Villa de Tututepec, Oax. El pasado fin de semana se registró una serie de acciones violentas que dejó un saldo de ocho muertes en distintos hechos pero aparentemente todos ellos relacionados, lo que ha causado una alarma generalizada entre los ciudadanos de las comunidades asentadas en la parte baja del municipio de la Villa de Tututepec, desde Santa Rosa de Lima a Río Grande, por lo que la Secretaría de Seguridad Pública del Estado ha reforzado su vigilancia en la zona con elementos de la Policía Estatal Preventiva, a fin de garantizar la seguridad de propios y extraños.

El primer hecho violento ocurrió la mañana del sábado 3 de junio, cuando elementos de rescate de Río Grande fueron alertados que en el camino que comunica a la zona de la presa del Rio Verde se incendiaba una camioneta; al acudir, los socorristas localizaron la camioneta de redilas que se estaba quemando; tras sofocar el incendio, los rescatistas localizaron en el interior del vehículo los restos calcinados de un cuerpo humano, por lo que solicitaron la intervención de los efectivos de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) quienes arribaron para realizar las diligencias de ley y el levantamiento del cadáver, dando inicio al legajo de investigación correspondiente.

Posteriormente, alrededor de las 2:20 horas del domingo 4 de junio, elementos de la AEI adscritos a Río Grande fueron alertados que en la comunidad de El Azufre Tututepec, tres personas habían sido asesinadas, por lo que los elementos ministeriales se trasladaron al lugar indicado, localizando en el interior de una camioneta Nissan de color rojo con placas de circulación HF19351 de Guerrero, el cuerpo sin vida de una persona que en vida respondió al nombre de Fermín Corcuera Ramírez de 33 años de edad, quien fuera originario y vecino de Chacahua, Tututepec, y quien fuera identificado por su padre, Luis C.G.

Al continuar verificando estos hechos, los elementos de la AEI localizaron en el interior de una cantina sin nombre ni razón social en El Azufre otros dos cuerpos sin vida, los cuales fueron identificados como Óscar Hernández Bello, de 34 años de edad, originario de Chacahua, quien fue reconocido por su padre Arnulfo Hernández; y Cosme González Gallardo, de 59 años, originario de El Chivo, perteneciente a Santiago Pinotepa Nacional, y vecino de El Azufre Tututepec, propietario de la cantina en que ocurrieron los hechos.

Dentro del tugurio los agentes ministeriales localizaron un cartucho percutido de escopeta calibre 12, así como una motocicleta negra con placas de circulación IIX8V de Guerrero; cabe destacar que los tres cuerpos localizados en esta comunidad presentaban sendos impactos de escopeta en la cabeza y, de acuerdo a las autoridades policiacas, se tenía conocimiento que la cantina en que ocurrieron los violentos hechos era un centro de distribución de drogas.

Horas más tarde, en la comunidad de El Camalotillo Tututepec se suscitó otro hecho violento que culminó con la muerte de cuatro personas más; esto ocurrió alrededor de las 03:00 horas, cuando sujetos que viajaban a bordo de dos unidades de motor circulaban sobre la Carretera Costera; precisamente a la altura de esta comunidad los conductores detuvieron la marcha de sus unidades de motor para enseguida bajar a tres personas, dos mujeres y un joven a quienes, sin más ni más, ejecutaron a sangre fría.

Cuando esto ocurría, por el lugar circulaba una patrulla de la Policía Municipal de Tututepec, cuyos elementos realizaban recorridos de seguridad y vigilancia y los cuales, al notar los hechos violentos que ocurrían, decidieron intervenir, suscitándose una balacera entre los sicarios y policías.

El enfrentamiento duró algunos minutos, después de los cuales los delincuentes lograron darse a la fuga, dejando abandonada en el lugar una camioneta Ford Explorer blanca en cuyo interior fueron localizadas dos granadas de fragmentación, un arma automática tipo Uzi calibre 9 milímetros, una funda , esposas metálicas y cargadores para diferentes armas.

Asimismo, derivado del enfrentamiento a tiros, un Policía Municipal resultó gravemente lesionado, por lo que fue auxiliado y trasladado al hospital de Río Grande, en donde lamentablemente falleció, siendo identificado como Eduardo Ramírez Alarcón,

Por tales hechos, elementos de la AEI se movilizaron al sito del enfrentamiento para realizar las diligencias del ley, localizando en la escena del crimen tres cuerpos sin vida, dos del sexo femenino y uno más del sexo masculino, realizando el levantamiento de los cadáveres y su traslado al panteón municipal de Río Grande para la práctica de la necropsia de ley, dando inicio al legajo de investigación correspondiente.

Los occisos fueron identificados como Agustina Lorenzo Hernández, Patricia Lorenzo Hernández y Daniel Lorenzo Hernández, mismos que fallecieron por disparos de arma de fuego.

Ante esta ola de violencia, la Secretaría de Seguridad Pública dio a conocer que elementos de la Policía Estatal reforzarán la vigilancia en esta zona, con la finalidad de garantizar la seguridad y tranquilidad de los costeños.

De momento se sabe que las autoridades policiacas tienen ya identificado un elemento en común que liga todas estas muertes, pero para no entorpecer las investigaciones se omite mayor información al respecto hasta que no se logre la captura de los responsables de estos horrendos crímenes que han venido a cimbrar a todos los habitantes de Tututepec y sus alrededores.