2024.- TOMA O TEN

PREGUNTA:

César Morales  15:32 (Hace 10 minutos)

Estimado Maestro:

Con el gusto de siempre, le saludo y deseo que en breve haga su sueño realidad de visitar la  Riviera Maya. Una pregunta para sus píldoras. Lo correcto para decirle a una persona que coja un objeto es: toma o ten.

Quedo a sus órdenes, mi querido amigo. 

RESPUESTA:

Si usted le dice a una persona ten o toma es lo mismo. Las dos palabras tienen el mismo significado. Sólo que se trata de dos verbos: tener y tomar. El primero está en modo imperativo y el segundo, en presente simple de indicativo.

Estos verbos son muy usuales, usted menciona otro: coger. Pero hay más:

agarrar, arrebatar, hurtar, robar, quitar, despojar, arrancar, usurpar, estafar, apartar, escamotear, saltear, sisar… 

Con el verbo agarrar es muy frecuente encontrar respuestas como estas:

“¡Como que agarra, si no soy gato…!”

“¡No me digas que agarre, usa una palabra acertada…!” 

“¿Que agarre?, ¡ya parece!, si no tengo garras…”

¿Vemos qué nos dice la Academia acerca de este verbo?

agarrar.

(De garra).

1. tr. Asir fuertemente.

2. tr. Coger, tomar.

3. tr. sorprender (‖ coger desprevenido). Le agarraron con las manos en la masa.

4. tr. coloq. coger (‖ contraer ciertas enfermedades o empezar a padecer ciertos estados). Agarró una pulmonía. Agarró un disgusto.

5. tr. coloq. Obtener, procurarse, apoderarse de algo. U. m. en América.

6. tr. coloq. Arg., Cuba, Nic. y Ur. captar (‖ comprender).

7. intr. Dicho de una planta: Arraigar, prender.

8. intr. coloq. tomar (‖ resolverse a efectuar una acción). Agarró y se fue.

9. intr. coloq. Am. Salir, ponerse en camino, dirigirse. Agarró para el monte, para el río, para abajo.

10. prnl. Asirse fuertemente de algo. U. t. en sent. fig.

11. prnl. Dicho de un guiso: pegarse.

12. prnl. coloq. Acudir a algo como apoyo, pretexto o excusa. Se agarra a cualquier cosa para no trabajar.

13. prnl. coloq. Dicho de una enfermedad o de un estado de ánimo: Apoderarse de alguien tenazmente. Se le agarró la tos. U. t. c. tr.

14. prnl. coloq. reñir (‖ contender de obra o de palabra).

~se, o agárrate.

1. interjs. coloqs. U. para invitar al interlocutor a prepararse, como quien busca apoyo por precaución, para recibir una gran sorpresa.

agárrense ustedes.

1. loc. interj. agarrarse.

Asombroso, ¿verdad? Servido querido amigo César…

2025.- CONFERENCISTA o CONFERENCIANTE

PREGUNTA:

Fernando A. Méndez Cruz   11:19 (Hace 28 minutos)

Buenos días, estimado amigo. Soy el tocayo Fernando Méndez, poeta del Zócalo, usted sabe aquel que anda vendiendo sus libros todas las tardes, ¿si se acuerda verdad? 

Pues bien, cómo es  CONFERENCISTA o CONFERENCIANTE.

RESPUESTA:

Mi no menos estimado amigo Fernando, por supuesto que me acuerdo de usted. Con mucho gusto lo saludo (deseándole que venda muchos libros) y le respondo:

Aunque su pregunta no está bien planteada, supongo que debo entender si es correcto el uso de ambos vocablos, ¿verdad?

Parte de mi tiempo lo dedico a dar conferencias… ¿entonces soy un…?

Veamos los vocablos, empezaré con conferencista.

Éste tiene un sufijo muy usual: -ista. Se usa en muchísimos sustantivos y no da género o sexo; no existe el sufijo –isto. Es común para todos.

El significado puede ser:

Aficionado a…

partidario de…

profesional de…

Veamos la primera acepción:

Si yo le digo que soy ajedrecista, debe entenderse que soy aficionado al ajedrez…

Ahora como partidario de:

Si yo le digo que soy americanista, debe entenderse que soy partidario del América…

Si le comento que soy priista, debe entenderse que soy partidario del PRI….

Nos falta como profesional de:

¿Qué debe entenderse al decir que se es dentista? ¡Profesional de los dientes!

Y, ¿violinista? No hay otra más que profesional del violín…

¡Muy bien! Y, ¿si digo profesionista? ¡Perfecto!, ¡extraordinario!, ¡monumental… gazapo, porque quiere decir: ¡profesional de la profesión! Rebuznancia perdón, redundancia viciosa que no tiene cabida en nuestro hermoso y complicado idioma.

