Epigrama

El día 21 de marzo de 2017, con motivo del natalicio de Benito Juárez García, el Benemérito de las Américas, la clase política se reunió para rendirle homenaje y donde la demagogia hizo acto de presencia.

Discurso hueco y vacío

a Juárez, oigo y contemplo;

son puro palabrerío

pero del paisano mío

¡nunca han seguido su ejemplo!

Sección Poética 

San Gabriel Mixtepec.

Autor: Ing. Abel E. Baños Delgado.

Hoy mi verso trashumante

con espíritu gitano,

va pletórico y galano

como caballero andante;

optimista y rozagante

arriba a un fresco vergel

en donde el café y la miel

le dan brillo distintivo;

a un pueblo alegre y festivo

que se llama San Gabriel.

 

Mixtepec, nombre segundo

que recibió en su bautizo;

pueblo de magia y hechizo,

trabajador y fecundo;

que le manifiesta al mundo

con finura y gentileza,

la pródiga naturaleza

con que lo dotó El Creador,

donde su excelso verdor

realza  más su belleza.

 

Cuando asoma la alborada

en el cerúleo horizonte,

se abrillanta más el monte

como verde llamarada;

su fresco río y la cascada

de hermosura sin rival,

parecen visión irreal

que exacerba los sentidos

y acelera los latidos

nuestro motor corporal.

 

Para entrar a su regazo

hay dos rutas principales:

por barrio De los Mangales

o por el norte en su caso;

se observa el pueblo y su trazo

con un matiz campirano:

con calles como gusano

que risueñas serpentean;

que se curvan y vadean

las lomas del altozano.

 

Pueblo de encanto y de luz

de varones hijosdalgo;

sus barrios: El Chorro, Hidalgo,

Bustamante, de la Cruz,

le brindan fulgor y un plus;

los otros barrios también

le ofrecen un parabién

como Tres Postes y El Tanque

y que su fama se atranque

como esplendoroso edén.

 

Es la fiesta patronal

un suceso extraordinario;

se abre con un novenario,

la elección de reina anual;

al aspecto cultural

también se le da cultivo;

en el ramo deportivo

hacen reñido torneo

y el rumboso jaripeo

es un platillo exclusivo.

 

Cuando suena la chilena

con la rítmica tambora

la joven y la señora

olvidan dolor y pena;

el zapateado resuena

anunciando la alegría

y como una fantasía

se despierta la emoción

sacudiendo al corazón

esa música bravía.

 

¡Adiós!,  pueblo hospitalario,

el de la planicie angosta,

puerta de entrada a la costa

y un cafetalero agrario;

que El Señor humanitario

le dé siempre protección;

que luzca como un bastión

de su cultura ancestral

¡y sea faro principal

de la costeña región!