Epigrama

Hoy, 13 de enero de 2017,  fui a comprar diesel en la gasolinera ubicada a un costado de Zimat y a un bote de 5 litros, le cupieron, según marcó la bomba: ¡5.6 litros!

¡Por todos lados nos roban!

Subieron la gasolina

a un precio de la fregada;

lo que causa más mohína

que con falacia e inquina

¡Tienen bombas alteradas!

Sección Poética 

Cantante del paisaje y la memoria.

Autor: Ing. Abel E. Baños Delgado.

No entiendo nada de la vida,

no entiendo nada del amor

¿Alguien me puede explicar el hambre?

¿Alguien me puede resolver el sufrimiento?

Se vive, se ama, nada más.

No hace falta entender lo que no es explicable,

no hace falta resolver lo inevitable.

Se vive, se ama.

Es todo, no hace falta más.

Acaso a un grillo, a una hormiga,

hay que explicarles la existencia;

el hombre aspira a la comprensión de las cosas

desde una lógica insolvente,

como si quisiera explicarse

su tabla de naufragio.

Yo soy feliz viendo la imagen

de una mujer parada

bajo el dintel de una puerta,

con un paisaje enfrente

el cual no puedo ver,

pero conozco al derecho y al revés,

es el paisaje que ella me permite

a través de sus ojos y que,

en esta imitación de Pessoa,

se torna en paisaje poético.

Para tener esta certeza,

no necesito explicarme la vida,

no hace falta, está por demás;

la mujer seguirá parada bajo el dintel,

ya de forma permanente en mi ánimo,

y el mundo tendrá lógica

a partir de no explicarme nada.

Sólo aventuro la tesis

de que todo es probable,

como esto que digo aunque carezca de sentido,

y que por eso es importante;

el amor es pasajero, la vida por consiguiente;

cómo evidencia de ello quedarán la imagen referida

y este júbilo que no puedo reprimir.

Fer Amaya