2051.- POR QUÉ FIELES DIFUNTOS

PREGUNTA:

Alejandro Chávez Meixueiro

Buenas tardes maestro, de “rapidin”: ¿Por qué fieles difuntos?, ¿hay difuntos que no sean fieles? o ¿sea se van de pachanga o qué pues?

RESPUESTA: 

Mi querido amigo Alejandro, lo primero que quiero decirte es que estás equivocado al preguntar acerca de la fidelidad de los difuntos. Debe ser (obligatorio) en pasado: ¿hay difuntos que no fueron fieles?

Se cree que la fidelidad existe solamente entre las parejas y es una mentira gigantesca. Tú, mi querido amigo, eres fiel a tu labor haciéndola lo mejor posible… Y así en muchos de las situaciones que vivimos las hacemos con fidelidad o sin ella.

Veamos qué es lo que nos dice la Academia acerca del vocablo:

fiel.

(Del lat. fidēlis).

1. adj. Que guarda fe, o es constante en sus afectos, en el cumplimiento de sus obligaciones y no defrauda la confianza depositada en él.

2. adj. Exacto, conforme a la verdad. Fiel traslado. Memoria fiel.

3. adj. Que tiene en sí las condiciones y circunstancias que pide el uso a que se destina. Reloj fiel.

4. adj. por antonom. Cristiano que acata las normas de la Iglesia. U. t. c. s.

5. adj. Creyente de otras religiones.

¶ MORF. sup. irreg. fidelísimo.

6. m. Encargado de que se cumplan con exactitud y legalidad ciertos servicios públicos.

7. m. Aguja que juega en la alcoba o caja de las balanzas y romanas, y se pone vertical cuando hay perfecta igualdad en los pesos comparados.

8. m. Cada una de las dos piezas de acero que tiene la ballesta, la una embutida en el tablero y quijeras en que se tiene la llave, y la otra fuera de ellas, lo que basta para que puedan rodar las navajas de la gafa cuando se arma la ballesta.

9. m. Cada uno de los hierros o pedazos de alambre que sujetan algunas piezas de la llave del arcabuz.

10. m. Clavillo que asegura las hojas de las tijeras.

11. m. tercero (‖ encargado de recoger los diezmos).

12. m. ant. Persona diputada por el rey para señalar el campo y reconocer las armas de los que entraban en público desafío, cuidar de ellos y de la debida igualdad en el duelo, y era como el juez del desafío.

~ almotacén.

1. m. almotacén (‖ persona que contrastaba las pesas y medidas).

~ cogedor.

1. m. cillero.

~ de fechos.

1. m. Sujeto habilitado para ejercer funciones de escribano en los pueblos en que no lo hay.

~ de lides.

1. m. Cada una de las personas encargadas de asistir a los retos en lo antiguo, para partir el campo, reconocer las armas de los contendientes y hacer observar completa igualdad, evitando todo fraude y engaño.

~ de romana.

1. m. Oficial que asiste en el matadero al peso de la carne al por mayor.

~ ejecutor.

1. m. Regidor a quien toca asistir al repeso.

~ medidor.

1. m. Oficial que asiste a la medida de granos y líquidos.

en ~.

1. loc. adv. Con igualdad de peso, o sin inclinarse las balanzas, ni el fiel del peso, ni la lengüeta de la romana, a un lado ni a otro.

□ V.

congregación de los fieles

Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Por favor observa las acepciones 4 y 5 y allí está la respuesta a tu pregunta, pues se trata de algo relativo a la religión. Por supuesto que sí hay difuntos que no fueron fieles, sin embargo no es posible aplicarles la infidelidad de algo que nunca practicaron y siempre estuvieron alejados de ella. Sinceramente es muy controvertido este asunto y mejor no me meto más en Honduras. Lo dejo en las personas que acataron las normas de la Iglesia… 

2052.- POR QUÉ, PORQUE, POR QUE, QUE, QUÉ, QUIEN Y QUIÉN

Cecilia Caballero M.

