2045.- ANÁLISIS DEL LIBRO DE RAMBO III

PREGUNTA:

Joaquín González Trejo

Mi buen amigo Salimoy, en esta ocasión quiero pedirte un favor muy especial: recibí el inicio de tu libro que estás por terminar y pensé que sería muy bueno, para nosotros (el grupo), que publicaras algo similar (no creo que fuera bueno  para ti, si te pidiera el reciente libro, ¿verdad? Pero debes tener algo que puedas ofrecernos, ¿de acuerdo? Gracias.   

RESPUESTA:

Mi querido amigo Joaquín, tienes razón en todo lo que me dices y con mucho gusto presentaré una obra que escribí hace algunos años: 

ANÁLISIS DEL LIBRO DE RAMBO

INTROITO:

No es exagerado si le digo a usted que TODOS tenemos grandes problemas para usar correctamente nuestro idioma. Unos más... otros menos, pero, en verdad, TODOS padecemos del mismo dolor.

Según la Real Academia Española, un libro puede considerarse como CORRECTAMENTE ESCRITO si contiene un máximo de cinco errores. Por desgracia, hasta la fecha, nunca he leído uno que reúna esas condiciones y deseo, sinceramente, poder encontrarlo (ni aun en los diccionarios).

En esta ocasión presentaré a usted un análisis descomunal. ¡En serio! Porque en el libro que presentaré es el que (hasta la fecha y después de no menos de veinte análisis) más faltas ha tenido (por razones de espacio y para evitar el tedio no presento todas).

PRIMERA SANGRE es el título del libro, RAMBO es el personaje central. Pues dispóngase a entretenerse un rato (¿?) con este análisis. En primer término copiaré unos renglones donde esté el error (sin señalarlo) y usted, por favor, tratará de encontrarlo. Puede ser ortográfico, sintáctico o lexical. Al concluir de escribir los errores, estarán las respuestas, pero, insisto, trate de contestar sin consultar.

Este ejercicio le ayudará mucho para que corrija sus propias faltas y, especialmente, es apto para toda la familia, excepto para los niños menores de diez u once años.

¿Listo? ¡Adelante...! 

<<<<<<<<<<·>>>>>>>>>>

V.  

pág. 25:8  3 faltas:  (global de faltas: 10)

Pero este policía es más amable que los otros. Más razonable. ¿Por qué molestarlo? Has lo que te dijo.

VI.  

pág. 28:37  2 faltas:  (global de faltas: 12)

Los conductores hacían sonar sus bocinas; clientes y empleados de los negocios vecinos comenzaron a asomar sus cabezas por las puertas.

VII.  

pág. 49:3  1 falta:   (global de faltas: 13)

Al poco tiempo le recargaron sus tareas, haciéndole hacer trabajos más pesados, alimentándolo menos, haciéndole trabajar durante más tiempo y acortando sus horas de sueño...

VIII.  

pág. 53:8  2 faltas:  (global de faltas: 15)

—Le dije que se identificara  —decía un hombre—, Lo hubiera muerto de no haberme dado cuenta de que no estaba armado. Póngase de pie e identifíquese... 

SOLUCIONES:

V. pág. 25:8 3 faltas: (global de faltas: 10) ...pero este policía es más amable que los otros. Más razonable. ¿Por qué molestarlo? Has lo que te dijo. 

El primer error está en la palabra amable. ¿Es incorrecta? No, no lo es. Pero se usó inadecuadamente (como lo hacemos generalmente). Supongamos que alguien le dice a usted: “Gracias, eres muy amable...” Usted, seguramente, se sentirá contento, ¿verdad? ¿Cuál o cuáles podrían ser los sinónimos de amable? Probablemente usted responda... atento, acomedido, educado, etc. Pero veamos la triste realidad: el ANTÓNIMO (lo contrario) de atento es desatento; el de acomedido es desacomedido; el de educado es grosero. ¿Entonces? Entonces, ¿cuál es el antónimo de amable? Pues: odiable y, ¡claro! no existe la menor razón para aceptar que amable sea sinónimo de los mencionados. Amable es aquél o aquélla que se hace amar POR SUS ACTOS, por sus ACTITUDES. Si una persona es amable es por... ¿atenta? o ¿por acomedida? o, acaso, ¿por educada? Se es amable por. Pero decirle a alguien que es amable, es algo incompleto (es decir... se comete solecismo). Usted, por ser comprensible conmigo: es amable. Ésa es la razón. ¿De acuerdo?

El segundo error está en la palabra molestarlo. ¿Hay falta? Sí, sí la hay y muy grave. Veamos...

Molestar. Verbo en infinitivo (teminado en ar).

Te molesto... Transitivo aplicado a la segunda persona del singular: tú.

Molestarte... lo mismo que el anterior, pero el pronombre cambia de sitio: ahora es reflexivo.

Molestarme... aplicado a la primera persona del singular: yo (también reflexivo).

Molestarle... aplicado a la tercera persona del singular: él o ella.

Molestarlo... aplicado a la tercera persona del singular para ANIMAL o COSA... no para persona. Lo es utilizado en casos como estos:

¿Qué hago con el perro? —Sácalo. 

Este libro se rompió, ¿lo tiro? —Tíralo.

Es una incorrección decir, por ejemplo: 

“Señor, lo invito a cenar...” ¿LO! ¿Acaso es animal? Debe ser... LE INVITO...

Por supuesto que debió ser... molestarle.

El tercer error está en la expresión: 

Has lo que te dijo. Has, así, con ese, se refiere al verbo haber (como auxiliar)... tú has comprado; tú has leído; tú has dicho, etc. Pero, observe usted, en la expresión has es imperativo del verbo HACER y, lógicamente, debe escribirse con zeta: haz lo que te dijo.