Puerto Escondido al Desnudo

¡Ay San Cadilla el Traicionero! La semana pasada creo que casi todos nos enteramos de la noticia de que, en una playa cercana a este Puerto, había sido localizado un delfín varado; también supimos que aunque los integrantes del Cuerpo de Bomberos de Colotepec hicieron lo que pudieron para tratar de ayudar a este animalito, al final el delfín acabó muriendo cuando se le intentaba llevar a la Bahía Principal, en donde se pensó que podría haber más posibilidades de que el delfín pudiera volver a nadar al haber menos olas.

Al saberse esta noticia, muchas personas inmediatamente culparon a los Bomberos Municipales de Santa María Colotepec, señalando que por su falta de preparación es que este animalito marino acabó muriendo; la verdad sea dicha es que yo considero que nadie, sin importar que tan preparada esté, hubiera podido ayudar a este delfín sin contar con el equipo necesario para el rescate.

Y he aquí el meollo del asunto, pues hay que reconocer que las diferentes agrupaciones de rescate como Protección Civil, Bomberos, Salvavidas y demás hacen prácticamente milagros considerando el poco material y equipo con que cuentan; aquí la verdad yo considero que si de verdad queremos buscar un “culpable” por lo que sucedió esas son directamente las dependencias estatales y federales que, se supone, existen para salvaguardar la riqueza natural de la región, como son la PROFEPA y SEMARNAT, entre otras; lamentablemente sabemos que estas dependencias brillan por su ausencia y sus funcionarios únicamente hacen acto de presencia para cobrar multas y permisos o para posar ante las cámaras y presumir de todos sus logros, aunque en la realidad no vemos ningún resultado tangible.

Porque me parece sorprendente que, a estas alturas, y aún a sabiendas de que éste no es ni el primero ni el último animalito marino que encalla en esta región, estas dependencias no tengan ya un proyecto precisamente ideado para atender una contingencia de este tipo que pueda llegar a presentarse.

Así de primera manera, se me ocurre que personal de esta dependencia debería estar apostado en zonas estratégicas de la región, como Huatulco, Mazunte y Puerto Escondido –por poner un ejemplo– con el equipo e instalaciones necesarias y así si un delfín o alguna otra especie pequeña queda varada, inmediatamente se le pueda llevar a un espacio debidamente acondicionado en donde se le esté vigilando y atendiendo, pues a veces el problema con estos animalitos es que están demasiado débiles y necesitan recuperar fuerzas antes de ser llevados de vuelta al mar.

Obviamente para eso se necesita mucha atención, más personal y equipo, y precisamente eso es lo que sabemos que no les “pide” a nuestras autoridades, porque para cobrar y recibir dinero son buenísimos nuestros “flamantes” funcionarios, pero para ofrecer resultados específicos simplemente no hay nadie en casa.

Sin embargo, insisto en que es cada vez más una necesidad contar con un área así, especialmente porque nos hemos acostumbrado (incorrectamente) a que grupos como los bomberos tienen que ser “todólogos” y dedicarse no sólo a combatir incendios y auxiliar en casos de accidentes graves (usando las llamadas “quijadas de la vida”) sino que encima tienen que hacer labor de Protección Civil, y ahora súmenle rescatar animales marinos, pues oigan, como que tampoco se vale, porque imagínense que, Dios no lo quiera, se registran al mismo tiempo un incendio, un choque automovilístico y encima se descubre otro delfín varado en la playa, ni modos que los bomberos se corten en 3 pedazos para poder ir a cada lado para atender, cuando aquí por fuerza se necesita de una agrupación específica para esto.

Y que ni se le ocurra a alguien decir “pues entonces ahí están los salvavidas” porque no, lo que estoy diciendo no es “distraigan de su labor principal a un grupo que ya está y póngale más carga de trabajo por el mismo salario”, pues si a duras penas los salvavidas que están logran “sacar el ‘buey’ de la barranca” durante las temporadas vacacionales altas, ya ni imaginar qué pasaría si, encima, tuvieran más “chamba” solamente porque a las dependencias federales y/o estatales les falta voluntad por cumplir como se debe con su trabajo.

También puede interesarle: