Epigrama

Pese a las promesas de campaña, los negocios de antojos regionales y de otros giros siguen invadiendo las banquetas y el arroyo vehicular de las calles de la ciudad de Puerto Escondido, Oax.

Prometieron atender

este lío y erradicarlo;

pero aquí se puede ver

que no cuesta prometer:

¡Lo que cuesta es realizarlo!

Sección Poética 

Ana Laura García Cruz.
Autor: Ing. Abel E. Baños Delgado.

En este solemne día

se desborda el regocijo

y no hay un escondrijo

donde no esté la alegría;

hasta la calandria pía

y el sol se sonríe a trasluz,

detrás del garzo capuz

cuando da su luz postrera,

por las quince primaveras

de Ana Laura García Cruz.

 

El Creador la envió del cielo

un día dieciséis de junio;

había un bello plenilunio

con un translúcido velo,

que envolvía el terráqueo suelo

dándole majestuosidad;

se veía en la inmensidad

como bajaba un lucero

y aterrizaba ligero

en esta bella ciudad.

 

De inmediato se escuchó

en una casa un gemido:

¡El lucero había traído

al ángel que Dios mandó!

Así fue como llegó

esta preciosa criatura,

que hoy luce su galanura

en esta alegre ocasión,

que sacude al corazón

con un dejo de ternura.

 

Esta gema se ha formado

en un ambiente amoroso,

su madre llena de gozo 

su cariño le ha brindado;

los valores le ha inculcado

con admirable paciencia,

para que sea su existencia

provechosa y placentera;

que sea su fiel compañera

la necesaria prudencia.

 

La veleidosa fortuna

sea generosa con ella;

que brille como una estrella,

como luminosa luna;

si hoy la inocencia la acuna

la ilumine en el futuro;

que el desengaño perjuro

no empañe nunca su vida;

que siempre esté protegida

de algún sufrimiento oscuro.

 

Que El Hacedor dadivoso

con su santa potestad,

la libre de la maldad

y sea con ella piadoso;

que un mañana luminoso

le ofrezca de galardón;

que irradie su compasión

a este bello querubín

y que de principio a fin

¡Le brinde su bendición!