Puerto Escondido, Oax. La violencia se dejó sentir nuevamente en esta ciudad costera con todo su salvajismo cuando los estruendos de un arma de alto poder se escuchó en los alrededores del Fraccionamiento El Jícaro, dejando como saldo una pareja que fue atacada a tiros mientras consumía sus alimentos en un restaurante típico a un costado de la Carretera Costera del Pacífico, entre Bajos de Chila y Puerto Escondido.

Los sangrientos acontecimientos ocurrieron al filo de las 09:00 horas de este lunes 23 de octubre, cuando la pareja compuesta por Adolfo o Adelfo G.G., mejor conocido como Lepin, de 36 años de edad, originario y vecino de este Puerto y su esposa Celia D.G., de 33 años de edad, se disponían a consumir sus sagrados alimentos en un restaurante de comida típica ubicado a un costado de la Carretera Costera, a la altura del Fraccionamiento El Jícaro.

De pronto, de acuerdo a testigos presenciales, al lugar arribó un automóvil del cual se desconocen sus características, del cual descendió un sujeto que viajaba como copiloto y quien portaba un fusil de asalto calibre 7.62 milímetros, mejor conocido como “Cuerno de Chivo”, con el cual comenzó a disparar en contra de esta pareja, logrando lesionar de gravedad a las dos personas, para enseguida volver a subirse a la unidad de motor en que había llegado, para darse a la fuga con rumbo desconocido.

Testigos del brutal ataque solicitaron el auxilio al número de emergencias 911, reportando el caso; de esta manera, al lugar arribaron socorristas de la Cruz Roja Mexicana delegación Puerto Escondido quienes, tras valorar el estado de salud de ambos lesionados, los estabilizaron para enseguida trasladarlos al Hospital General de este Puerto; en este nosocomio, y debido a la gravedad de sus lesiones, la señora Celia falleció al momento de arribar al hospital mientras que su esposo fue canalizado e internado, reportando los médicos como graves sus heridas, pero no mortales.

Mientras tanto, al lugar de los hechos arribaron los diferentes cuerpos policiacos asentados en la zona y, al tenerse conocimiento del fallecimiento de uno de los lesionados, un contingente de policías y elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) acudieron hasta el Hospital General, los primeros para resguardar este nosocomio para evitar que quienes realizaron este cobarde ataque intentaran acabar con la vida de Lepin, mientras que los agentes investigadores realizaron las diligencias para el levantamiento del cuerpo de la señora Celia, realizando el traslado a una funeraria del lugar para la práctica de la necropsia de ley e iniciando el legajo de investigación correspondiente.

Los elementos policiacos que arribaron a la escena del crimen implementaron además un operativo dinámico con la intención de localizar y detener a los responsables, lamentablemente la confusión de los testigos no permitió que alguien pudiera brindar una descripción del vehículo en que se dieron a la fuga los sicarios, resultando un fracaso dicho operativo.

Cabe mencionar que los integrantes de esta familia son ampliamente conocidos en la región como comerciantes y propietarios de una agencia de bienes raíces; además, se sabe que los esposos ya tenían antecedentes de haber sufrido atentados violentos en su contra, por lo que contaban con elementos de seguridad para cuidarlos, sin embargo, al cierre de la presente nota informativa, se desconocen los motivos por los cuales ya no se encontraban bajo protección.