Puerto Escondido al Desnudo

¡Ay Santo Mador el Incróspido! Pues resulta que este año viejo 2017 nos dejó una última sorpresa aquí en Puerto Escondido y es que parece que por fin nos va a hacer “justicia la Revolución” y ya en los últimos días del año el gobernador Alejandro Murat, junto con el Presidente Municipal de San Pedro Mixtepec, dieron el banderazo de inicio de los trabajos de remodelación de la Avenida Oaxaca de este Puerto.

Me disculparán todos aquellos que esperan que, como algunos compañeros en los medios de comunicación –según fluya el dinero– se desvivan en aplausos y loas o puras quejas y críticas por esta obra; estoy alegre y emocionada de que se haga, eso no se los niego, pero tampoco voy a echar todavía las campanas al vuelo pues –desafortunadamente– sabemos que los políticos son buenísimos para darnos “atolito con el dedo” por lo que yo, hasta no ver, no creer.

Y es que ya lo dice el viejo y conocido refrán, la mula no era arisca, los palos la hicieron ser y por desgracia ya los ciudadanos muchas veces hemos sido engañados por nuestros gobernantes, quienes nos prometen el oro y el moro y, a la hora de la hora, salen con puros “elefantes blancos”, si es que acaso llegan a terminar –o siquiera comenzar– la obra, porque muchas veces ni siquiera eso se hace.

También sabemos que –por fuerza– esta obra va a causar muchas molestias y congestionamientos, pero caramba, uno pensaría que –por lo menos– la autoridad iba a tomar en consideración la situación y tratar de poner algo de orden en las calles que, a partir de ahora, tendrán que usarse como alternativa a la Avenida Oaxaca, pero parece que no hay interés –o capacidad– para hacerlo.

Y es que, por poner un ejemplo, estoy segura que ahorita a muchos automovilistas les caería de “perlas” que estuviera libre el paso sobre la Calle Cuarta Poniente que va por detrás del Mercado Benito Juárez, pero obvio que no se puede porque, para variar, los señores tianguistas están posesionados de este espacio, y la autoridad muy contenta recibiendo el dinero aunque los que paguemos “el pato” seamos los ciudadanos.

Pero vamos más allá, ni siquiera se tiene tantita abuela de exigirle a los comerciantes que respeten las vialidades; sobre la Calle Octava Norte que era –por lo menos hasta estos días– la última calle por donde había paso sobre la Avenida Oaxaca, los comerciantes establecidos (y ambulantes) siguen como si no sucediera nada, porque la autoridad así lo está permitiendo; ya de manera descarada los dueños de algunos negocios no solamente sacan cajones, sillas o letreros, algunos van más allá y ya instalan módulos completos o tarimas para exhibir sus mercancías, estorbando el libre tránsito e impidiéndole a los automovilistas estacionarse debidamente, por lo que muchos a la “malagueña” se tienen que parar en doble o triple fila, generando un mayor congestionamiento vial en la zona, ¿y nuestras autoridades? ¡Brillando por su ausencia!.

Hablando de este tema, pero ahora del lado de Santa María Colotepec, creo que ya va a ser necesario que la autoridad municipal tome una decisión seria sobre lo que es la vialidad en la Avenida Alfonso Pérez Gazga, en la zona adoquinada de este Puerto, porque así como está esta calle no tiene la capacidad suficiente para que entren y/o maniobren los autobuses de pasajeros por ningún lado, ni por la parte del Puente El Regadío ni por el Crucero Principal, por lo que en esta temporada vacacional se hacían verdaderos congestionamientos.

Ya es necesario que la autoridad analice seriamente la situación y haga algo al respecto, si se va a seguir permitiendo la entrada de estos vehículos, se necesita ACONDICIONAR la zona para permitir el acceso de estas grandes unidades de motor, instalar espacios para estacionamiento, ascenso y descenso de pasajeros, en fin; y si no se va a permitir, se necesita entonces brindarles alternativas a quienes van a seguir viniendo cada temporada en esta clase de transporte, para que no se sientan discriminados pero tampoco causen molestias a otros, y sobre todo se necesita vigilancia constante durante la temporada vacacional para asegurarse que no haya accidentes –o por lo menos que éstos sean mínimos– así que hay mucha tarea pendiente al respecto.

También puede interesarle: