2042.- A DIESTRA Y SINIESTRA

PREGUNTA:

René Molina González

Estimado Don Salimoy:

Conversando con unos amigos, llegamos a la conclusión de que en México la enseñanza del español es mala, sin embargo me gustaría saber su opinión. Gracias.

RESPUESTA:

Hace algunos años escribí una Píldora que tiene la respuesta que necesito para usted. Veamos qué le parece a usted:

A DIESTRA Y SINIESTRA. Con esta expresión se indica lo siguiente: Que alguien tira dinero o da golpes a lo tonto, abundantemente; sin ton ni son. ¿De acuerdo? Pues hay un problema en su uso. Es incorrecto emplearla en forma femenina. Debe ser en masculino: A DIESTRO Y SINIESTRO.

Es muy frecuente que usemos vocablos o expresiones sin saber, ni pensar. Estamos acostumbrados a repetir lo que escuchamos.

Uno de los grandes problemas que tenemos es que realmente nunca aprendemos español. ¿Cree usted que es broma? ¡Es absolutamente en serio!

Piense un poco, por favor, y sin darse alguna excusa haga un autoanálisis de su aprendizaje:

¿Cuando fui a la escuela primaria me enseñaron español?

Realmente no me enseñaron español; ya sabía expresarme en ese idioma, quizá no muy atinadamente, pero entendía y me entendían, ¿verdad?

En esos seis años me enseñaron a leer y escribir español. La calidad de ese aprendizaje está dividido en dos partes: la que me dieron los profesores y la que di. Puede ser que usted haya salido de sexto año hasta con mención honorífica o, quizás, como yo: de panzaso. Los profesores me dieron lo que tenían, sea la cantidad que fuere y yo di lo poco que puede...

En esa época yo era un niño que se “despistaba” hasta con el sonido del aleteo de una mosca. Mi atención a la clase era casi nula y mejor no hablamos del empeño que puse por aprender (claro, que hay excepciones como mi amiguito Macario que siempre pasó con diez).  

¿Le sigo?

Permítame que haga una analogía: la Nutrición con la Educación. ¿Qué sucedería si a una persona la alimentan solamente con leche? Por supuesto que para el lactante es lo necesario, pero a los pocos meses de nacido deberá ser alimentado, poco a poco, por otros nutrientes. Si se sigue con la leche (no sé cuánto tiempo pudiera ser) la persona morirá por desnutrición. Pues lo mismo sucede con el español en nuestro país. Somos lactantes todo el ciclo educativo. Nunca nos dan lo que debe ser. ¿Recuerda usted que en la campaña para la Presidencia se dijo que en las escuelas del país habría computadoras y, especialmente, se les enseñaría inglés? Aunque eso fue un sueño guajiro, como todo lo demás; el problema está en que en lugar de enseñarles inglés, debería pensarse en enseñarles ESPAÑOL, pero ¡en serio!

¿Será posible que el Gobierno (los gobiernos) no se dé cuenta del atraso en que están nuestros niños, nuestros jóvenes y, tristemente, nuestros profesionales? Es inadmisible que un licenciado en Ciencias de la Comunicación no sepa hablar y escribir correctamente en lo que es su trabajo... igual que lo es para un profesor en cualquier nivel. ¡Qué lamentable es que haya licenciados en Filosofía y Letras que no sepan los principios gramaticales y se convierta en un “Filósofo Iletrado”! ¿Ha visto usted cómo escribe un médico o un abogado joven?

Ahora, el problema mayor: ¿Sabía usted que aunque una persona quiera acrecentar su cultura gramatical, le será muy difícil hacerlo? ¿Por qué? Por la escasez de material didáctico, pues en el país somos unos cuántos quienes escribimos acerca de una materia que es inexistente en la Universidad... 

Ni modo... seguiremos así...

2043.- ANÁLISIS DEL LIBRO DE RAMBO I

PREGUNTA:

Joaquín González Trejo 

mi buen amigo Salimoy, en esta ocasión quiero pedirte un favor muy especial: recibí el inicio de tu libro que estás por terminar y pensé que sería muy bueno, para nosotros (el grupo), que publicaras algo similar (no creo que fuera bueno  para ti, si te pidiera el reciente libro, ¿verdad? pero debes tener algo que puedas ofrecernos, ¿de acuerdo? gracias.   

RESPUESTA:

Mi querido amigo Joaquin, tienes razón em todo lo que me dices y con mucho gusto presentaré una obra que escribí hace algunos años: 

ANÁLISIS DEL LIBRO DE RAMBO

INTROITO:

No es exagerado si le digo a usted que TODOS tenemos grandes problemas para usar correctamente nuestro idioma. Unos más... otros menos, pero, en verdad, TODOS padecemos del mismo dolor.

Según la Real Academia Española, un libro puede considerarse como CORRECTAMENTE ESCRITO si contiene un máximo de cinco errores. Por desgracia, hasta la fecha, nunca he leído uno que reúna esas condiciones y deseo, sinceramente, poder encontrarlo (ni aun en los diccionarios).

En esta ocasión presentaré a usted un análisis descomunal. ¡En serio! Porque en el libro que presentaré es el que (hasta la fecha y después de no menos de veinte análisis) más faltas ha tenido (por razones de espacio y para evitar el tedio no presento todas).

PRIMERA SANGRE es el título del libro, RAMBO es el personaje central. Pues dispóngase a entretenerse un rato (¿?) con este análisis. En primer término copiaré unos renglones donde esté el error (sin señalarlo) y usted, por favor, tratará de encontrarlo. Puede ser ortográfico, sintáctico o lexical. Al concluir de escribir los errores, estarán las respuestas, pero, insisto, trate de contestar sin consultar.

Este ejercicio le ayudará mucho para que corrija sus propias faltas y, especialmente, es apto para toda la familia, excepto para los niños menores de diez u once años.

¿Listo? ¡Adelante...! 

<<<<<<<<<<·>>>>>>>>>>

I.

pág. 16:8 1 falta:  (global de faltas: 1) 

—Quizá por el momento no sea peligroso. Las noches se están haciendo más frías y las víboras prefieren quedarse en sus cuevas en lugar de salir a cazar.

II.

pág. 16:13 1 falta:  (global de faltas: 2)

Pasaron un lugar donde se lavaban autos, un A & P, uno de esos lugares donde sirven refrescos y sandwiches en los autos...

III.

pág. 16:24 3 faltas:  (global de faltas: 5)

—Vine caminando. Estoy caminando desde el amanecer.

—Lo siento mucho  Espero que este viaje en auto te descanse un poco, ¿verdad?

SOLUCIONES:

I. pág. 16:8 1 falta: (global de faltas: 1) —Quizá por el momento no sea peligroso. Las noches se están haciendo más frías y las víboras prefieren quedarse en sus cuevas en lugar de salir a cazar.

El plural, en español, es usado, generalmente, sin ton ni son. Puede decirse que es al aisevá. Pocas, muy pocas personas lo utilizan adecuadamente. En las líneas usted puede leer “que las víboras prefieren quedarse en sus cuevas en lugar de salir a cazar”. Las víboras y la mayoría de los animales (por no decir todos) tienen UN SITIO donde suelen dormir, comer... habitar, etc.

Resulta absurdo lo dicho... sus cuevas. El traductor (quizá el autor también haya usado el plural) pensó que al ser VÍBORAS tenía que pluralizar lo poseído y, eso, no es cierto. Por ejemplo, quizá haya algún maestro despistado que diga... “Niños: abran sus libros en la página 26...” Los niños en cuestión no tienen libros, pues para esa clase sólo sacarán el correspondiente y aunque sean cincuenta niños abrirán SU LIBRO (su respectivo libro si desea enfatizarse); “los héroes Fulano y Zutano dieron SU VIDA (no sus vidas, pues no eran “gatos”) por nosotros...”; “Unamos NUESTRA VOZ (y no: nuestras voces. Sólo tenemos una) para cantar el Himno Nacional...”; etc. 

II. pág. 16:13 1 falta: (global de faltas: 2) Pasaron un lugar donde se lavaban autos, un A & P, uno de esos lugares donde sirven refrescos y sandwiches en los autos...

El uso de los anglicismos... (creo que estoy adelantándome. Mejor empiezo otra vez...) ¿Usted sabe lo que es un anglicismo?... (¿En este momento no se acuerda?) No se preocupe... estamos entre amigos y yo, con mucho gusto se lo diré... Anglicismo, palabra o giro del idioma inglés usado en el nuestro. Como, por ejemplo, o. k. (es decir... ou quei) que es un anglicismo que nada, absolutamente nada tiene qué hacer en nuestro hermosísimo y completo idioma.

En el caso de sandwich será considerado como anglicismo cuando se escriba de ese modo. Pero si usted lo escribe... sánduich (y su plural sánduiches) estará usando una palabra castellanizada que no tiene el menor problema. Claro que será preferible si usted usa emparedado o bocadillo. !Usted decide! 

III. pág. 16:24 3 faltas: (global de faltas: 5) —Vine caminando. Estoy caminando desde el amanecer. —Lo siento mucho  Espero que este viaje en auto te descanse un poco, ¿verdad? 

El primer error está en la pobreza de lenguaje: “Vine caminando. Estoy caminando...” No está permitido repetir vocablos en esa forma. Si usted “se ve obligado” a hacerlo opte por un sinónimo u otra palabra que pueda sustituir a la segunda. En este caso pudo ser así: “Vine caminando. Estoy haciéndolo desde el amanecer (lo es el pronombre que está sustituyendo al gerundio caminando, apoyándose en el verbo hacer).

El segundo error está en la expresión: “Lo siento mucho”. Es muy frecuente que se diga de ese modo, pero... ¿qué es lo que siente? Observe por favor:

“...créeme que lo siento, pero no te ayudo...”

“...¡Cuánto  siento esta situación...!”

“...pues lo siento mucho, pero tienes que ir...”

¿Qué es lo que se siente en los tres casos? Por supuesto que hay anfibología (oscuridad en el lenguaje; duda) porque al decir lo siento falta “qué” o, simplemente, usar otra forma de expresión. Completaré las expresiones que usé como ejemplo:

“...créeme que siento mucha pena, pero no te ayudo...”

“Cuánto LAMENTO esta situación...”

“...pues me apena, pero tienes que ir...”

¿Verdad que es muy distinto?

El tercer error está al final de la misma expresión. Observe usted que no hay punto. Esta falta es mecanográfica,