Puerto Escondido, Oax. La mañana del sábado 22 de julio, un grupo de pescadores se hizo a la mar alrededor de las 8:00 de la mañana a bordo de la lancha “LOS PEQUES”; este grupo estaba integrado por personas locales y amigos que venían de paseo a este Puerto, quienes quisieron ir a pasar un buen rato pescando algún pez a bordo de esta embarcación.

Juan Carlos Mendoza Jarquín, capitán de la lancha, fue quien los llevó a pescar y refiere que a bordo de la embarcación venían 5 personas del sexo masculino y una joven mujer; durante la mañana se reportó una depresión tropical a más de 500 kilómetros de Puerto Ángel, lo que a decir de la ciudadanía provoca mal tiempo, marejadas y fuerte vientos en alta mar.

Se calculaba que los pescadores regresarían a tierra firme entre las 11:00 y 12:00 del mediodía, pero no lo hicieron; llegó la tarde y de ellos no se sabía nada.

Esteban Vázquez, coordinador de Protección Civil del estado, José Antonio Ramírez, director de Protección Civil de San Pedro Mixtepec, así como la comunidad pesquera y muchos ciudadanos que se unieron durante la tarde–noche estaban ya preparados para salir muy de madrugada en busca de los pescadores, incluso ya se hablaba de que se tenía lista una avioneta de Protección Civil del Estado para salir también a peinar la zona y tratar de encontrar a estos pescadores.

Siendo aproximadamente las 20:00 horas de ese día sábado, de repente, cuando aún había mucha gente en la Bahía Principal coordinando las acciones a tomar, se acercó a la orilla la lancha “YURY” la cual traía ya a los náufragos; el capitán refiere que el oleaje y el fuerte viento les hundió la lancha. 

El lanchero comentó además que tuvieron que nadar alrededor de 10 horas hasta que la lancha “YURY” los rescató, a más o menos una milla y media náutica de tierra firme, a la altura del Hotel Vivo Resort. 

Los nombres de los náufragos son: Conrado Chávez Juárez, de 56 años; Wendy Eloina Chávez Solís, de 26 años; Víctor Manuel López Carbajal, de 19 años; Uriel Cisneros (hijo) de 28 años; Uriel Cisneros (padre) de 49 años y Juan Carlos Mendoza Jarquín, de 37 años de edad.

Toda esta situación quedó en un fuerte susto y una lancha hundida, ya que afortunadamente no hubo vidas que lamentar al respecto.