Muy bien, siguiendo con la pregunta, no puede ser, no existe, el profesional de las conferencias, debe aplicarse a la primera acepción: aficionado a. Entonces tenemos que conferencista es aquel que asiste por afición a las conferencias o simplemente, quien asiste a una conferencia.

Veamos el otro vocablo:

Conferenciante. El sufijo que tiene este vocablo significa: dedicado a…

Antes de dar la clave que buscamos, veamos un hermoso vocablo: estudiante… ¡dedicado al estudio! Caso imposible, aquí en Oaxaca, para nuestros niños de primaria y secundaria, ¿verdad?

Conferenciante = persona dedicada a dar, decir, pronunciar, pero no dictar, pues resultará muy cansado para los pobres conferencistas… ¿escribir toda la conferencia?

Muy bien mi estimado amigo, seguimos en contacto…

2026.- TAMBACHE Y DON

PREGUNTA:

Pedro Vásquez Urdiales   18:24 (hace 12 horas)

Estimado Don Salimoy:

Quiero preguntarle el origen y significado de la palabra tambache, muy usada en nuestro Oaxaca; también tengo otra duda con respecto al uso de la palabra Don: es usual que el Don se use únicamente con el nombre de la persona a la que uno se refiere como muestra de respeto, sin embargo al platicar con un gran amigo de la familia, ya de edad avanzada, cuenta haber escuchado en su niñez que se usaba el Don con el apellido de la persona a la que se referían, por ejemplo decían: Don Escamilla, en vez de Don Alfredo como es más común, me puede decir a si fue así alguna vez la usanza de nuestro Oaxaca, y si es correcto.

Le envío a usted y a su familia un gran y afectuoso saludo.

RESPUESTA.

Mi querido amigo Pedro, muchas gracias por el saludo y por la pregunta.

Empezaré por decirte que la Academia nos dice, de la palabra tambache, (la computadora no lo reconoce) lo siguiente: 

tambache.

(Del tarasco tambache, cesto de palillos).

1. m. El Salv. y Méx. bulto (‖ fardo).

2. m. coloq. El Salv. trasero (‖ nalgas).

3. m. Méx. montón (‖ conjunto de cosas sin orden unas encima de otras).

Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Muy bien con esto nos basaremos.

No podemos saber la etimología, por la sencilla razón de que se trata de un vocablo procedente de un dialecto y, sólo nos queda aceptarlo así.

Yo he escuchado ese vocablo para indicar, como en la 1a. acepción: bulto; incluso recuerdo una canción muy antigua, pues yo era un niño (no aúllen lobos); tal canción decía así (por supuesto no es de memoria):

Ahí viene el Tlacuache/ cargando un tambache/ por todas las calles/ de la gran ciudad.

El señor Tlacuache/ compra cachivaches,/ y para comprarlos/ suele pregonar.

¡Botellas que vendan!/ ¡zapatos usados!/ ¡Sombreros estropeados,/ pantalones remendados!

¡Cambio, vendo y compro por igual!

Por la letra podemos deducir, muy fácilmente, que se trata de un costal, de un saco donde va metiendo lo que compra; ese saco es el tambache. 

También lo he escuchado, incluso usado, cuando se trata de un montón, demasiado trabajo:

“Tengo un tambache así (poniendo las palmas de las manos a una distancia de unos centímetros)…”

No sé si la tercera acepción la he escuchado, pero lo dudo. 

Como ves, mi querido amigo Pedro, no es un vocablo disparatado, es académico. 

Acerca de don, empezaré por decirte que se trata de una (o un) apócope del vocablo latino: dóminus que significa señor. Si vemos el (o la) apócope de señor, te dará cuenta de que es muy usual: “seño”. Esto se usa cuando no se tiene la certeza de que se trata de una señorita o de una señora… Al decirle seño, no hay problema.

La apócope don no se escribirá con mayúscula, excepto en las ocasiones que la ortografía la pida. Sin embargo si se desea escribir de esa manera, entonces deberá usarse cualquiera de las dos formas de la abreviatura: D. o Dn.

No se escribirá así: …ya que Don Benito Juárez nació el día 21…

Debe ser así: …ya que D. Benito Juárez nació el día 21…;  …ya que Dn. Benito Juárez nació el día 21…

Con respecto al uso del apócope don antes del nombre es correcto, excepto cuando dices o escribes: …vino el señor don Pedro Vásquez, pues estás duplicando; ¡usas don o señor…! (en mi caso no uso don como señor, sino como nombre de pila, por ello no hay problema al decir: quiero preguntarle, señor Don Salimoy…

En España (todavía) y en nuestro país (hace muchos, muchísimos años) decir, por ejemplo, don Vásquez era darle un grado de “nobleza” a la persona. Actualmente si se le dice a la persona don con el apellido se considera como “don pentonto”,  y decírselo, se expone a que le rompan la boca de tremendo bofetón. Aunque justo es decirlo, no se usa, de esa manera, prácticamente es inexistente; no lo tengo catalogado dentro de las 1200 formas de insultar a la gente.