en el amor recurren a la superstición de usar ropa interior de color rojo (Se olvidan de poner de cabeza a San Antonio), quienes desean dinero se ponen ropa interior de color amarillo, pero para que sus deseos se vean cumplidos tienen que voltear al revés estas prendas durante las doce campanadas, lo cual veo algo difícil que lo logren (lo de voltear al revés las prendas); hay quienes anhelan viajar durante el año, para lo cual recurren a la superstición de entrar y salir de un cuarto con una maleta vacía; hay quienes creen que es más efectivo salir y dar una vuelta a la manzana con la maleta vacía; para quienes desean tener una mejor relación con su pareja, recurren al cambio de prendas íntimas durante la noche vieja, lo cual creo que los pone “románticos” y así empiezan el año nuevo. 

Hay quienes recurren a la superstición de prender velas para recibir el año nuevo, dejándolas arder hasta que se extingan, velas amarillas para atraer la prosperidad, velas rojas para conseguir suerte en el amor, velas verdes para la salud física y mental, velas naranjas para tener sabiduría e inteligencia; para los que creen en las energías, hay quienes se preparan limpiando y barriendo su casa de adentro hacia afuera para deshacernos de las malas energías y permitir el ingreso de las buenas vibras, lo que si bien no da resultado, al menos permite recibir el año nuevo en una estancia limpia. 

Para los que desean contraer matrimonio, se paran y se sientan en una silla en cada campanada, la tradición más arraigada es el brindar con una copa de vino o sidra al momento de escuchar las doce campanadas, dar un fuerte abrazo a cada uno de los presentes, deseándoles nuestros buenos deseos y parabienes, al mismo tiempo que nos fijamos nuestros propósitos de cambiar para bien. 

El origen de estas supersticiones es incierto, sin embargo quién no conoce a un amigo o amiga, a un familiar que haya hecho alguno de estos rituales para recibir el año nuevo. ¿Cuál ritual es el más efectivo?, no lo sé y creo que jamás llegaré a apropiarme de este conocimiento, de lo único que creo estar seguro es de que la vida algunas veces nos brinda una segunda oportunidad para cambiar para bien, de reflexionar en lo bueno y lo malo que hemos hecho en nuestra vida, lo cual nos llevará a realizar cambios en nuestra forma de vivir, algunos lo logran, otros no, solo queda en buenos propósitos, ojala y para mi aun sea a tiempo. 

Agradezco sus comentarios al correo electrónico britocomunicacion@hotmail.com, todos sus correos serán contestados. Para leer mis artículos anteriores, visite www.doctorbrito.blogspot.mx, hasta la próxima semana.

También puede interesarle: