¡Ay San G. Fecito el Mandón! Creo que todos sabemos que la mejor forma de enseñar algo es predicar con el ejemplo; por ejemplo, los padres le enseñan más a sus hijos en la manera en que ellos mismos se comportan que con lo que les dicen, y de la misma manera nuestras autoridades pueden decirnos mil y una cosas, pedirnos que cumplamos al pie de la letra todas las leyes y reglamentos que hay, pero si sus representantes no hacen también lo propio pues es una labor completamente inútil, pues muchos ciudadanos tienen la mentalidad de que mientras los demás no cumplan con la ley, ellos tampoco van a hacerlo, y si quien quebranta la ley es un representante de la autoridad es todavía peor el asunto.

En las últimas semanas ha habido muchas denuncias en diversos medios de comunicación de la región contra algunos elementos de los cuerpos de seguridad de la zona, específicamente de la Policía Vial en Puerto Escondido así como de las dos Policías Municipales en esta ciudad.

En el caso de los de la Policía Vial, la mayoría de denuncias van en torno a que estos policías no predican con el ejemplo, que ellos son los primeros en quebrantar el reglamento de tránsito pero también que se ponen muy “pesaditos” con los ciudadanos “de a pie”, porque hasta eso, sabemos que a los choferes del transporte público no pueden tocarlos ni con el pétalo de una rosa no les vayan a armar un escándalo; esta vieja ha podido ver esos casos, lamentablemente no he tenido oportunidad de anotar el número de patrulla pero creo que hay denuncias bien sustentadas que, esperamos, sean tomadas en cuenta por los superiores de esta corporación y se apliquen los correctivos necesarios para estos elementos puedan corregir su manera de trabajar.

Por el otro lado, en el caso de los Policías Municipales siguen a la orden del día las denuncias por abuso de autoridad, esto no es algo de apenas, especialmente en el municipio de Santa María Colotepec, desde el trienio pasado ha habido estas denuncias, pues se dice que los Policías Municipales únicamente están buscando cualquier excusa para detener a una persona, meterla a la cárcel y ahí le quitan dinero o pertenencias alegando que “se perdieron” o bien les cobran elevadísimas multas.

El problema está en que, dicen estas denuncias, parece que hay “consigna” por cubrir una determinada cuota, y que durante estas vacaciones los policías hacen su “agosto” deteniendo a diestra y siniestra a las personas, especialmente turistas nacionales y extranjeros, muchas veces por las razones más ridículas simplemente para sacar un beneficio.

La verdad es que no me consta esto, pero creo que valdría la pena investigar qué tan ciertas son estas denuncias, y que se apliquen los correctivos necesarios; lo que sí me consta es que muchas veces estos policías no tienen ni buenos modales para tratar con la ciudadanía, mucho menos con los turistas, andan por ahí con malos modos y prepotencia, y esto lamentablemente afecta la imagen de este destino de playa, así que ojalá las autoridades consideraran darles unos buenos cursos de buenos modales y trato a la gente a sus Policías Municipales, porque la verdad es que sí les urgen.