Puerto Escondido al Desnudo

¡Ay Santa Rimada la Pegosteada! Da coraje pensar que muchos (la gran mayoría) de los políticos tienen un corazón tan negro que son capaces de mirar a los ojos a la gente necesitada y prometerle tantas más cuantas obras y proyectos que, por principio de cuentas, ni siquiera van a realizar con SU dinero, sino con el dinero DEL PUEBLO.

Luego, cuando anuncian las obras con bombo y platillo, hasta pareciera que nos están haciendo el “gran favor” y esperan que nos desvivamos en aplausos y vítores para agradecerles por ser tan “buena gente” que se dignan a usar NUESTRO DINERO para hacer un trabajo que LES CORRESPONDE hacer de todos modos; y ojalá que estos políticos sinvergüenzas se conformaran con los aplausos, creo que eso hasta se los toleraríamos, pero no, encima de su desfachatez estos políticos quieren que los ciudadanos los “premiemos” por su “gran trabajo” con algún otro cargo de elección popular, algunos de ellos hasta se sienten intocables y exigen que nadie diga algo sobre ellos porque inmediatamente se defienden diciendo que no se les puede criticar porque “trabajaron mucho”.

Todo esto lo digo por la gran tristeza que me da ver el cinismo de nuestras autoridades, llámese actuales o pasadas, tanto a nivel municipal como estatal; seguramente todos recordamos que, según las promesas del entonces presidente Carmelo Cruz Mendoza de Colotepec, entre noviembre y diciembre del año pasado estarían concluidos los trabajos de lo que era el Mercadito 12 de diciembre en este Puerto, y hasta nos acordamos del tremendo escándalo que el “profe” y su gente armaron unas semanas antes frente al Aeropuerto Internacional de Puerto Escondido para “presionar” al Gobierno del Estado a que les otorgaran los recursos finales para que se concluyera esta obra.

Se fue el año y con éste llegó el cambio de autoridades municipales, y sin embargo el ahora llamado Mercado Zicatela no se terminó; al principio de este año todavía el nuevo presidente Valentín Hernández y el gobernador Alejandro Murat se comprometieron a “buscar una solución” al problema, y nada; me acuerdo que, hace unos meses, también se hizo un gran espectáculo en el que el titular de SINFRA y el presidente Valentín Hernández afirmaron que “en una semana” comenzarían con los trabajos a como dé lugar, y sí, la verdad hay que reconocer que, por unos días, hubo personas HACIENDO como que trabajaban, porque realmente no avanzaron en nada y, al final, no se concluyó la obra que, según nos habían prometido, desde el año pasado debía haber quedado terminada.

Lo triste es que mientras los pobres comerciantes siguen sufriendo, porque ahora ni siquiera tienen un espacio en donde vender sus mercancías, y como la gran mayoría se endeudó para poder hacer el pago que a ellos les correspondía para su local, la cosa es más difícil; tanto que muchos de ellos han decidido instalar puestecitos improvisados a un lado de la carretera, vendiendo comida y algunas otras mercancías para ver si logran sacar algo de dinero para el sustento de su familia.

Mientras, tanto el ex Presidente Municipal como el actual andan frescos como una lechuga, porque al final ellos tienen dinero contante y sonante, no les falta de comer en casa ni tienen verdaderamente ninguna preocupación en el mundo, mientras que los comerciantes a los que estos personajes les VIERON LA CARA están solamente tronándose los dedos porque no saben cómo le van a hacer con todas las broncas que tienen encima, y para colmo de males sin un lugar donde poder seguir trabajando y por el que invirtieron una fuerte cantidad de dinero, eso de verdad que no se vale.

También puede interesarle: