Oaxaca de Juárez, Oax. El Gobierno del Estado, a través de la Coordinación Estatal de Protección Civil de Oaxaca (CEPCO), informó que el fenómeno de “Mar de Fondo” que se presentó desde el jueves 28 de julio en la Costa oaxaqueña solo ocasionó daños materiales.

El titular de la dependencia estatal, Amando Demetrio Bohórquez Reyes expresó que, debido a la fuerte marejada, cinco establecimientos de bahías de San Agustín, Puerto Escondido y Huatulco fueron afectados al ingresarles agua.

“Afortunadamente el operativo que se implementó para hacer frente a este fenómeno provocó que, de manera eficiente y oportuna, se diera apoyo a los prestadores de servicio y que no se perdieran vidas durante este fenómeno”, dijo.

Detalló que el fenómeno “Mar de Fondo” permaneció hasta el miércoles 2 de agosto con menor intensidad en la costa oaxaqueña, por lo que la dependencia a través de sus delegados Esteban Vásquez Hernández y Jesús Gonzales exhorta a los turistas a tomar las recomendaciones ante este fenómeno natural. 

Y es que, a través de las redes sociales circula un video donde se observa a turistas y habitantes en una playa de Puerto Escondido quienes disfrutaban “jugando” a esquivar el fuerte oleaje, exponiendo así innecesariamente su vida y la de sus seres queridos e ignorando las recomendaciones emitidas por las autoridades de Protección Civil para salvaguardar la integridad de los turistas y locales.

Recordemos que el sábado 22 de julio se registró una tragedia en Puerto Escondido cuando un grupo de turistas fue golpeado por una fuerte ola y el padre de familia fue arrastrado por la corriente; hasta el día de hoy la búsqueda de este turista proveniente del Estado de México continúa, por ello es que las autoridades emiten estas alertas para evitar que más familias tengan que pasar por esta clase de situación, desafortunadamente muchas veces los mismos ciudadanos y también prestadores de servicios no hacen caso a estas recomendaciones y, en el caso de los empresarios, tampoco advierten a sus clientes de la importancia de hacer caso a los avisos emitidos por las autoridades de Protección Civil.