Poética y Epigrama.

Epigrama

 

Después de vueltas y vueltas me dieron la tarjeta de circulación. De que “puede pagar en cualquier banco” y luego: “como no pagó en Banorte, va a tardar 24 horas para que se refleje el pago”, y después: “hoy me dijeron que se requiere una copia más del depósito”. Para la licencia: “puede pagar pero hasta dentro de tres días voy a tener formatos” y después: “me indicaron que dentro de diez días habrá formatos”.

Palabra que da tristeza

y, además, indignación;

van de torpeza en torpeza:

desde el que está a la cabeza

hasta el más humilde peón.

Sección Poética 

El coplero.

Autor: Ing. Abel E. Baños Delgado. 

I

Soy el coplero que cantar quiere

a lo que enardece a su corazón;

y que lo inquieta, y que lo hiere,

y que engrandece más su pasión.

 

Que eres hermosa, tú, cual paloma;

que eres preciosa, como el rubí;

eres divina, eres aroma

de fresca rosa, mi serafín.

 

Que eres radiante como la flor

que brota apenas de su capullo;

y tu mirada calma al dolor

como el silencio calma al murmullo.

 

Que eres sencilla como… ¡Tú sola!

y primorosa, Ángel de Dios;

por eso mi alma a ti enarbola

su sentimiento como pendón.

 

II

A tu belleza taño mi lira

aunque me falte la inspiración;

por ti tan sólo mi alma suspira

y a ti tan sólo mi vista admira

con viva fuerza del corazón.

 

III

Sólo a ti elevo mi canto

preñado de tierno amor;

porque ese es mi solo encanto

adorarte tanto, tanto

hasta olvidarme si hay Dios.

También puede interesarle: