Puerto Escondido al Desnudo

¡Ay San Goloteo el Saltarín! Pues finalmente se acabaron las Fiestas de Noviembre en seste Puerto, y como siempre hay cosas buenas que resaltar y otras no tan buenas que también hay que señalar pues, finalmente, todo se hace con la intención de que sigamos siempre mejorando y haciendo que estos festejos lleguen aún más lejos.

Empecemos con algunos de los aspectos positivos: muchas personas me han comentado que vieron con muy buenos ojos el hecho de que, para este año, se tuvieran muchas actividades, sin embargo, a lo mejor algunos recordarán que, hace algunas semanas, hice el comentario de que se debería tener el cuidado necesario para asegurarse que durante TODA LA SEMANA haya siempre actividades, y no solamente atiborrar los fines de semana de 3 o 4 actividades, a veces al mismo tiempo.

Por otro lado, como dice el refrán, honor a quien honor merece, este año la autoridad municipal de San Pedro Mixtepec dio el ejemplo de cómo realizar un concierto, sobre todo porque fue mucho más sano, ya que no hubo venta de alcohol (al menos dentro de lo que fue el área del concierto) y se tuvo mucho cuidado con el manejo de la basura, aunque claro, no faltaron los “cuchitos” que hicieron de las suyas, pero en general hubo mucho cuidado en este tema y el de la seguridad, que son de las áreas en que más se fija la ciudadanía.

En cambio, en el concierto de clausura en Colotepec las cosas fueron muy diferentes; para empezar, totalmente deprimente el espectáculo que dieron prestadores de servicios y –sobre todo– la autoridad municipal, peleándose por cuántos puestos para venta de cerveza le tocaba a cada parte, demostrando así que lo primero es la ambición y, dejando en segundo término aspectos como la limpieza o inclusive el audio, ya que una de las quejas de la ciudadanía fue que el sistema de sonido tuvo muchísimas fallas, y considerando que en un concierto el audio es quizá la parte más importante, es evidente que muchos quedaran decepcionados de este espectáculo.

Obviamente sé que hay opiniones encontradas, hay personas por ejemplo que seguramente dirán que sin alcohol “no tiene gracia” ningún evento, y que las autoridades están mal en prohibir su venta; otros, especialmente aquellos con hijos más jóvenes, agradecen que se hagan eventos un poco más “sanos”.

Por otro lado, hay también aspectos negativos, volviendo una vez más al concierto de clausura, se suponía que parte del “pleito” que hubo entre el municipio y prestadores de servicio era porque, según dijo el “presi”, de lo que vendiera el ayuntamiento se iba a tomar para cubrir el costo del servicio de limpia. La cosa es que terminó el concierto y, hasta la mañana siguiente, estuvo el tiradero de basura sobre la Playa Zicatela.

En parte se entiende que no se puede tener a la gente trabajando durante la noche al acabar el concierto pero, caramba, siquiera por tratarse de una ocasión especial deberían haber hecho el esfuerzo por empezar a trabajar lo más temprano posible, y pues la cosa es que se empezó a recolectar la basura como si fuera un día más.

Otra cosa que, de manera personal, me “dolió” es el hecho de que durante todo el mes de noviembre, el Gobernador del Estado no se diera una “escapadita” ni se dignara a visitar Puerto Escondido, a pesar de que, según él, le tiene un “cariño especial” a esta ciudad costera; y a lo mejor mucho le podemos criticar a la pasada administración estatal, pero hay que reconocer que Gabino Cué Monteagudo por lo menos por “cumplir” con la formalidad nos “hacía el favor” de visitar Puerto Escondido al menos una vez durante las Fiestas de Noviembre, aunque no así el Secretario de Turismo; este año las cosas fueron al revés, y tuvimos a un Secretario muy presente y a un gobernador demasiado ausente, y esto para mi es muy triste porque es como decir que Puerto Escondido no tiene importancia para el Gobernador.

También puede interesarle: