Observador Social.

LEY EDUCATIVA Y EL RECONOCIMIENTO MAGISTERIAL.

La Ley General del Servicio Profesional Docente (11 de septiembre de 2013), es una ley hecha al vapor, y puesta en marcha también al vapor, de lo que se trataba era del linchamiento mediático de los maestros, la Ley no está terminada, lo afirmo categóricamente, uno de los momentos evaluativos, el Reconocimiento, no está debidamente regulado, Aurelio Nuño afirma que mediante la presentación de los exámenes, los que alcancen resultados satisfactorios recibirán estímulos económicos de hasta el 36% de su sueldo, esto lo cacarea constantemente, de tal manera que los medios de comunicación lo creen y lo repiten como una verdad absoluta, no hay una ley secundaria, un reglamento, un prontuario, un decreto, un lineamiento, vamos pues, ni una vil circular que respalde las afirmaciones del mentiroso de Nuño, por eso afirmo categóricamente que esta ley es una ley inconclusa, inacabada y fraudulenta. 

Cuando una Reforma Educativa es promulgada tiene que estar debidamente acabada, regulada en todos sus aspectos, los dichos tienen que estar sostenidas en los hechos, con un sustento legal que pormenorice todas las aristas y ángulos, lo que la boca habla tiene que estar sostenido en documentos normativos, y desgraciadamente no es así, solo tienen las afirmaciones verbales del Secretario de Educación, sin sustento legal; LO AFIRMO Y LO SOSTENGO. 

Lo explico a continuación: en mayo de 1992 se propuso el Acuerdo Nacional para la Modernización de la Educación Básica (ANMEB), firmado por el Gobierno Federal, a través de la Secretaría de Educación Pública (SEP), los Gobiernos Estatales y el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), se establece como una de las estrategias centrales para elevar la calidad de la Educación Básica revalorar la función social del magisterio, al asumir que el docente es el protagonista de la transformación educativa de México. 

En este contexto, y en respuesta a la propuesta de contar con un sistema de estímulos para los profesores de educación básica, formulada en los resolutivos del Primer Congreso Nacional Extraordinario del SNTE de Tepic, Nayarit, en 1990, en el ANMEB se estipuló la creación de la Carrera Magisterial. 

En concordancia con lo establecido en dicho acuerdo, se determinó aplicar anualmente en el programa los recursos que asigne la federación, así como los que concurrentemente aporten las autoridades estatales. De manera casi inmediata se reguló lo que sería el programa de Carrera Magisterial, para lo cual se emitió un documento llamado “LINEAMIENTO GENERALES DE CARRERA MAGISTERIAL”, en donde se puntualizaba cada uno de los aspectos a evaluar, así como los valores que tendrían cada uno de ellos, se estipulaban los puntajes mínimos para el ingreso y la promoción horizontal (estímulos económico de acuerdo al desempeño docente).  

Ahora bien, es necesario explicar en qué consiste la Carrera Magisterial: es un sistema de promoción horizontal en el que los docentes participan de forma voluntaria e individual y tienen la posibilidad de incorporarse o promoverse si cubren con los requisitos y se evalúan conforme a lo indicado en los lineamientos normativos. 

Tiene entre sus objetivos contribuir a elevar la calidad de la educación, reconociendo y estimulando la labor de los mejores profesores, asimismo, refuerza el interés por la actualización y superación permanente de los docentes, promueve el arraigo y la vocación magisterial y apoya a los profesores que prestan sus servicios en zonas de bajo desarrollo, escasa atención educativa y los que trabajan con alumnos que requieren mayor atención. 

Carrera Magisterial está integrada por cinco niveles de estímulos (“A”, “B”, “C”, “D” y “E”) que permiten al docente de educación básica superarse profesionalmente. La incorporación o promoción en el programa son un reconocimiento expreso a su vocación, entrega al servicio, preparación, experiencia, eficacia en el desempeño y permanencia en la función, sin menoscabo de sus derechos laborales, así mismo propicia el arraigo y busca elevar la calidad de la educación. Está integrada por seis Factores cuyos puntajes son los siguientes:

  

Antigüedad: son los años desempeñados en el servicio docente en educación básica. 

Grado Académico: consiste en el o los grados académicos que haya acreditado el docente de educación básica en su formación profesional. 

Preparación Profesional: este factor corresponde a los conocimientos que requiere el docente para desarrollar su función. 

Cursos de Actualización y Superación Magisterial: consiste en la obtención de un puntaje por la acreditación de cursos de actualización, capacitación y superación profesional, para fortalecer los conocimientos en general y los relativos a aspectos pedagógicos y didácticos en particular. 

Desempeño Profesional: es el conjunto de acciones cotidianas que realizan los docentes en el desempeño de sus funciones. 

Aprovechamiento Escolar: por medio de este factor se evalúan los aprendizajes que los alumnos han obtenido en su grado o asignatura. 

En la primera vertiente participaban los docentes frente a grupo, en la segunda vertiente los Directores y Supervisores y en la tercera vertiente todos los comisionados en actividades no docentes. Así se hacen las cosas cuando una ley está debidamente terminada y regulada. 

Agradezco sus comentarios al correo electrónico britocomunicacion@hotmail.com, todos sus correos serán contestados. Para leer mis artículos anteriores, visite www.doctorbrito.blogspot.mx, hasta la próxima semana.

También puede interesarle: