¡Ay San Dunga el Musical! La semana pasada comenté en este mismo espacio la demanda que muchos ciudadanos de este Puerto tenemos por el más reciente caso en que unos turistas fueron arrastrados por las fuertes olas en el Andador Turístico de este Puerto, y en la edición anterior comenté que no había más que de dos sopas, o se hacía un verdadero esfuerzo por arreglar este lugar –lo que implica una seria inversión pero que, a la larga, dejaría muchos beneficios– o de plano clausurar este andador y fingir que aquí no pasa nada y que siga la fiesta.

Lamentablemente esta semana nuestras autoridades ya nos demostraron cuánto “amor” le tienen verdaderamente a Puerto Escondido, pues sin haber sostenido ningún reunión ni haber siquiera hecho el intento por buscar los recursos o hacer un buen proyecto, nada más decidieron clausurar el andador y sanseacabó, y pues sí, la semana pasada dije que aunque fuera triste, si no había de otra que se hiciera, pero caramba, pensé que siquiera para “taparle el ojo al macho” las autoridades como que iban a hacerle al cuento de reunirse y disque “dialogar” para tratar de hallar una solución, pero bueno, ahí vemos realmente cuánto interés tienen tanto las autoridades municipales como estatales y federales por el desarrollo de Puerto Escondido, más allá de los discursos huecos de toda la vida.

La verdad es que no debería sorprendernos, ya hemos visto que el gobierno es mucho ruido y pocas nueces; ¿se acuerdan que hace unos meses la autoridad municipal de San Pedro nos prometió que se iba a arreglar el tema del ambulantaje y la invasión de la vía pública? Y hoy vemos con tristeza que todo ¡sigue exactamente igual! Los comerciantes a los que lograron intimidar con el operativo en aquel entonces hoy volvieron a las andadas, en buena parte porque dicen que si ni a los ambulantes ni a los vendedores de antojitos se les hace nada, ¿ellos por qué tienen que cumplir lo que dice la autoridad? Y la verdad es que razón no les falta, pues bien dice el refrán “o todos coludos, o todos rabones” y sin embargo, desde el principio, se vio claramente que hubo favoritismo de parte de la autoridad municipal de San Pedro Mixtepec, porque no creo que fuera miedo a hacer valer la ley.

Y es que al final ya vimos qué es lo que verdaderamente mueve a nuestros gobernantes, como con el escándalo que se hizo la semana pasada con la clausura al por mayor de varias “terminales” de transporte de pasajeros, según para “poner orden” y brindarle mayor seguridad a los usuarios, y al final todo se arregló de la noche a la mañana simplemente con que los dueños de estas líneas de transporte aceptaran pagar sus licencias, y que sigan operando como hasta ahora, invadiendo la vía pública y causando problemas viales al por mayor, total, mientras paguen que hagan lo que les dé la gana, porque así funcionan las cosas en Puerto Escondido y simplemente no hay autoridad que quiera hacer algo, porque de poder pueden, y mucho.