Don Salimoy, por favor dígame cómo deben usarse por qué, porque, por que, que, qué, quien y quién, porque a veces me equivoco por no saber con exactitud cuál es la función de cada una. Gracias.

RESPUESTA:

Con mucho gusto le respondo a la gentil damita:

Por que, preposición más pronombre relativo. Equivale a “el cual”, “los cuales”, “las cuales”: el campo por que atraviesa el ferrocarril; la ciudad por que pasamos; los pueblos por que cruza la carretera; las ideas por que luchamos. 

Por qué, preposición más pronombre interrogativo (causal). Se usa para preguntar —generalmente—, pero no es invariable: “…no sé por qué no ha venido el doctor Ramón D. F. ¿Por qué no has estudiado?  

Porque, conj. Causal. Por la razón de que: no vino porque no quiso. Conj. Final. Para que.

Porqué, sust., siempre será antecedido de un artículo: el porqué, un porqué, los porqués, unos porqués. Significa causa (s), motivo (s), razón (es). No entiendo cuál es el porqué de tu actitud...

Que (lat. Qui). Pronombre relativo que equivale a el, la o lo cual, los o las cuales: el hombre que ves, las mujeres que te hablan. Equivale a veces a cuan, cuanto, o cual, sobre todo en frases interrogativas o admirativas: ¿Qué gente es ésa? ¡Qué de tristezas hay que pasar! No lo use en esta forma: ¿conoces algún europeo? El que conozco es francés... No. Debe ser: quien conozco es francés. El que, la que, los que, las que, úselos para cosas o animales. Para personas, usted lo ve, debe ser quien o quienes.

Que, conj. (lat. Quid). Sirve para unir dos cláusulas cuyos verbos tienen entre ellos cierta subordinación: quiero que vengas. Equivale a veces a y: pido justicia, que no gracia. Equivale a porque o pues: con la hacienda perdió la honra, que a tal desgracia le arrastraron sus vicios. Conjunción ilativa equivalente a o, ya: que quieras, que no quieras, has de hacerlo. Conjunción ilativa: trabaja tanto que no se le ve por ninguna parte. Conjunción que equivale a para que: dio orden que le trajeran papel y pluma. Seguido de no, equivale a sin que: no salgo una vez que no tropiece con él. Sirve para indicar una repetición: trabaja que trabaja, dale que le das. Fig. y fam. El que más y el que menos, todos sin excepción. ¡Pues qué!, interjección que denota enfado o contrariedad y precede frases de forma interrogativa, pero de fondo negativo: ¡pues qué!, ¿se figura que se va a salir siempre con la suya? ¡Qué! Interj. Negativa y ponderativa. Qué de, m. adv., cuánto, cuántos: ¡Qué de flores! Que ni para qué, m. adv., sin motivo alguno. Fam. A que, apuesto a que: ¡a que no lo dices!

Observación. El empleo de que con el verbo ser ocasiona muchos galicismos (fue ayer que vino; es por eso que lo digo; por esto es que escribo; etcétera), que pueden desaparecer quitando aquel verbo y la conjunción que (ayer vino, por eso lo digo, por esto escribo). Son igualmente galicismos las frases siguientes: ¡que muera si miento! Por ¡muera yo!; apenas salió que se cayó, por cuando se cayó; el día que ocurrió aquello, por el día en que.

Qué, por favor vea el anterior. Este pronombre interrogativo se usa, precisamente, en expresiones interrogativas y admirativas.

Quien, pronombre relativo. Se refiere más especialmente a las personas: mi madre, a quien respeto (nunca se usa: mi madre, a la que respeto); las personas a quienes has visto (y no: las personas a las que has visto). Quien. pron. indet. Equivale a qué persona: ¿quién ha venido? O a la persona que: quien bien te quiera te hará llorar. Ser quien para una cosa, tener autoridad o capacidad para ella. Como quien no quiere la cosa, con disimulo. 

Quién, por favor vea el caso anterior. Se usa, generalmente, en los casos interrogativos y admirativos.