Puerto Escondido, Oax. Hoy en día las redes sociales se han vuelto parte de nuestra vida cotidiana, las usamos no sólo para mantenernos en contacto con amigos y seres queridos a la distancia, también se han vuelto un espacio para divertirnos e informarnos muchas veces al momento de los acontecimientos más destacados.

Por desgracia al no existir un “filtro” para cotejar la información que se publica, en muchas ocasiones estas redes sociales son usadas de manera incorrecta por personas sin escrúpulos o conocimiento, que por un interés malsano o simple ignorancia comparten contenido sensacionalista o sacado de contexto para generar visitas y tráfico, o bien causar pánico y confusión entre los usuarios de las redes sociales.

Tal es el caso que ocurrió esta semana, ya que desde el domingo 9 de julio en algunas páginas de noticias en la red social de Facebook comenzaron a circular fotografías sobre un supuesto “pez monstruoso” que había sido capturado en la zona de Río Grande y sus alrededores.

El mensaje, tal y como apareció en diversas páginas de Facebook decía así: “Aviso a todos los pescadores, en la zona del Rio Grande ha aparecido un pez muy extraño y peligroso, tiene la cabeza de vaca, la boca de un cocodrilo y los dientes como un tiburón, No se sabé de donde salio, si alguno conoce que tipo de pez es FAVOR #COMPARTILO!!!!!!!!!” (SIC).

Es lamentable que este tipo de información se difunda sin ninguna responsabilidad y seriedad, generando confusión y temor entre los usuarios de las redes sociales, y sobre todo sin siquiera tomarse un momento para corroborar la información que se está “subiendo” o compartiendo.

Y es que lo primero que llama la atención es que estas imágenes no son recientes, sino del año 2015, como se puede comprobar en la página Web http://www.enazuero.com/insolito-pejelagarto-capturado-en-aguas-panamenas/ donde se da cuenta del hallazgo de la captura de un pejelagarto en aguas de Panamá, lugar en donde no es común esta especie de pez propia del sureste de nuestro país, aunque más comúnmente encontrada en la zona del Golfo de México.

En esta publicación se pueden observar que las imágenes ahí presentadas son las mismas que, esta semana, se difundieron sobre el supuesto hallazgo de este “pez monstruoso” en la zona de Río Grande.

Aún si consideráramos que las imágenes únicamente fueron ilustrativas, se está difundiendo información sensacionalista y sin sustento, pues con la descripción que se hace de esta especie, que es simplemente un pejelagarto o catán, como es conocido en la zona de Veracruz, hace parecer que fuera un voraz depredador y aunque ha habido casos de ejemplares de gran tamaño de esta familia de peces que han atacado a seres humanos, se trata de casos aislados.

Por lo general el pejelagarto se alimenta de otros peces y, en ocasiones, de pequeñas aves y crustáceos que capturan en los cuerpos de agua dulce donde habitan; algunos ejemplares de gran tamaño en ocasiones atacan con sus afilados dientes a otras especies más grandes, como ganado, y en ocasiones ha habido reportes aislados de ataques a seres humanos, aunque hasta ahora ningún caso confirmado de una muerte por ataque.

Es difícil saber si efectivamente un ejemplar de esta especie fue encontrado en la zona de Río Grande o se trata de información falsa difundida de manera irresponsable, generando confusión y preocupación quizá de manera innecesaria entre la ciudadanía.