1964.- SEGURO DE VIDA O SEGURO DE MUERTE

PREGUNTA:

Alejandro Chávez Meixueiro  junio 13 de 2013 13:20 (Hace 3 minutos)

Maestro, muy buenas tardes, antes de iniciar deseo enviarle un fuerte abrazo y explicar brevemente el motivo de mi ausencia: mi máquina estuvo fuera de servicio y por desgracia no tenía tiempo de llevarla a algún centro de atención y los técnicos parece que les sobra el dinero porque llamé a 3 y ninguno vino... En fin, iniciamos...

 - Seguro de vida o Seguro de muerte (porque lo que sí es seguro, es la muerte)

Por el momento es todo “nomas” pa’ que no se aburra... ja ja  Otro abrazo, ¿por qué no? 

Hasta pronto.

RESPUESTA:

Mi querido amigo Alejandro, no cabe la menor duda de lo beneficioso que es aprender algo cada día. En esta ocasión has dado, nuevamente, un término que muchos desconocemos. Yo me había preguntado el porqué de la incongruencia al decir seguro de vida y no de muerte. Al leer tu pregunta escribí algo que tuve que eliminar, porque (por fortuna) se me ocurrió buscar en la Internet

Algo acerca de ello. Me encontré algo que contesta muy bien la pregunta. Aquí lo tienes:

GNP Seguros

Aprendiendo sobre un seguro de muerte

Tener un seguro de muerte es muy importante para que en esos casos difíciles tu familia, tenga un apoyo.

Escuchar la palabra muerte, para muchos, es complicado, sin embargo es algo a lo que nos enfrentamos día a día… ¿qué mejor que estar preparados y conocer bien el tema? 

La falta de educación sobre el verdadero fin y los alcances que pueden llegar a tener los seguros hoy en día, siguen siendo el factor principal para que en general se tenga un concepto erróneo sobre lo que realmente significa contar con uno. 

Muchos con el sólo hecho de pensar en un seguro de vida, creen forzosamente que debe existir un fallecimiento, situación por demás obvia para no prestar la atención necesaria y debida al intentar escuchar una propuesta de protección hacia nuestra persona.

Diferencia entre un seguro de vida y un seguro de muerte. 

El principal objetivo de ambos es proporcionar apoyo monetario ante la posibilidad de pérdida o riesgo. Cuando algo no deseado ocurre, la compañía de seguros brinda apoyo financiero a los beneficiarios. 

En el seguro de vida, la persona paga por un beneficiario designado, cuando alguien muere por enfermedad, la compañía de seguros le ayuda a su cliente en los gastos de funeral.

El seguro de muerte o también conocido como seguro de muerte accidental, paga el beneficio de un asegurado cuando una persona muere a causa de un accidente. No cubre la muerte natural en casos de mala salud, enfermedades graves ni el suicidio. El seguro de muerte accidental incluye paquetes para el suplemento de vida colectivo, seguro voluntario, los accidentes de viaje, y dependientes. Una persona debe saber la diferencia entre ambos seguros.

Por precaución es recomendable asegurarse en ambos tipos de seguros.

¿De qué me sirve un seguro de muerte? Aunque es muy similar al seguro de vida, las personas que lo adquieren, se aseguran de que sus seres queridos tengan suficiente dinero para pagar por su funeral, el entierro, y todos los diferentes costos que se generan en este proceso.

La mayor razón para tener un seguro de muerte es eximir a los familiares de asumir los costos del funeral. La familia estará pasando por un momento de duelo y tal vez enfrenten un futuro financiero incierto, tener que pagar por una costosa ceremonia de entierro, llamar al médico, etc., no será la prioridad en ese momento de dolor, por tanto, contar con un fondo previsto para cubrir ese tipo de gastos liberará a la familia de la tensión de la situación.

Para tener el seguro de muerte adecuado se recomienda hacer una búsqueda en diferentes aseguradoras de ventas de seguros hasta encontrar el que se adapte a sus necesidades, de acuerdo con la cantidad de cuotas y las aportaciones. También puedes decidir la cantidad de dinero que esté dispuesto a pagar cada mes. 

Si tomamos conciencia de que todos los seres humanos estamos expuestos a los riesgos de la vida, no es descabellado afirmar que todos deberíamos contar con un plan de protección que nos permita asegurar la estabilidad financiera propia y de nuestros seres queridos, apostándole no solo a la ausencia definitiva de nuestra parte, sino también a vivir muchos, muchos años.

El otro factor que normalmente se asocia con una seguro es que son de un precios muy elevado, situación que también resulta ser totalmente falsa, no hay pólizas caras, por el contrario, podemos llegar a contratar seguros con niveles de protección muy alto con una inversión mínima, y si hablamos de pólizas con una meta de ahorro, es más sencillo de entender aun: simplemente, no podemos comprar un auto de lujo a precio de un vehículo austero, por tanto en función de la capacidad de ahorro que nosotros dispongamos, es en esa misma medida que el alcance de nuestra póliza pueda ser mayor.

1965.- EL CALOR O LA CALOR

PREGUNTA:

Alejandro Chávez Meixueiro  junio 13 de 2013 13:20 (Hace 3 minutos)

Maestro, muy buenas tardes, antes de iniciar deseo enviarle un fuerte abrazo y explicar brevemente el motivo de mi ausencia: mi máquina estuvo fuera de servicio y por desgracia no tenía tiempo de llevarla a algún centro de atención y los técnicos parece que les sobra el dinero porque llamé a 3 y ninguno vino... En fin, iniciamos...

 - El calor o la calor

Por el momento es todo “nomas” pa’ que no se aburra... ja ja  Otro abrazo, ¿por qué no? 

Hasta pronto.

RESPUESTA:

Recuerdo allá en mis años de niñez, cuando salíamos de la escuela se escuchaba el pregón: “baltaaas, baltas pa’ la calor…” No decían (hablo de varios paleteros) paletas, sino baltas.

Hace rato (son las doce horas) me dijo Tere: “…qué calor está haciendo, ¿verdad?”

Le respondí: “…sí, sí está muy fuerte el calor”.

Veamos qué nos dice la Academia:

Artículo enmendado.

Avance de la vigésima tercera edición

calor.

(Del lat. calor, -ōris).

1. m. Sensación que se experimenta ante una elevación de temperatura. U. t. c. f.

2. m. Ardimiento, actividad, ligereza.

3. m. Favor, buena acogida.

4. m. Entusiasmo, fervor.

5. m. Lo más fuerte y vivo de una acción.

6. m. Fís. Energía que pasa de un cuerpo a otro y es causa de que se equilibren sus temperaturas.

~ atómico.

Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Ni hablar amigo mío, la Academia no acepta el femenino… actualmente, porque sí era aceptado como género ambiguo. Te lo mostraré:

GÉNERO AMBIGUO

Pertenecen al género ambiguo aquellos nombres que usan indistintamente el género masculino o femenino sin que, por ello, cambie su significado. Puede ser EL o LA: 

ábside

albal

aleluya

alfoz

análisis

anatema

aneurisma

apóstrofe

arte

azúcar

babel

callicida

calor

canal

centinela

cisma

cochambre

color

crisma

cutis

doblez

dote

énfasis

esfinge

esperma

estambre

fin

ganapierde

herpe

hojaldre

lente

linde

mar

margen

mimbre

neuma

orden

portapaz

prez

pringue

pro

psicoanálisis

puches

puente

radio

reuma

tilde

tizne

trípode

vertiente